Escribe Carlos Alfredo Pereyra
Diseñador industrial y editor de Pesadoblog

En el mismo día de su cumpleaños 83 murió en Sydney, Australia el diseñador y artista conceptual norteamericano Ron Cobb, recordado por ser el padre del DeLorean, máquina del tiempo de la película Volver al Futuro. Este fue sólo uno de sus icónicos diseños y el más fácil de reconocer, pero no el único en inaugurar una época o tendencia en cine, de los años setenta a los noventa principalmente.

Se suma a otra pérdida del mundo del cine de ciencia ficción como lo fue su contemporáneo Syd Mead, que partió hace nueve meses; y a quien recordamos en esta nota.

Su primer trabajo en el cine fue a los 18 años, como dibujante intercalador del último largometraje animado (coloreado a mano) de los Estudios Disney para “La bella durmiente” en 1959. Finalizado este laborioso proceso fue despedido, puesto que las tecnologías comenzaban a cambiar. Hizo otros trabajos, y más tarde fue enviado a la Guerra de Vietnam, donde utilizó su talento de ilustrador para dibujar sistemas de señales.

A su regreso se dedicó a la historieta de tinte político y crítico en periódicos norteamericanos, y si bien era muy talentoso, no conseguía despegar; así que se volcó al cine, donde paulatinamente fue encontrando su lugar. Fue durante la década de los setenta cuando su arte despegó a la fama, pues participó directamente en el diseño de criaturas de Star Wars, concretamente en aquellas que aparecieron en la legendaria cantina de Episodio IV.

Ya en los ochenta, Ron Cobb fue responsable de diseñar algunas armas y escenarios de Conan el Bárbaro. No debemos olvidar, además, su paso por la primera entrega de Alien (El octavo pasajero) de Ridley Scott, en la que se encargo de crear la espectacular nave U.S.C.S.S. Nostromo, y además el complejo colonial de la segunda película, Aliens, dirigida por James Cameron.

Su obra más representativa por los millones de personas que la conocen es el DeLorean Time Machine, el legendario vehículo de Volver al Futuro. El diseño de Ron Cobb con ese recorrido de cablecanal, conectores, objetos caseros, y un cierto desorden simétrico es un increíble sello de autor a un vehículo icónico. Es una interpretación objetual de la mente del Dr. Brown, a quien interpreta tan bien Cristopher Lloyd.

Su diseño nos resulta increíblemente realista y sus propuestas se caracterizaron siempre por esa verosimilitud y look funcional en las películas de ciencia ficción. Diseños para ponerse en práctica con presupuestos altos sin duda, que tuvo su extraordinario período de gracia durante los setenta y ochenta, gracias a que, sea a través de maquetas muy realistas, o escenografías y máquinas en full size hubo que construir todo, y hacerlo funcionar, o al menos simular que lo hacía. Así vemos sets para películas como Alien donde la nave es un carguero de dimensiones colosales, y los mazos de cables, ductos, rejillas, ventilaciones, señalética, monitores de rayos catódicos, y otros ingenios tecnológicos permitían a los actores interpretar muy bien sus roles, ya que los lugares son increíblemente vívidos con desgaste, malfunción y rastros de maltrato incluso; nada de pantalla verde y mirar a cruces para digitalizar. Estas escenografías se creaban y construían con cuarta pared, por lo que la inmersión del equipo cinematográfico y los actores ha sido total.

Otro de los set recordados de Cobb ha sido el complejo sumergible de altas profundidades de The Abiss, de Jim Cameron, además de ese super traje de profundidades que usa Ed Harris, donde respira oxígeno directamente de un líquido, volviendo al ciclo de un feto. Lo mismo, realismo y sensación de que estas ahí.

Podríamos seguir enumerando objetos y trabajos de Cobb, pero nos vamos a quedar con un listado de las películas en las que participó: Dark Star, Star Wars, Alien, Los cazadores del Arca Perdida, Conan el Bárbaro, El último guerrero espacial, Volver al Futuro, Aliens, El abismo, Leviathan, Robot Jox, Total Recall, Mentiras, verdaderas, Space Truckers, Titan A.E., El sexto día, Firefly... Impresionante lista.

Agradezco mucho haber nacido en un momento justo como para haber disfrutado a estos talentos artísticos, viendo sus films en el cine, viendo comics o libros con su arte, e incluso habiendo incursionado en el séptimo arte, sin dudas gracias a su influencia.

Una mente prolífica con una creatividad inagotable. Su legado quedará en sus obras, películas y colaboraciones. ¡Buen viaje, Ron!

C.A.P.

***

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
Ron Cobb Design: puente de mando de la Nostromo, Alien.

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
Ron Cobb Design: nave de descenso de Aliens.

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
Ron Cobb Design: interiores de naves espaciales.

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
Ron Cobb Design: el tanque blindado de Aliens.

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
Primeros bocetos de Ron Cobb para el DeLorean Time Machine de Volver al Futuro.

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
El auto más famoso de la historia del cine.

Adiós a Ron Cobb: falleció el diseñador del auto de
Septiembre de 2011: cuando el DeLorean aterrizó en Buenos Aires (para una publicidad de Garbarino). Leer nota.

***

VIDEO: Vehículo APC de Aliens - James Cameron

***

VIDEO: DeLorean Time Machine - Back to the future