El futuro de MV Agusta ha encontrado un nuevo rumbo gracias a una decisión judicial crucial en los últimos meses. Esta resolución permitiría a la marca italiana reestructurar su deuda, reduciendo así la pesada carga de sus pasivos financieros y liberando una mayor porción de su cashflow para continuar la producción.

Las noticias vienen de Varese, Italia, donde un tribunal local ha aprobado el nuevo plan de negocio de MV Agusta y permitió al fabricante de motocicletas reestructurar sus deudas con acreedores y proveedores.

Esta es una noticia positiva para MV Agusta, y pone en marcha una serie de posibilidades para la marca italiana. Concretamente el cierre de su acuerdo de inversión con Black Ocean, una firma de capital privado anglo-rusa.

No está claro qué tan grande o qué porcentaje de la compañía representará la inversión de Black Ocean, aunque algunas fuentes cuentan que el acuerdo dependía de un fallo favorable en la corte de Varesini.

Potencialmente, Black Ocean podría hacerse cargo de la posición que hoy es sostenida por Mercedes-AMG, con esa sociedad de marcas claramente no funcionando para el fabricante de automóviles alemán y la marca italiana de motocicletas.

Con el objetivo de producir sólo 9.000 motocicletas al año, con una plantilla de modelo reducida, MV Agusta espera que su nuevo y enfocado plan de negocios pueda traer la estabilidad de la marca y la esperada rentabilidad.

Se espera ver un nuevo modelo de MV Agusta para finales de este año, en la próxima edición de EICMA, y dos nuevos lanzamientos en 2018. Pero lo más importante es que que esta noticia debería significar que la marca pueda comenzar a construir y brindar apoyo con las piezas que empujan sus ventas de motocicletas.

Fuente: MV Agusta

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com