Luego del acuerdo firmado recientemente para aumentar la producción de automóviles, el Gobierno busca ahora avanzar en un acuerdo con el sector dedicado a la producción de motos, para impulsar la creación de nuevos puestos de trabajo y mejorar el abastecimiento del mercado interno y la exportación.
Así lo adelantó hace pocas horas el ministro de la Producción, Francisco Cabrera luego del acuerdo firmado hace 2 días en Casa de Gobierno entre el Gobierno y el sector automotriz, en el que busca generar 30 mil nuevos puestos de trabajo y producir 1 millón de unidades.

"Venimos trabajando y esperamos que para antes de fin de mes podamos estar firmando el acuerdo", explicó una fuente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam). "Nos pusimos de acuerdo en uno de los puntos principales, que era la forma de diferenciar lo local de lo importado, y ahora sólo estamos a la espera de la redacción final", agregó.

Walter Steiner, presidente de Zanella, explicó que el punto principal al que hicieron referencia en la Cafam tiene que ver con el arancel importador.

Con motivo de la presentación del modelo Zanella Ceccato, el titular de la marca dijo que el acuerdo que se trabajó "es similar al automotriz, buscando incentivar la industria nacional y para eso se logró marcar la diferencia entre lo local y lo importado vía arancel. Para las motos importadas se impondrá el arancel de 35% mientras que para las autopartes un impuesto de 20%".

En la actualidad el corte del impuesto está dado por la cilindrada. Todo lo que supere los 250 cc paga 35% de arancel. "Esto significa que las marcas más importantes, como Harley Davidson, BMW, Ducati, no deberían tener un impacto en el precio porque ya hoy lo están pagando. Y, por otro lado, liberas a los ensambladores locales sin importar la cilindrada", explicó el presidente de otra marca de motovehículos que prefirió el anonimato.

En este caso, se habla de diferenciar importadores de ensambladores, porque gran parte de los fabricantes argentinos son empresas que utilizan el sistema Completely Knock Down (CKD), que es un sistema por el que se consolidan en un almacén todas las partes de las motos y se ensamblan.

Según explicaron fuentes del sector casi la totalidad de las motos que se vende son de fabricación y ensamble local. "Alrededor del 90%" explicaron desde la Cafam.

Tomando en cuenta los datos de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (Acara) en su división motos, en febrero pasado se patentaron 42.207 unidades, de las que alrededor de 38.000 son de producción local.

 

Fuente: El Cronista

Imagen: Suzuki Motos

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com