Texto de Leonardo Valente
@LeonardoValente

El pasado lunes, Autoblog tuvo el privilegio de ser el único medio de la región invitado al lanzamiento del Hyundai Tiger (acrónimo de "Transforming Intelligent Ground Excursion Robot"), evolución del concepto Elevate presentado por la misma firma hace ya un par de años en el marco de la CES 2019 (ver nota).

¿Otro concept de Hyundai? Sí, otro concept, pero con algunas pistas muy interesantes acerca de la visión de UMV (Vehículo de Movilidad Definitiva), y del traslado de personas y cosas en un futuro no tan lejano. La novedad aquí fueron las cosas: el Tiger es sensiblemente más pequeño que el Elevate, y se constituye como una “Plataforma Extrema de Exploración Científica”, que en los hechos implica una estructura modular, donde los motores -de rueda, como los que usan muchas bicicletas, motos eléctricas y también proyectos como nuestro EMC- se encuentran instalados en el extremo de verdaderas “patas”, que literalmente permiten que el vehículo camine cuando los desafíos se vuelven extremos. Es una suerte de carro que se transforma en mula, cuando las circunstancias lo ameritan.

¿En el marco de qué tendencias se produce esta iniciativa? Quizá aquí aparezca la parte más interesante del asunto. Hyundai acaba de hacer una fuerte inversión en la adquisición de la firma Boston Dynamics (esa de los robots con formas de animales o humanos, que meten miedo en la precisión de sus movimientos y nos humillan a la hora de mover cargas o en algunos casos de poder sacar pasos de baile), y se espera que la compañía coreana invierta para 2025 casi 1.400 millones de dólares en robótica, sinergiando las capacidades de desarrollo con las tremendas escalas de producción que puede ofrecer el grupo.

¿Hay más? Sí, la otra cosa que llama la atención es que este atrevido concept no tiene intervención de Boston Dynamics, ya que su desarrollo es previo a su reciente adquisición, por lo que la evolución en las formas y capacidades será realmente digna de ver. En este caso, los involucrados en el diseño han sido la firma New Horizons Studio, radicada en Mountain View (Silicon Valley, a un par de cuadras de las aulas donde nosotros desarmamos otro Hyundai para ponerle pilitas) y un equipo de diseño que incorporó a la firma de Detroit Sundberg-Ferar, especializada en concepts y Autodesk (los del Autocad, ¿vió?), con una experiencia muy destacada tanto en el diseño como en la pequeña manufactura basada en impresión 3D y otras tecnologías aditivas. Todo es parte del entorno de Silicon Valley, donde se destaca su centro de desarrollo en San Francisco, gran visita para el que tenga la oportunidad.

Todo ese esfuerzo será inútil si el desarrollo en cuestión no sirviera para nada, pero en los hechos (y en las imágenes, porque no es un render) efectivamente muestra que el camino para resolver desafíos críticos -o simplemente prácticos- en movilidad surge por salir de la "zona de confort" o pensar más allá de "la caja".

Ambos son términos usados hasta el abuso, pero que aquí realmente se ponen en práctica cuando vemos cómo la modularidad multiplica la posibilidad de las aplicaciones, al punto que se pueden desarrollar incluso soluciones compatibles por terceros para la plataforma y expandir su rango mediante el uso de drones.

Pero también resulta importante saber que muchos de estos diseños, que eventualmente podíamos ver en un render con música tecno hace 20 o 30 años , no son más que la puesta en práctica del llamado “dividendo digital” de tecnologías que se masificaron gracias a dispositivos de consumo mucho más habituales.

Por ejemplo: los smartphones, con sus sensores, la disponibilidad de gran capacidad de procesamiento con bajo consumo y por qué no, la existencia de pilitas de alta densidad son las que permiten combinar de maneras nuevas y creativas esos recursos para dar vida a iniciativas que empiezan a salir del terreno de la ciencia ficción.

Uno de los aspectos que nos llevó a formular preguntas en la conferencia de prensa con John Suh, director de New Horizons Studio, es si la compañía podría estar haciendo una apuesta fuerte a los motores de rueda, ya utilizados por otras compañías emergentes en movilidad eléctrica para su empleo en pickups, por ejemplo. La amable respuesta es que no se descarta ninguna tecnología, pero en este caso se está aplicando al concept y no existe un desarrollo específico fuera de este proyecto.

¿Vamos a ver Hyundai Tiger circulando por las calles? Como suele ocurrir en el caso de los concepts, existe un abanico muy grande de distancias entre la presentación y la fabricación masiva, y probablemente este sea uno de los más lejanos a tomar un formato de grandes series.

Sin embargo, posiblemente haya componentes que veamos con cada vez mayor frecuencia en vehículos de pasajeros, pero también y muy especialmente en soluciones de logística o en maquinaria muy pesada, como equipos viales (donde Hyundai ya es un jugador muy fuerte).

Cualquiera sea el caso, el punto de partida está claro: las soluciones empiezan a aparecer, mejorando el acceso y brindando nuevas alternativas tanto en la tierra, como fuera de ella.

L.V.

***

Opinión:
El concept Hyundai Elevate (2019, izquierda) se convirtió en el Hyundai Tiger, más pequeño, autónomo y versátil (derecha).

Opinión:
Tiene ruedas y patas, pero si es necesario también sale volando con un drone.


Opinión:

El diseño estuvo a cargo del estudio Sundberg Ferar de Detroit (por eso los Mustang).

Opinión:
Es un vehículo preparado para la superficie lunar. O la de Marte.

Opinión:
Cuando es necesario, también puede caminar (ver video abajo).

Opinión:
Muy pronto, en tu planeta más cercano.

Cómo hacer un auto híbrido en 12 días (sin morir en el intento)
El Tiger no es el primer Hyundai nacido en Silicon Valley. Leer la historia del Accent Hybrid creado por Leonardo Valente y EMC.

***

VIDEO: Así funciona el Hyundai Tiger

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com