Tradición, herencia e historia. Seguramente estos sean dos términos que encajan perfectamente en la descripción de una marca como Harley-Davidson. Una empresa nacida en Milwaukee, en el estado de Wisconsin, una zona con mucho empuje industrial, de donde salieron otras marcas muy importantes a nivel mundial como Miller, Evinrude y Mercury. De hecho, Ole Evinrude, inventor del primer motor fuera de borda, fue quien aconsejó a Arthur Davidson y Bill Harley que utilizaran motores refrigerados por aire en lugar de los más pesados aguateros en las primeras motocicletas.

Pero volvamos a Harley-Davidson, que si bien ha incorporado un montón de tecnología en sus productos con el correr de los años, siempre sus motocicletas han dado una imagen de ser productos de otra época. Muchas de sus máquinas modelo 2018, tranquilamente podrían ser productos con 30 o 40 años, al menos a la vista. Ninguno de estos icónicos modelos va a desaparecer, al menos en el corto plazo, porque forma parte de la columna vertebral de la marca y son muy apreciados por los harlistas de pura cepa, pero en los últimos meses algo parece haber cambiado en la compañía y que no solo quieren apuntar a su histórico mercado, sino que también están hambrientos de ampliar sus horizontes. Y eso solo se logra adaptándose a los gustos de estos potenciales clientes que le son esquivos.

El primer síntoma se hizo visible el pasado mes de agosto de 2017, cuando la marca de la barra y el escudo anunció el fin de las Dyna y lanzó al mercado su nueva familia de Softails, con la Fat Bob como estandarte de este cambio de aire y mostrando un una clara alteración de rumbo en su diseño e imagen. Una moto mucho más moderna y con una concepción más futurista, aunque sin renunciar a sus raíces, que transmite una actitud mucho más fresca desde lo visual con cambios bastante radicales desde lo que no se ve, como la incorporación de una suspensión trasera monoshock. Pero eso no terminaba ahí, H-D tenía algo mucho más rupturista entre manos, que presentaría en un futuro no tan lejano.

En el día de ayer, la casa de Milwaukee, Wisconsin, soprendió al mundo con varios modelos que demuestran que su estrategia tiene en el horizonte salir a la conquista de mercados mucho más amplios y diversos o quizás, por qué no, que quiere mostrarle a sus propios y fieles usuarios, que los puede llevar a otros mundos, experiencias y paisajes con sus futuros productos. Que se los presentamos en orden de aparición.

Harley-Davidson Pan America

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

Lo primero que se nos vino a la cabeza fue: Acá está la Himalayan de Milwaukee, pero después nos calmamos un poco. Somos bastante jóvenes quienes llevamos adelante Motoblog, pero si les podemos asegurar que desde que tenemos uso de razón, es la primera vez que vemos a la marca Americana sacar o presentar un producto completamente nuevo, siempre se trató de actualizaciones de modelos anteriores. Por primera vez, esta aventurera -no podemos creer estar usando esta palabra- es totalmente una novedad.

La Harley-Davidson Pan America, que se espera debute en 2020, estará impulsada por un v-twin mediano de 1250 cc,  aguatero, desarrollado por la marca. Esta nueva planta motriz va a ser parte de una familia de motores que irá desde los 500 centímetros cúbicos hasta los 1.250, e impulsará a los nuevos modelos. Incluso habrá otro motor que llenará el vacío entre los 250 y los 500 cc y luego, obviamente, también habrá motos eléctricas. Así es como quiere H-D mostrar al mundo que está viva.

Para la Pan America, el diseño parece ser de esos que generan grietas en el público -de aquí nuestra idea de la Himalayan-, algúnos dirán que es horrible, otros que de tan horrible es linda y otros la amarán. Lo que no es discutible es que realmente tiene un aspecto que se destaca y que en su adn tiene mucha sangre harlista, a pesar de todos sus esfuerzos por explorar nuevos terrenos. Y eso está muy bien.

Desde la única foto que la compañía difundió, se pueden apreciar la cantidad de manijas para agarre y fijación, incluyendo una al frente de la moto, que hace también las veces de defensa parala Pan America. Otra similitud con la india de 400 cc. La moto se ve muy ancha, sobre todo para ser un V-Twin, o al menos eso se aprecia desde el protector del motor. Cubre puños, un parabrisas alto y una cola bien aventurera completan el look de esta doble propósito, además de las cubiertas con tacos.

La rueda delantera pareciera tener un diametro de 19'', que sugiere un uso más rutero, y las cubiertas son sin cámara, con los rayos apoyando sobre el borde de la llanta.

Imposible tener una idea sobre el desempeño solo desde una foto y con información mínima, pero la Pan America debería ser un producto pensado para competir con motos como la Ducati Multistrada 1260, BMW R1200GS, KTM 1290 Super Adventure y Triumph Explorer 1200. Del tipo aventurera full size.

Chasis tipo trellis, horquilla delantera invertida, parabrisas regulable, llantas de rayos y doble freno delantero con impresionantes pinzas Brembo. Nunca se nos cruzó por la cabeza estar hablando de una Harley-Davidson Adventure Touring, pero ahora que la vimos solo pensamos en ponerle las manos encima.

Pero la historia no termina acá.

Harley-Davidson Streetfighter

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

¿Están escuchando bien?

Basada sobre el mismo diseño modular de motor, que tendrá una variedad de cilindradas, la Streetfighter tendrá una versión de 975 cc del V-Twin refrigerada por agua. Quizás se trate de la máquina más ágil que la marca haya desarrollado jamás y tiene un diseño espectacular, de nuevo, sin renunciar a su linaje.

