Dos días después de que Ford anunciara el cierre de las tres fábricas que le quedaban en Brasil (ver nota), ya hay cuatro automotrices chinas interesadas en comprar la planta de Camaçari: es la más moderna que la marca del Óvalo tenía en el país vecino y donde hasta el lunes pasado se fabricaban los Ka y EcoSport.

Según informó CNN Brasil, las interesadas son las marcas chinas Changan, GAC, Geely y Great Wall. Lo curioso del caso es que las cuatro empresas están negociando con Ford a través del mismo intermediario local: el Grupo Caoa. Se trata de la empresa brasileña que también intercedió hace un año, cuando se cerró la fábrica de Ford en Sao Bernardo do Campo, donde se fabricaban los Fiesta y Ford Camiones.

El Grupo Caoa es el mismo que se asoció con Chery para establecer una planta de producción en Brasil. También tiene la representación oficial de Subaru y mantiene una tensa alianza con Hyundai: Caoa se negó a venderle la representación de Hyundai Brasil a la casa matriz de Corea del Sur y los asiáticos debieron establecerse con una planta propia, para producir los HB20 y Creta. Caoa logró retener la comercialización del resto de la gama de modelos, incluyendo el ensamblado local de la Tucson.

La planta de Camaçari es aún más tentadora que la de Sao Bernardo do Campo, que finalmente terminó convirtiéndose en un complejo de viviendas (ver nota). La línea de montaje de los Ka y EcoSport ya está trabajando con plataformas globales y cuenta con un parque industrial vecino, rodeado por autopartistas que producen la gran mayoría de los componentes a pocos metros, sin necesidad de fletes ni logísticas complejas.

Las negociaciones del Grupo Caoa cuentan además con el apoyo del las autoridades municipales de Camaçari y del estado de Bahía: mantener la planta en actividad evitaría la pérdida de miles de puestos de trabajo.

Ford admitió que la misma solución -conseguir un comprador- la está buscando para la fábrica de Troller en Horizonte. La planta de producción del todo terreno brasileño continuará operando hasta fin de año, con la esperanza de conseguir un interesado. El Troller se fabrica en Brasil con muchas piezas ensambladas en la Argentina, como piezas del chasis, de la suspensión y hasta los motores Puma 3.2 de la Ranger, que son montados en Pacheco y enviados a Brasil.

El impacto del cierre de todas las fábricas de Ford en Brasil se sentirá en la Argentina con el fin inmediato de la comercialización del Ka y con el cambio de origen de la EcoSport, aunque esto será “principalmente para los clientes de planes de ahorro” (ver nota aparte).

El cierre intempestivo de las tres fábricas de Ford desató la furia del presidente brasileño, Jair Bolsonaro. El mandatario acusó a la marca de mentir y de haber cobrado millonarios subsidios para la producción en los últimos años (leer más abajo).

No es la primera vez que Bolsonaro se pelea con las automotrices radicadas en Brasil. Apenas asumió su mandato y tras un reclamo de General Motors, sus voceros intimaron a los fabricantes de Chevrolet: "Si quieren cerrar, que cierren". Finalmente, GM negoció su continuidad con el gobierno y los sindicatos.

La decisión de Ford de bajar la persiana de manera abrupta en Brasil se habría tomado en base a esa dura experiencia de su histórico vecino de Detroit.

***

Cable de la Agencia Télam Bolsonaro dice que Ford "no dijo la verdad" porque quería recibir incentivos fiscales para quedarse

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó hoy que la empresa Ford "no dijo la verdad" sobre el cierre de sus tres fábricas para dejar de producir en su país y acusó a la automotriz estadounidense de querer recibir incentivos fiscales para quedarse.

"A Ford le faltó decir la verdad. Ellos querían seguir recibiendo subsidios de 20.000 millones de reales (4.000 millones de dólares) como hicieron los últimos años con el dinero de impuestos, impuestos de ustedes, para seguir fabricando autos", dijo Bolsonaro a seguidores en la puerta del Palacio de la Alvorada, residencia oficial.

Esta fue la primera reacción del mandatario al cierre de las tres plantas que provocarán 5.000 despidos. Bolsonaro se quejó porque varios medios acusaron al Gobierno de haber complicado el ambiente de negocios en Brasil.

"Hace tres años Ford anunció que no iba a producir más vehículos de paseo en Estados Unidos. La verdad que ellos querían nuestros subsidios como tuvieron a lo largo de muchos años, querían renovar los subsidios para hacer autos para vender", dijo Bolsonaro, visiblemente irritado.

El presidente dijo que Ford "ahora tiene competencia, entre otros, de (marcas) chinas". "Entonces Ford salió porque en un ambiente de negocios cuando hay lucro uno cierra, así es la vida en nuestra casa. Con Ford pasa lo mismo, lamento los 5.000 empleos perdidos", explicó.

"Ahora perdimos 5.000 empleos, pero la prensa no dice que en noviembre se han generado 414.000 empleos en Brasil", dijo. Ford cerró sus tres fábricas en Taubaté, San Pablo, Horizonte, Ceará, y Camaçarí, Bahía.

El gobernador bahiano, Rui Costa, del Partido de los Trabajadores, acusó a los gobiernos de Michel Temer (2016-2018) y de Bolsonaro de haber abandonado las políticas de incentivo a la industria.

"No hay planificación. ¿Qué hemos hecho en los últimos cinco años para aumentar la inversión en tecnología e industrialización? Nada. Estamos satisfechos en convertirnos en una gran estancia", dijo Costa.

En el oeste del estado de Bahía está enclavada la llamada nueva frontera agrícola de Brasil, con uno de los mayores crecimientos el país, en una región conocida con el acrónimo de Mapitoba, que engloba a partes de los estados de Maranhao, Piauí, Tocantins y Bahía.

***

Hay cuatro marcas chinas interesadas en comprar la fábrica de la EcoSport que Ford cerró en Brasil

Protesta de trabajadores de Ford en Brasil.

Tras el fin de los Ford Ka y EcoSport brasileños: qué pasará con los que están pagando un plan de ahorro

Qué ocurrirá con quienes estaban pagando planes de ahorro para los Ford Ka y EcoSport en la Argentina (leer nota).

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar