Ya conocen como es la dinámica. En el Test Ride (ver) hablamos de cada detalle de la moto y hablamos de la ficha técnica y un montón de cosas que es buenos saberlas, pero siempre queda la pregunta ¿Cómo se porta la moto en el día a día?

Hoy le toca el turno a la Moto Guzzi V85TT y vamos a ir directo al grano: la moto es espectacular como medio de transporte diario. Cómoda, espaciosa, con buena iluminación, excelente nivel de seguridad, potente y divertida de llevar. Con eso ya podríamos cerrar la nota, pero les vamos a regalar algunas reflexiones más.

Cuando nos acercamos a la moto y después de contemplar el diseño un rato, ya sea por linda, fea, rara o lo que le provoque a cada uno de ustedes, lo primero que percibimos es su peso. Con poco más de 220 kg en orden de marcha, esta V85TT los logra esconder bastante bien si bien los cilindros son imponentes y sobresalen, la mayor parte del peso se encuentra por debajo de los mismos y logra un centro de gravedad bajo. Hacer maniobras con la moto detenida no es para nada difícil.

Al subirnos nos encontramos con un asiento bastante bajo, solo 3 cm más alto que el de una KTM Duke 390 para ser ilustrativos. Una altura para nada intimidante y que permite llegar al piso con facilidad a la gran mayoría de los potenciales usuarios. El asiento en sí es ancho en la base y se hace angosto a la altura del tanque para disminuir la altura percibida. El lugar del acompañante tiene una buena diferencia de altura y es muy cómodo, para que el pasajero se sienta seguro y a gusto.

Atrás quedaron los motores remolones de Moto Guzzi, sobre todo cuando del arranque en frío se trata. Este nuevo motor de 853 cc no tiene problema en salir andando sin aviso previo, y sin dejarla calentar. La entrega de potencia y la reacción del acelerador está a la par de cualquier moto del segmento y responde tal como se lo espera, de manera progresiva y sin titubeos. Una vez en marcha nos encontramos con una caja suave pero con engranajes contundentes y una palanca de embrague extremadamente suave y fácil de accionar. Ideal para todos los días.

El motor y sus 80 Nm, sobran en el uso urbano. Quien cree que son insuficientes que tire la primera piedra. Si bien el motor cuenta con muchos elementos modernos como ride-by-Wire y modos de conducción sigue siendo un motor simple y es importante saber que la distribución es por varillas y el torque máximo se encuentra en torno a las 5.000 rpm. Esto hace que, si bien es muy elástico, es preferible siempre buscar la próxima marcha para mantener el motor con el menor estrés posible. No es de esos motores que llegan hasta las 12.000 rpm.

Los frenos son Brembo dobles de 320 mm y con calipers de 4 pistones. Sobra potencia de frenado y la modulación es, al igual que todo lo que mencionamos antes, excelente. Tiene ABS que se puede desconectar solamente en el tren trasero accediendo al modo off-road.

Hablando del cockpit la Moto Guzzi V85TT es la primera moto de la casa italiana en equipar un tablero TFT, heredado directamente de las Aprilia Shiver y Dorsoduro 900, que si bien es chico y no tiene el mejor de los diseños a nuestro criterio, tiene toda la información que se les pueda ocurrir. Una vez que nos acostumbramos al menú nos pareció muy fácil de usar e intuitivo. El mismo cambia automáticamente de color dependiendo de la luz ambiental -día/noche-.

Las luces son totalmente LED y son excelentes en ciudad y autopista tanto iluminando hacia adelante como haciendo a la moto visible con las llamativas luces de freno. El control crucero se activa, desactiva y ajusta con una sola tecla tipo joystick en el puño izquierdo, y en el puño derecho tenemos el botón de encendido que también cumple la función de selector de modos: Road, Rain, Off-Road. 

El que sepa inglés ya sabe qué hacen, pero igual los vamos a explicar de manera simple y rápida. En el modo road, la moto entrega toda la potencia y mantiene toda la asistencia a un nivel lógico para piso seco. En modo off-road reduce la potencia o suaviza la entrega de la misma y elimina el ABS en el tren trasero. El modo rain reduce la potencia y mantiene las asistencias al máximo. Las cubiertas se portaron muy bien en todos los escenarios en los que la probamos, aunque las Kenda Big Block nos dejaron con ganas de andar más fuera del asfalto.

En los días que la tuvimos la probamos extensamente en todos los modos y cada uno cumple muy bien con su función. El modo Off-Road es el más divertido por que deja el freno trasero libre para entretenernos y hacer macanas.

En resumen, es una excelente moto para todos los días, muy ágil y, si bien es ancha, la altura hace que el manubrio pase por encima de la mayoría de los retrovisores de los autos y el ancho es poco más que el de una persona, con lo cual filtrarse y aprovechar huecos es fácil. La respuesta del motor es suficiente para cualquier escenario que este enmarcado dentro de la ley de transito.

Tal como decimos en el video, la moto es realmente muy buena y la recomendamos sin dudarlo. Sabemos que muchos no van a poder probarla antes de comprar como suele ser la costumbre en nuestro país. Créannos que vale la pena.

Antes de dejarlos con el video queremos agradecerle a Motoplex San Isidro y Devoto que nos prestó la unidad para hacer la prueba.

***

***

Galería: Test Ride: Moto Guzzi V85TT