El gigante de los cielos Airbus A380 esta despidiéndose. La crisis mundial del Covid-19 no ha hecho sino acelerar los tiempos. Dos décadas han pasado desde de las primeras noticias del proyecto de este superjumbo, hasta el anuncio de que se discontinuará su producción. La foto del primer ejemplar (MSN 003, los 001 y 002 fueron prototipos) en desguace, es una triste confirmación de este destino. Solo voló diez años. Nada en términos de operación para estos costosos bienes de capital. Las imágenes son categóricas.

Este no es el primer avión al que uno ve retirar. Vi surgir y desaparecer al majestuoso Concorde, y también  al transbordador espacial (avión al fin). Nunca volé en A380, y es difícil  que lo haga; pero guarda para mi fuero íntimo un aprecio y atención especiales. Es el primero que conocí desde que era un proyecto (A3XX), allá por finales de los noventa, y está relacionado con mi entrañable amigo Ariel Celedoni, uno de los responsables del diseño de su equipamiento interior, trabajando para  la fábrica Airbus en Toulouse.

Cada viaje de él a Buenos Aires era enterarse, de primera mano, de novedades o innovaciones (las que se podían contar), o bien de contratiempos y dificultades (de las cuales había y hay en cualquier fábrica). Todavía recuerdo esa noche de 1997 cuando me anunció que partía hacia Europa, a ver qué onda. Y también cuando me confirmó que estaba  trabajando para el gran fabricante de aviones militares y comerciales; cuando el siglo todavía no había finalizado. Una carrera asombrosa, para estar dentro de un proyecto aeronáutico de vanguardia.

Los diseñadores de transporte de entonces rehusaban de involucrarse en la industria aeronáutica, preferían la mejor paga y el glamour del diseño automotriz, por entonces todavía con epicentro en Italia. Pero qué mejor desafío para un argento aventurero y talentoso, que meterse en la boca del león y mudarse de ciudad, cambiar de idioma, y aprender el lenguaje de una industria de avanzada, a la vez conservadora, y dominada por los (muchos) ingenieros.

Soltero, extrañando amigos, y a su lejana Reina del Plata, Ariel se mandaba su viaje de fin de año a pasar las fiestas, darse baños de sol, mar (MDQ) y noche; cuando el hemisferio norte te pegaba sus grises y lluviosas sacudidas invernales. En esos pequeños regresos nos poníamos al día.

Quien mejor que Ariel para contarnos su historia, aquí extractada de una entrevista que le hizo el periódico español IMD9

“Comenzamos en el año 98 haciendo las primeras visualizaciones del interior, cuando aún no estaba aprobada la sección definitiva, el interior era una gran incógnita y hacía falta entusiasmar a las compañías aéreas para sacar adelante el proyecto. Fue una época de gran creatividad y de mucho trabajo, largas horas pasadas frente a las estaciones Unix, para lanzar cálculos de renders que consumían muchas horas, incluso noches enteras. Fue un momento muy interesante, con mucho stress y presión, pero con libertad creativa, donde lo importante era mostrar las posibilidades que ofrece esta extraordinaria aeronave. Los proyectos más osados y ambiciosos tuvieron su lugar aquí, aunque más tarde la verdad de los números y los ingenieros, poco propensos a los grandes cambios, no los dejaron salir a la realidad... Pasada esta etapa y conseguidos los pedidos necesarios para el lanzamiento del proyecto, nos dieron la oportunidad de participar en la elaboración de las propuestas interiores, junto a otras importantes agencias de diseño. Nosotros coordinamos las presentaciones y dimos soporte a la realización de las maquetas en escala real de 4 propuestas... los medios no faltaban, la única restricción era el tiempo...”

 

Ascenso y descenso en solo dos décadas

Luego de atrasos y sobrecostos en el proyecto. Parecía que sus enormes dimensiones y peso lo retenían al suelo. Su génesis atravesó la crisis de los atentados aéreos de 2001 y  las escasas órdenes de compra, pero finalmente los prototipos alzaron vuelo (primer vuelo 27 de abril de 2005) y ganaron la confianza general de un mercado que repuntaba. La demanda proyectada de aviones de gran porte todavía justificaba este tipo de moles, y el producto de Airbus prometía buenos costos operativos y fiabilidad.

Finalmente, con su matrícula definitiva 9V-SKA, el primer A380 comercial fue entregado en Octubre de 2007 a Singapore Airlines.

Tras poco más de diez años de uso, este avión fue destinado a desguace, y la aerolínea que recibió el primero, también fue la que decidió prematuramente dejar de encargar nuevas órdenes de compra. Otras transportadoras imitaron la iniciativa, por lo que el A380 redujo su cadencia de entregas y producción. Comenzaba el ocaso.

Cuatro motores, y unas dimensiones que no lo hacen apto y flexible para operar en cualquier estación aérea, han condicionado económica y operativamente al superjumbo a solo algunas rutas y algunos aeropuertos. La pandemia ha hecho el resto.

En Francfort y Munich estacionaron los 380 de Lufthansa; en Dubai están guardados los aviones de Emirates, en dos aeropuertos; mientras que en Abu Dabi descansan los de Etihad. En Francia están los superjumbos de British Airways, en tanto que parte de la flota de A380 de Air France está aparcada en el aeropuerto de Teruel (España) y otras bases que hacen de retiro indefinido para estos gigantes de los cielos. Serán los últimos en alzar vuelo tras la crisis, o tal vez no lo hagan nunca más.

Carlos Alfredo Pereyra

 

Adiós A380

A380 en Ezeiza. El gigante toco suelo argentino algunas pocas veces, siempre en gira promocional o en tránsito a Fidae, la exposición aeronáutica de Chile.

 

Adiós A380

Los cazadores de imágenes suelen gozar tomando fotos de sus aviones preferidos en los cielos, o en las inmediaciones de los aeropuertos en operaciones activas. Ahora deben conformarse con estas silenciosas estampas, producto de la crisis mundial.

 

Adiós A380

Los A380 de Air France aterrizan en Teruel (España) para un aparcamiento indefinido

 

Adiós A380

La temporada en tierra puede llegar a ser muy larga... o eterna.

 


Adiós A380

Para el primer A380 el desguace comenzó el año pasado; antes de la crisis por pandemia. Su destino ya estaba sellado.

 

Las empresas especializadas en la recuperación de partes de aviones hacen un trabajo minucioso. Video: