Texto y fotos de Gustavo Feder
Editor de Autos y Clubes

Las Temporadas Internacionales volvieron a Palermo. El arte lo hizo posible a través de las obras de los artistas nucleados en FUEL-ART, quienes retrataron las míticas competencias que se realizaron en el Parque Tres de Febrero entre 1947 y 1951.

Hacía falta. Todos lo necesitábamos. Extrañábamos el irresistible combo de autos, arte, olor a nafta, pastito y sol. Esos condimentos se sumaron el fin de semana pasado en la muestra “De Autos y Héroes”, en el Paseo Fangio.

La propuesta estaba prevista originalmente para marzo, pero la pandemia forzó su cancelación y reprogramación. En septiembre se hizo una edición virtual y, finalmente, las nuevas condiciones sanitarias permitieron su realización de manera presencial.

Y aunque pueda sonar contradictorio, la propia pandemia jugó a favor de la muestra porque al realizarse al aire libre, y no en el sector cerrado del box (como estaba prevista originalmente), se la pudo disfrutar más plenamente. Además, los autos exhibidos resultaron un imán irresistible para el público que casualmente paseaba o ejercitaba por los alrededores del Lago de Regatas y que se aproximó con curiosidad y sorpresa para saber de qué se trataba.

Este cronista pasó por el parque en la tarde del sábado y allí tuve el agrado de re-encontrarme con muchos amigos y saludarlos a puro golpeteo de puños, la nueva modalidad que impuso el Covid-19.

Arte y autos al sol

La organización dispuso la ubicación de los autos sobre el césped y en su rededor, a modo de medialuna, se situaron los stands de los artistas. En la recorrida pudimos disfrutar de las obras de los Varela (Ángel y Rafael), Hernán Delannoy, Miguel Paolantonio, Daniel Sonzini, Claudia Rizzoli, Jorge García, Mario Tagliavini y José Luis Zaccaría, entre otros. Las técnicas y recreaciones variaban según la visión de cada expositor. Algunos optaron por retratar escenas de vértigo en plena competencia, otros se inspiraron con los boxes y también hubo quienes se animaron con retratos de pilotos a bordo de sus máquinas como Juan Manuel Fangio, Oscar Gálvez o el malogrado Jean Pierre Wimille.

De las gemas históricas destacamos el Torino Nº2 de la Misión Argentina de 1969, el Alfa Romeo 308 de Oscar Gálvez, la Maserati 250F de Juan Manuel Fangio, el “Cuadrado” de Peduzzi, y el Falcon Fastback de los hermanos Emiliozzi. Todos impecablemente restaurados y muy bien presentados con espacio para recorrerlos desde todos los ángulos.

Encuentro emotivo

Un momento muy emotivo se vivió cuando Jorge Cupeiro se acercó al Torino Nº2 con el que corrió en la competencia de Alemania y se sentó en su habitáculo por primera vez desde esa mítica carrera. El piloto estuvo acompañado por el periodista Raúl Barceló y el propietario del auto, Mario Suárez.

Y si hablamos del Torino y de Nürburgring, debemos mencionar la presentación del libro “Cuando los tres Torino volvieron a Alta Gracia” de Martín Glas, que retrata la celebración realizada en agosto de 2019 en esa ciudad cordobesa.

Otro referente del producto de IKA que se dio una vuelta es Héctor Argiró, más conocido por sus andanzas por el mundo a bordo de “Balboa”, un Torino 380 de 1969. Tuve la suerte de conocerlo allí y charlar un rato. Me contó que las circunstancias sanitarias lo obligaron a regresar temporalmente a la Argentina desde Canadá, donde quedó a buen resguardo su fiel compañero.

“De Autos y Héroes” fue organizada por la asociación civil sin fines de lucro “Amigos del Paseo Fangio”. Con esta propuesta, las Temporadas Internacionales volvieron a Palermo. ¡Y cuánto lo disfrutamos!

G.F.

***

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
Retrato de Oscar Gálvez a bordo del Alfa Romeo 308.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
Jorge Cupeiro (izquierda) y un emotivo reencuentro con el Torino Nº2 de Nürburgring.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
A fondo por Palermo. Retrato de Daniel Sonzini.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
Los boxes de Palermo retratados por Hernán Delannoy.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
Gálvez en el Alfa, según el arte de Miguel Paolantonio.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
El Alfa 308 de Oscar Gálvez.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
La Maserati 250F de Juan Manuel Fangio. Atrás asoma el Torino Nº2.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
El “Cuadrado” de Peduzzi.

Las Temporadas Internacionales volvieron a los bosques de Palermo
El Falcon Fastback de los Emiliozzi.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com