La revolución de las motos todavía no la vimos. Nos referimos al momento en que toda esta tecnología en los motores que hoy vemos de lejos en modelos de alta cilindrada, con precios a los que no todo el mundo puede acceder -a nivel global- todavía no se derramó al resto del universo de las motos. Piensen en el mundo de las cuatro ruedas cuando comenzaron a aparecer los motores turboalimentados, que estaban destinados a los vehículos de mayores prestaciones y hoy es prácticamente un estándar para toda la industria en pos de lograr la máxima eficiencia en desempeño y emisiones.

Pero esa revolución está cada vez más cerca y, si bien todavía los desarrollos van a estar apuntados a los motores de alta performance y las motos de mayor valor, que son las que terminan pagando el desarrollo de estas tecnologías, no estamos tan lejos de que los turbos comiencen a democratizarse en el mundo de las dos ruedas. Además de una gran mejora en las emisiones, que es un poco el disparador de todo esto, también logran algo que la mayoría de los fabricantes buscan en una moto: curva plana de torque a lo largo de casi todo el rango de rpm. Y muy altos.

En este 2020 Yamaha estuvo testeando su motor de tres cilindros turboalimentado, entendemos creado a partir del que impulsa a la MT-09, con el que logró potencias máximas de 180 caballos a 8.500 rpm -sí, a 8500- y el impresionante torque máximo de 176 Nm, escuchen, entre las 3.000 y las 7.000 rpm. En modo Fantino, para explicárselo a Raquel, de Tostado, Santa Fé, que está haciendo tortas fritas en la casa y nos está leyendo, esto es más que lo que produce la Triumph Rocket 3 y su motor de 2.500 cc., pero con uno que es la tercera parte en cilindrada. Y al mismo tiempo cumple con los requisitos de la Euro 5.

Claramente una moto que va a tener que tener el anti-wheelie activado hasta cuando esté apagada, porque con esas cifras de torque va a ir colgada de primera a sexta marcha. Obviamente, no es fácil instalar este tipo de innovaciones -turbo + intercooler- en las motos, donde el espacio es muy escaso, el diseño aerodinámico es muy importante y hacer entrar todas estas piezas extras es un dolor de cabeza para todo el mundo, pero de eso se tratan estos desarrollos, de seguir recorriendo el camino e implementando soluciones y alternativas para que en algún momento, no tan lejano, los avances se derramen a todos los niveles y la comunidad entera de la moto pueda, al menos, probar en primera persona y saber de qué se trata.

***

Galería: Yamaha sigue avanzando con su proyecto de motor tricilíndrico turboalimentado