Se hizo esperar, pero finalmente llegó el Test Ride de nuestra Suzuki SV650/A, más conocida por la comunidad de Motoblog como Susana. Una moto que se sumó a nuestro garage personal hace casi un año (ver más) con el fin de acompañarnos en esta aventura y hacerle frente a todas las motos que tuviéramos que filmar. Después de casi 12 meses y algo más de 7000 kilómetros nos tomamos el tiempo de transmitir todo lo que aprendimos de esta moto.

La tercera generación de la SV650 llegó en 2017 como para continuar esta exitosa plataforma de Suzuki, que fue y sigue siendo un referente del segmento, con excelentes prestaciones, un precio accesible y, por encima de todo esto, una confiabilidad sin par. En este año que pasó y ya más de 7000 kms recorridos la pusimos a prueba en un sin fin de escenarios y en muchas ocasiones, atrás de escena, le tuvo que seguir el ritmo a muchas motos de prestaciones mucho más altas. Además de llevarnos a nuestros trabajos todas las mañanas y sortear la adversidad del tráfico porteño.

¿De qué se trata la moto? Es una moto del segmento naked de media cilindrada. Ubicada en la parte inferior de la franja de precios que nuestro particular mercado maneja para los modelos comprendidos en este grupo. Ofrece increíble confiabilidad y facilidad de mantenimiento por la suma de 15.500 dólares -precio actual luego de la modificación de impuestos internos-. Un muy buen valor comparado a los 18.200 de la Kawasaki Z650, o Ducati Monster 797, o los 16.700 de la Yamaha MT 07.

En un mundo ideal, podríamos situar a la SV650 en la cumbre de la pirámide de las motos para principiantes. Si, leyeron bien. Es una moto que es muy dócil hasta las 4.000 rpm y si se es cuidadoso con el acelerador no intimida al piloto. El peso que ronda los 200 kilos esta bien distribuido y el diseño del motor en V a 90° la hace angosta y fácil de maniobrar.  La moto desarrolla 75 caballos de potencia a 8.500 rpm con el corte apenas superando las 10.000 rpm. Y al mismo tiempo es una moto que te puede acompañar en el crecimiento de tus habilidades como piloto.

Al mejor estilo Dr. Jekyll y Mr. Hyde, el motor se comporta de manera muy diferente conforme va trepando en el régimen de vueltas. Hasta las 5.000 rpm tenemos un comportamiento lineal, suave -pero contundente-, que te permite moverte por el tráfico sin llamar la atención y con muchísima soltura. Ahora, a medida que comenzamos a superar esa zona, a partir de las 5500 vueltas y hasta las 9000 tenemos entre las piernas, nada menos que un pequeño demonio. Rojo y negro en este caso. Los para nada despreciables 64 Nm de torque máximo se entregan a las 8.100 rpm, pero desde las 4000 rpm hasta las 10.500 rpm la entrega de potencia es enorme y el sonido del escape hace que esperar valga la pena.

En cuanto a la ciclística, la estabilidad es el foco. Es una moto predecible y dócil ante todo. Suspensiones en el espectro más blando de una configuración deportiva, que después de tantos años de desarrollo Suzuki parece haber dado en el clavo. Quizás podríamos haber jugado un poco más con la precarga del mono-shock trasero para evaluar mejor su respuesta, pero sentimos que no hizo falta.

Los frenos de la moto corren por cuenta de Tokico con dos discos delanteros de 290 mm. De muy buena calidad y potencia final, creemos que les falta un poco de tacto y mordida inicial. Aunque el resultado final sea el mismo, nos agradan más los frenos que a la primera peinada demuestran que pueden detener la moto en un pestañeo. Obviamente viene equipada con ABS de doble canal Nissin.

Tiene un sistema de arranque automático -Easy Start-que funciona con un solo toque del botón de encendido y otro sistema de asistencia en la salida -Low RPM Assist- cuando partimos en primera marcha que acelera automáticamente el motor a medida que vamos largando el embrague y funciona a la perfección, haciendo prácticamente imposible que se pare la moto como si fuera un diesel. Literalmente se puede salir del semáforo soltando progresivamente el embrague, la moto se encarga del resto.

La posición de manejo es netamente naked. Relajada y pensada para moverse en el tráfico, con buena distancia del asiento al piso dejando un generoso lugar para un acompañante -pueden ver en el video a dos individuos de 1.93 y 1.80 metros de estatura entrar cómodos en la misma-.

