Texto de Carlos Cristófalo

Ford confirmó hoy una inversión de 580 millones de dólares en su planta de Pacheco, para fabricar la nueva generación de la pick-up Ranger en la Argentina. Todos los detalles de ese anuncio ya se publicaron acá.

Sin embargo, en la presentación oficial, realizada ante el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos, fue inevitable notar una ausencia importante: Volkswagen.

En enero de 2019, Ford y VW anunciaron una alianza global: el Proyecto Cyclone, un acuerdo para intercambiar tecnologías y compartir desarrollos en las áreas de vehículos eléctricos, tecnologías autónomas y vehículos comerciales (leer sección especial).

Se esperaba que la Argentina tuviera un rol protagónico en esta alianza. Desde que se puso fin a Autolatina -la fusión regional entre Ford y VW, durante los años '80 y '90-, las dos marcas se dividieron los terrenos de Pacheco y conviven como vecinos. En esa localidad de Tigre se producen la segunda y tercera pick-ups más vendidas de la Argentina: Ford Ranger y VW Amarok.

Cuando se anunció el Proyecto Cyclone, la orden que bajó desde las casas matrices de las dos compañías fue clara. VW compartiría su plataforma de vehículos eléctricos para que fueran usadas por Ford. Y los del Óvalo se encargarían del desarrollo y producción de una nueva generación de vehículos comerciales livianos: VW podría usar esas plataformas de pick-ups y vans, para encargarle a Ford la fabricación de versiones adaptadas a su gama de productos.

En marzo de 2019, los dos aliados dieron un paso más allá en el acuerdo. Se confirmó que la próxima generación de las Ranger y Amarok será desarrollada y fabricada por Ford, que a su vez se encargará de producir un diseño adaptado a la estética de VW. La próxima Amarok será un clon de la próxima Ranger: como la Alaskan con base Frontier, que Nissan fabrica para Renault en Córdoba.

A partir de ese anuncio global, la situación en la Argentina se volvió incómoda. Los directivos de Ford hablaban sin problemas con todo el mundo sobre el Proyecto Cyclone. El plan oficial era que la planta del Óvalo se encargara de fabricar las futuras Ranger y Amarok. De ese lado de Pacheco estaban exultantes. En cambio, del otro lado del alambrado olímpico que separa a los dos terrenos, los directivos de VW se negaban a hablar de manera abierta sobre los avances y alcances del proyecto.

La incomodidad de VW Argentina para responder preguntas sobre la posibilidad de que sus vecinos de Ford se llevaran la producción de la nueva Amarok era notoria. Hasta que, en abril de 2020, VW Argentina pegó el portazo. Los proveedores de las dos empresas confirmaron que VW se retiraba de la etapa argentina del Proyecto Cyclone, a pesar de que el acuerdo con Ford seguía su marcha en el resto del mundo.

VW Argentina nunca brindó una explicación oficial para haber tomado esta medida. Desde Ford, se limitaban a aclarar: “Fue una decisión de VW, pregúntenles a ellos”.

Hubo versiones de todo tipo. En primer lugar, había una cuestión estratégica: si Ford se hubiera llevado la producción de la nueva Amarok a su fábrica, VW se hubiese quedado con sólo un modelo en su línea de Pacheco: la nueva Taos, que se lanzará a la venta a mediados de 2021 (leer más). Es difícil sostener toda la estructura de una gran fábrica con un solo producto.

Pablo Di Si, el ejecutivo argentino que comanda VW Sudamérica, lleva batallando largo tiempo para radicar el Proyecto Tarok en nuestro país. La Tarok es una pick-up compacta que comparte plataforma y motorizaciones con la Taos. Sería el complemento perfecto de la SUV. Sin embargo, la pandemia postergó varios proyectos globales del Grupo VW para más adelante. En abril pasado, al mismo tiempo que entraba en crisis el Proyecto Cyclone a nivel local, el Proyecto Tarok fue enviado al freezer.

También hubo versiones de motivos más sentimentales. VW Argentina fue la primera fábrica en producir la Amarok para todo el mundo. Se lanzó en 2010 y es el gran orgullo de la terminal local de la marca alemana: se exportó durante algunos años a Europa, logró superar en ventas a la Ranger y en el segmento de las versiones más urbanas le roba muchos clientes a la best-seller Toyota Hilux. Ver a los vecinos de Ford llevarse el proyecto más querido del otro lado del alambrado fue una imagen que muchos en VW se resistieron a tolerar.