El enorme motor en v es forma parte del diseño central de la moto y del chasis, como para que nadie tenga la menor duda de que la moto viene de Milwaukee. Con un escape bastante cruiser, y con un corte sesgado al final. Parece una máquina bastante picante, con enormes discos dobles delanteros y pinzas radiales, también de Brembo, para darle poder de frenado a las cubiertas bien deportivas sobre llantas de aleación de 17''.

Interesante destacar, que la transmisión parece ser por correa, algo un tanto extraño en este tipo de motos tan deportivas, donde la mayoría lleva la potencia a la rueda trasera mediante cadena. Habrá que ver como se comporta. Lo que si llama la atención, es la ausencia de sensores de velocidad en ambas ruedas, lo que normalmente significa que la moto no tiene ni control de tracción ni sistema ABS, pero tratándose de un concept bike no le damos mayor importancia.

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

Y las novedades siguen.

Harley-Davidson Custom

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

Bueno, en algún momento las novedades iban a estar más en línea con lo que estamos acostumbrados a ver de H-D. ¿Que esperaban? ¿Una moto de trial?

La Harley-Davidson Custom, o al menos este prototipo, vendría a ser una versión moderna basada en la plataforma de la Sportster. Una cruiser totalmente distinta a lo conocido hasta ahora, impulsada por el motor de 1.250 cc refrigerado pbor agua. Quién lo hubiera imaginado.

Muchas similutudes con la nueva Fat Bob, la moto que mencionamos antes como la que comenzó a anunciar este nuevo rumbo para Harley-Davidson, sobre todo en la parte delantera con esa luz rectangular, algo que también se puede ver en la Pan America.
El chasis también tiene algo de la Livewire (ver), la eléctrica que llegará al mercado el año que viene, con un horquillón basculante y amortiguador monoshock. El resto es bien Sportster, con mucho aire a la discontinuada XR1200.

Dos enormes escapes, montados bien alto y asiento para uno solo, completan el diseño de una moto que insinúa ser bastante deportíva y rápida. Los tiempos están cambiando, y bienvenidos sean. Pueda ser que Harley no cambie nada de este concept cuando lo saque al mercado en 2020.

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

Pero hay algo más, solía decir el gran Steve Jobs, cada vez que presentaba sus nuevos productos. Y normalmente ese algo más era lo más importante del día y lo que dejaba boquiabiertos a todos los presentes y también aquellos que, atentos, lo seguían online alrededor del mundo.

Harley-Davidson comienza a mostrar su line-up de motos eléctricas

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

Para empezar, esta es una versión más cercana al modelo de producción de la Livewire, que llegará a los concesionarios a partir de la segunda mitad de 2019 y que se ubicará al tope de la familia de Harleys que no visitan los surtidores de nafta.

Pero aquí es donde la novedad comienza a tomar más fuerza. Porque ya todos sabíamos de la llegada de Livewire para el año que viene, y más o menos teníamos una idea de como se iba a ver el modelo de producción. Lo que no teníamos idea era sobre las intenciones de la compañía de explorar el mundo de los cátodos y ánodos en profundidad.

Y así fue como Harley-Davidson comenzó a mostrarle al mundo que en sus planes tiene la intención de producir:

- Motos citadinas livianas

La moto que ilustra esta nota claramente representa un poco de la historia de Harley-Davidson en flat track, y anticipa una moto que la marca de Milwaukee debería fabricar: una street tracker. Y el diseño deja entrever un reconocible sistema de propulsión eléctrico desarrollado por Alta Motors, quién ya tiene su propio concept street tracker denominado Alta Redshift ST. Quizás la marca de San Francisco ya se encontraba desarrollando este producto para que llegue a las calles vestido de negro y naranja.

Lo más saliente de este modelo es su tamaño y peso, que lo hacen una máquina muy divertida para la ciudad de menos de 140 kilos y una buena propuesta para la línea de productos de una marca que normalmente ofrece máquinas de más del doble de ese peso.

-Bicicletas de pedaleo asistido 

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

Puede parecer poco Harley esta propuesta para los tiempos que corren, pero en realidad es el retorno a las raíces más profundas de la marca, más de un siglo después, cuando a sus 21 años Bill Harley diseñó un motor para instalar en una bicicleta, antes de que la marca existiera. Todo vuelve, solo que con tecnología eléctrica y en 2020 en tiempos en los que la gente que vive y trabaja en las grandes urbes busca soluciones de movilidad cada vez más prácticas y económicas. Algo que nuestro amigo Washington, de Jules Cycles (ver) bien sabe.

- Algo un poco más picante

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

El nuevo mundo de las eléctricas permite que exista algo entre una street tracker y una bicicleta de pedaleo asistido. Tiene pedalines y un acelerador, como cualquier moto, pero su potencia es limitada, como también lo son las dimensiones y el peso.

  • ¿Un scooter?

<em>Saliendo de la zona de confort</em>: Harley Davidson patea el tablero con su <em>line-up</em> 2020

No se si podemos llamarlo así. Lo primero que se nos vino a la cabeza al ver esta imagen fue el BMW Concept Link que se presentó en el Concorso d'Eleganza Villa d'Este del año pasado, en el Lago di Como, Italia (ver) con muchísimo espacio de guardado debajo del asiento.

En fin, sobran las palabras pero algo está muy claro. H-D quiere dejar de ser -únicamente- una compañía que produce motos para un mercado que se le va achicando cada vez más, para pasar a ampliar su oferta de productos y salir a la conquista de otro tipo de público. Todo esto, saliendo de su zona de confort y subiéndose a la ola de los tiempos que vienen.

Amén.