Tanto los pedalines del piloto como acompañante son de excelente calidad y ofrecen buen grip con un mecanizado sobre el aluminio que muerde bien el calzado. ¿Vibraciones? Nada. Cero. Apenas un ronroneo. Algo notable si tenemos en cuenta que ni los pedalines ni el manubrio tienen bujes de goma para amortiguar cualquier vibración que se pudiera filtrar.

El consumo es bastante contenido para lo que la moto ofrece. Hemos promediado poco más de 4 litros cada 100 kilómetros, obteniendo una buena autonomía con su tanque de 14,5 litros. Igualmente, como buena japonesa, te manda a cargar nafta bastante antes de que la moto quede seca. Hemos recorrido bastantes más kilómetros que los que la reserva indica en el instrumental.

La iluminación es buena aunque un tanto rústica, ya que el único LED se encuentra en las luces traseras. El resto de las luces son halógenas, que si bien no es lo último de la moda, mantienen la simpleza al máximo y son parte del look algo retro de la moto. La calidad de los materiales es excelente, es una moto fabricada en Japón que transmite una confiabilidad que no es habitual. La sensación de que podríamos darle el peor de los tratos y la moto ni se molestaría. Desde que la armamos hasta el día de hoy que nada falló, nada cambió de aspecto y todo se mantiene igual que el primer día.

Ya mencionamos el tacto y la mordida inicial de los frenos como un punto flojo o a mejorar en esta Suzuki SV650/A. Y también están las cubiertas Dunlop Roadsmart 3 con las que viene equipada de serie. Un neumático excelente si lo que buscamos es durabilidad pero que sacrifica por demás en adherencia. Algo notable para el bolsillo, ofreciendo más de 15.000 kilómetros de vida útil, pero que quizás no todos buscamos. Sumado esto al perfil un tanto chato, hace que no se pueda ser tan agresivo en la conducción. Y la moto tiene potencia de sobra y una ciclística que invitan a llevarla fuerte.

Esto es un poco el resumen del camino recorrido con nuestra querida Suzuki. Los dejamos con el video y la seguimos en los comentarios.

***

***

Lo que más nos gustó:

M.A.

  • El motor es excepcional. Brilla en esta moto y podría brillar en muchas otras.
  • El diseño de la moto me encanta y al mismo tiempo atemporal. Una moto que envejece bien.
  • Es japonesa 100%. No hay mucho más que explicar.

M.F.

  • El tablero me gusta más que un tablero de TFT, llámenme anticuado.
  • Es una moto que empuja fuerte de verdad, con los pies en la tierra y olvidándome de la Dragster RC, es más de lo que cualquiera necesita.
  • El sonido es intoxicante.

Lo que menos nos gustó

M.A.
– Los frenos no son malos, pero siempre me dio la sensación de que les falta mordida inicial.
– Me gustaría que tenga mejor radio de giro para las maniobras.
– No poder quedármela. Es una moto que deberíamos conservar para siempre.

M.F.
– Me gustaría que se pueda desconectar el ABS
– El compuesto y el perfil de las cubiertas no me gusta ni un poco.
– La palanca de embrague y freno tienen una curvatura rara y te apretan los dedos si frenas o accionas el embrague con solo un dedo.

***

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Suzuki SV650/A
Origen: Japón
Precio: USD 15.500

MOTOR
Tipo: bicilíndrico en V a 90°, 4 tiempos, DOHC, 4 válvulas por cilindro, inyección electrónica, refrigerado por agua.
Cilindrada: 645 cc
Potencia: 75 CV a 8.500 rpm
Torque: 64 Nm a 8.100 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: Por cadena
Caja: 6 marchas

CHASIS
Suspensión delantera: Horquilla telescópica convencional.
Suspensión trasera: Basculante con mono amortiguador hidráulico ajustable en precarga.
Frenos delanteros: Doble disco de 290mm con pinzas Tokico de 2 pistones.
Frenos traseros: Disco de 240 mm.
ABS: Si, Nissin de doble canal
Control de Tracción: No
Neumáticos: Dunlop Roadsmart III 120/70/17 adelante y 160/60/17 atrás

MEDIDAS
Dimensiones: Largo 2.140 mm x ancho 760 mm x alto 1.090 mm
Distancia entre ejes: 1.445 mm
Altura del asiento: 785 mm

PRESTACIONES
Velocidad máxima: +220 km/h
Consumo medio: 4 l/100 km
Capacidad del tanque de combustible: 14.5 litros
Peso en seco: 197

Galería: Test Ride: Suzuki SV650/A - Flota Motoblog

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com