Cualquiera haya sido el motivo, el portazo que pegó VW Argentina al retirarse de la etapa local del Proyecto Cyclone dejó a Ford en una situación muy incómoda. De un día para el otro, los del Óvalo perdieron a su principal cliente. No es lo mismo fabricar 100 mil pick-ups al año que replantear todos los cálculos para poco más de 50 mil. El plan para producir la nueva Ranger tambaleó. Surgió una gran incógnita sobre el futuro de la histórica planta del Óvalo.

Sin embargo, se volvieron a presupuestar todos los costos. Se hicieron cambios y ajustes para que resultara viable. Y, finalmente, llegó la “luz verde” desde Detroit: se aprobó la inversión que se anunció hoy en la Quinta de Olivos. Son 580 millones de dólares que permitirán modernizar la fábrica y adaptarla para la plataforma de la nueva Ranger.

De esta manera, Ford Argentina cruzó el desierto de la crisis en soledad. Pero por fin logró su objetivo: se aseguró la producción de la nueva Ranger para abastecer a toda América Latina y así garantizó el futuro de la histórica fábrica de Pacheco. Hoy todos celebran de ese lado del alambrado olímpico.

¿Y qué hará VW? La marca alemana sigue sin querer hablar del Proyecto Cyclone. Cada vez que se consulta acerca del futuro de la ya veterana Amarok, responden: “Tenemos Amarok para rato y las ventas acompañan”.

¿Pero por cuánto tiempo? La nueva generación de la Amarok la producirá Ford en su planta de Sudáfrica. Desde allí se abastecerá a Europa, África y Medio Oriente. La vieja Amarok sólo seguirá fabricándose en Argentina. La nueva pick-up de VW pudo haberse producido en nuestro país, pero VW no quiso.

¿La nueva Amarok, con base Ford, podría venir a la Argentina importada desde Sudáfrica? Desde VW Argentina ya dijeron que no: “Pagaría el 35% de aranceles aduaneros, no sería competitiva. Nuestro plan es seguir ofreciendo la actual Amarok nacional. Tenemos Amarok para rato en Pacheco”, insisten.

Sin embargo, el panorama real sobre el futuro de la actual Amarok es incierto. VW Argentina está empeñada en seguir produciéndola, a pesar de ser un producto con diez años a cuestas. Su plataforma está quedando anticuada y no permite incorporar tecnologías modernas. Por ejemplo, en su diseño nunca se contempló la posibilidad de instalar airbags de cortina. Por eso, sale de fábrica con sólo cuatro bolsas de aire de serie, mientras la competencia ya ofrece hasta siete, incluso en las versiones más básicas de Cabina Simple.

¿Y qué ocurrirá con los proveedores, cuando comience a fabricarse la nueva Amarok en Sudáfrica? Cerca del 60% de las piezas de la Amarok nacional son importadas. Y, para los proveedores, no es lo mismo abastecer a una pick-up global que a un modelo veterano, que sólo se seguirá vendiendo en el Mercosur. La escala de costos no es la misma. ¿Qué pasará, por ejemplo, con los motores y transmisiones de la actual Amarok, que también son importados?

Y por último, ¿podría haber una vuelta atrás?

Es decir, ¿VW podría en algún momento cambiar de opinión, pedir disculpas y finalmente pedirle a Ford que fabrique la nueva Amarok junto a su gemela Ranger del otro lado del alambrado Pacheco?

En Ford Argentina tienen la respuesta lista: “Ellos ya saben nuestro número. Que nos llamen”.

C.C.

***

Ford anunciará mañana una inversión en Argentina: se viene la nueva Ranger
El anuncio de inversión de Ford en Argentina. Toda la info acá.

Proyecto Cyclone: Ford y VW anunciaron que Sudáfrica será el único país que fabricará la nueva Amarok II
Primer render oficial de la Amarok II, que Ford fabricará en Sudáfrica sobre base Ranger, a pedido de Volkswagen. Toda la info acá.

Adiós al Proyecto Cyclone en Argentina: ganadores y perdedores de la pelea entre Ford y VW
Proyecto Cyclone. La historia completa de la fallida alianza de Ford y VW en Argentina. Toda la info acá.