En otra excelente nota del sitio especializado VADERETRO, su editor el periodista Diego Speratti recuerda la aparición comercial e industrial de los furgones y minibuses Mercedes-Benz 319. Aquí un adelanto de este recuerdo. Imperdible material de archivo de la marca de la estrella.

 

Las ruedas del milagro del Rhin

65 años atrás, en 1955, Mercedes-Benz presentó un talento versátil con la afamada estrella abriendo el camino, en medio de la fase de crecimiento económico conocida como “El Milagro del Rhin”.

Tanto el furgón L 319 como el Minibus O 319 perfectamente cumplían con las demandas de servicios de asistencia así como comerciantes de todos los sectores. Durante su vida industrial, que se extendió hasta 1968, la serie de modelos 319 -construidas en múltiples variantes- se convirtió en el líder de mercado en su categoría.

Ya en el mes de agosto de 1949, el director general Dr Wilhelm Haspel había escrito “Vehículo de carga pesada de una tonelada métrica con motor Diesel” en la agenda de una reunión de directorio. Identificó que el motor Diesel que utilizaban algunos modelos familiares podía expandirse a otros vehículos de finalidades distintas, como camiones con caja, ambulancias o vehículos de reparto de correo en zonas rurales.

Dirigidas por el Jefe de Desarrollo Dr Fritz Lallinger, las pruebas dinámicas con un vehículo de pruebas cargado con 1,5 toneladas métricas comenzaron el 9 de julio de 1951. Este prototipo todavía llevaba un chasis convencional sobre ejes rígidos, así como resortes helicoidales y amortiguadores telescópicos adelante y atrás. Sin embargo, entre 1951 y 1954, el vehículo terminó siendo diseñando “desde cero” por los ingenieros y las ingenieras de la marca. Diferente a lo que había planeado el Director General Haspel originalmente, el estreno del vehículo se pospuso del primer Salón del Automóvil de Frankfurt realizado en al posguerra, el del año 1951, a la misma feria pero para la edición 1955.

La producción de vehículos rentables es la prioridad siempre, por encima de cualquier especificación. Como resultado, los conjuntos de motores, transmisiones y direcciones fueron aprovechados de la línea de automóviles. La decisión de diseñar el vehículo como un camión COE (Cab Over Engine, cabina sobre el motor), para mejorar el espacio en el habitáculo fue tomada en una etapa temprana del desarrollo. En consecuencia, el furgón cerrado proveía una capacidad de carga de 8,6 metros cúbicos en un largo de apenas 4,80 metros.

Así como el ómnibus de motor trasero O 321 H, la serie 319 contaba con un subchasis en la parte delantera y la carrocería soldada a una estructura tipo escalera que la volvía autoportante. El motor, la transmisión, la dirección, el eje rígido delantero con hojas de elásticos múltiples colocadas en forma longitudinal, las barras de torsión y los amortiguadores telescópicos (inclinados hacia la parte posterior) estaban ensamblados en el subchasis, que iba unido de manera elástica con la base estructural de la carrocería en cuatro puntos. Un eje trasero tipo banjo que incorporaba elásticos y, una vez más, amortiguadores telescópicos inclinados, era lo ofrecido para el eje trasero, con ruedas dobles por lado. Resortes helicoidales apoyaban a los elásticos en caso de que se incrementara la carga. La distancia entre ejes se definió en 2,85 metros.

65 años atrás, la marca cubría cada uno de los segmentos de la industria del motor excepto las motocicletas. Fue el primer año en que la compañía generó más de un millón de marcos en ganancias. En Estados Unidos, se establecía Daimler-Benz con sus oficinas centrales en Nueva York. Se presentaba en el mercado el 190 SL (W121). El automovilismo atrajo mucha atención a la compañía: Juan Manuel Fangio se coronaba Campeón Mundial de Fórmula 1 con la “Flecha de Plata” W 196. El 300 SLR W 196 S ganó más que algunas carreras de renombre. Con pilotos como Stirling Moss, Peter Collins, Karl Kling o el mismo Fangio detrás del volante, el vehículo también se consagró Campeón Mundial de Autos Sport, aunque también tuvo que superar la tragedia de las 24 Horas de Le Mans. Por donde se lo mire, fue un año fuerte.

La presentación de los L 319 y O 319 en el Salón del Automóvil IAA de Frankfurt, realizado entre el 22 de septiembre y el 2 de octubre de 1955, introdujo a la compañía, conocida en la época como Daimler-Benz AG, en una nueva categoría comercial. Estos vehículos, diseñados y desarrollados por un equipo capitaneado por Hermann Ahrens y Eugen Stump, llegaban para clausurar dos importantes vacíos en la gama de productos: furgones y comerciales ligeros en la categoría de carga entre una y dos toneladas métricas y pequeños colectivos para hasta 18 pasajeros.

Continuar leyendo y viendo esta nota en VADERETRO

 

 

La historia de los modelos 319 -  Video

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com