Dos buques para tendido de cables submarinos de fibra óptica operando en el Mar Argentino, en este mes octubre 2020.

El buque Peter Faber, operando desde la milla 2 hasta la milla 11 desde la costa, desde donde sigue la operación otro buque francés, el Ile de Sein, encargado del despliegue ultramarino del cableado, desde Las Toninas hasta Praia Grande, en Brasil. Las Toninas fue en su momento elegido como el punto de conexión por las características del fondo marino de su costa.

Los buques cableros hacen una zanja de 1 metro de profundidad en el lecho submarino, donde van depositando el cable, que van luego cubriendo. Se evita así, por ejemplo, que pesqueros de arrastre u otro tipo de eventos marino dañen las conexiones. Los cables tienen una protección y un diámetro de unos 15 centímetros. El 97% de las conexiones mundiales llegan por fibra óptica.

Según informó Colsecor, una cooperativa de Las Toninas, que se enorgullece de ser “el punto 0 de la Internet en la Argentina”, al país entran por mar tres cables: el Sam-1, con una capacidad de 1,92 terabits por segundo, que une a la localidad de la costa bonaerense con Boca Ratón (Florida, EEUU), el SAC, con una capacidad de 1,5 TBPs, que desembarca en Puerto Rico (Misiones) y el Atlantis -2, que llega desde Europa, pasando antes por África.

Fuente: Daniel Coluccio, Observatorio Marítimo-Naval ALFA- Infobae

 

Fotos: Alcatel/Lucent – Click en las imágenes para ampliar

 

Simulación de instalación de cable submarinos Alcatel/Lucent - Video

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com