Nuestro colaborador Esteban de León, Editor del sitio Camión Argentino ha puesto el foco sobre un extraño producto proveniente de Hungría. Aquí su texto, con el agradecimiento de PESADOBLOG

 

Csepel D 700

Visitar una hemeroteca (al menos, para el autor de estas líneas) siempre termina siendo una especie de viaje virtual al pasado. En este caso, un rico pasado automotriz y específicamente camioneril (por así decirlo) el argentino. Pero si nos paramos en la segunda mitad década del 50' y olvidamos un poco tiempos más recientes; era más bien poca la producción local, el mercado estaba muy receptivo a marcas de casi cualquier latitud y se vendía sin inconvenientes el camión que uno imaginase.

Uno de ellos, es al que nos referimos: el Csepel D 700. ¿Csepel? ¿Cómo se pronuncia?¿Eso qué es?¿De dónde es? se preguntará y con justa razón quien no sea del palo de los camiones viejos, tenga menos de 50 años y además no tenga idea de qué hablamos.

Entonces, vale la pena responder a todos esos interrogantes: - Un barrio de Budapest y a su vez una marca húngara; se pronuncia yepel (o algo parecido); un camión; de Hungría.

Resuelto lo anterior y con algunos indicios, pasamos a introducir algunos datos de la marca y posteriormente, algo sobre el modelo que nos compete.

En 1880 la fundición de hierro de Csepel fue fundada por Gebrüdern Berthold y Manfréd Weiss. El nombre de la compañía fue en 1911 bajo un nombre que castellanizado sería Manfréd Weiss obras de acero y metal S.A. Csepel. Con los años, la gama de productos se amplía constantemente y la compañía creció durante la Primera Guerra Mundial, siendo el proveedor de armas que lleva a la mitad húngara de Austria-Hungría. Desde 1947, la planta se convirtió en una empresa del Estado. El departamento de ventas internacionales se hizo cargo de la empresa estatal Mogürt. Las "fabrica de automóviles Csepel" se originó en 1949 en la antigua fábrica de aviones. A partir de 1950 los vehículos no comerciales, motores y otras partes surgieron. Se utilizó a una licencia de Steyr. La producción de camiones se suspendió en 1993, desde entonces muchos componentes subcontratados son fabricados por otros fabricantes de automóviles y camiones. Otro motivo de cierto reconocimiento, fue la fabricación de motocicletas (pero no ahondaremos en ello) bajo la misma marca y también como Danuvia-Csepel.

Y ya que hablamos de Csepel, desarrollaremos uno de los modelos que se vendieron en nuestro mercado: el D 700. Específicamente, un modelo de exportación para diversos mercados, donde también se comercializó como Mavag, fabricado desde 1955. Este modelo también se convirtió en las base para el modelo D 705 (muy exitoso y popular en su país).

Según comentarios de la época y referencias de quienes lo manejaron: "El motor ocupaba mucho espacio en la cabina y era bastante ruidoso". Era presentado como un camión de carretera de alta resistencia y como todo camión pesado, debía tener masas artilleras (creencia que cayó en desuso en las últimas décadas).

En cuanto a los datos técnicos, es un camión de 13,5 toneladas. Con respecto al impulsor, era de ciclo Diesel y su denominación era 613 D, siendo de 6 cilindros, 6 tapas, camisas cambiables y 125 HP de potencia. Su largo de carrocería era de 6 metros con una distancia entre ejes de 5000mm, una cabina amplia y lujosa (para la época) con dos cuchetas, de tipo pullman. Ésta cabina estaba aislada del motor con lana de vidrio, que no permite calor, frío ni desprendimiento de gases. El eje trasero contaba con reducción en 2 etapas. La suspensión delantera era mediante ballestas y  amortiguadores hidráulicos. Frenos de aire comprimido. En cuanto al rodado, las cubiertas eran 1200x22" y las masas artilleras de 22" de diámetro. Recurría a un sistema eléctrico de 24V de tensión.

Unas 344 unidades fueron directamente para el ejército húngaro.

En el país, este producto de Mogürt (Sociedad Húngara para el Comercio Automotor) fue representado por Ganz Argentina S.A. y tenía como distribuidor exclusivo a Francisco Sainz & Cia SRL cuyo local de ventas estaba en Libertad 1045 y los talleres en Tucuman 3653.

Para finalizar, la publicidad de la época aparecida en el diario La Capital (Rosario) de 1956, se lo promocionaba pomposamente como... "el bulld dog de los camiones". Nada más que acotar.

 

Csepel D 700 - Un magyar casi desconocido y olvidado

El representante local y el distribuidor en Argentina ofrecían al camión húngaro en los años 50.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com