No la hemos probado, lamentablemente. Pero si tuviéramos que armar una lista de motos que tengan buenas prestaciones por lo que uno paga, sin dudas la Yamaha MT-09 tendría un lugar asegurado y en las primeras posiciones, al menos en los papeles. Los de Iwata se las ingeniaron para armar una moto bastante potente con un tricilíndrico más que interesante.

Para 2021, la MT-09 llegará con un cambio enorme. Prácticamente cada pieza de la moto es nueva para esa generación. Más potencia, menos peso y, además, mejor equipada. Empezando por el motor que recibió un incremento en la cilindrada, como habíamos anunciado hace unos días (ver), y ahora es de 890 cc.

Más allá del incremento en la cilindrada, Yamaha declara que el motor de tres cilindros pesa menos que la versión anterior, con nuevos pistones, bielas, arboles de levas y cárter. Y ahora incorpora un slipper clutch asistido. La potencia máxima declarada es de 119 caballos, y el torque creció hasta los 93 Nm a las 7.000 rpm, algo que ha mejorado respecto de las cifras de la versión actual, pero además cumple con la norma Euro 5.

El chasis ahora es un Deltabox, tipo el de un R1, realizado en aluminio fundido. Y el sub-chasis y el nuevo horquillón también están hechos en aluminio, algo que contribuye a la baja del peso total de esta MT-09 2021. El nuevo peso en orden de marcha es de 189 kilos, contra los 193 de la versión vigente hasta ahora.

La suspensión queda a cargo de KYB, con una horquilla totalmente ajustable, mientras el monoshock ofrece ajuste en precarga y rebote. Los frenos son Nissin, con pinzas de anclaje radial y doble disco de 298 mm adelante.

Pero seguramente lo más importante para esta nueva Yamaha MT-09 es la incorporación de un paquete de electrónica acorde a los tiempos que corren. Una IMU -Unidad de Medición Inercial, por sus siglas en inglés- de seis ejes asiste con los controles de tracción, deslizamiento y ABS sensibles a la inclinación de la moto, además de contar con un sistema que mitiga el levantamiento de la rueda trasera. Obviamente, la pantalla TFT color no podía faltar, es de 3,5 pulgadas, y para rematar se incorporó un quickshifter up&down de serie.

El precio en los primeros mercados donde estará disponible apenas subió un 4%, con lo que, de llegar a nuestro mercado, no debería haber sorpresas al respecto. Una vez más, Yamaha pone una moto ganadora en la calle. Aunque en nuestro mercado se le siguen acumulando lanzamientos en la gatera. 

Si llegan a presentar todos de una, van a tener que organizar una especie de Creamfields para mostrar tanto producto atrasado. Vamos, que no decaiga Yamaha. Acá te estamos bancando.

***

***

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com