El mes pasado, Autoblog advirtió sobre el regreso de un clásico de las crisis económicas argentinas: los sobreprecios y remarcaciones por fuera de las listas oficiales, una modalidad que los concesionarios muchas veces aplican con el permiso tácito de las automotrices.

El fenómeno se produce por la falta de stock en algunos modelos, como producto de las restricciones a las importaciones que el Gobierno aplicó en junio pasado. Autoblog elaboró una guía para denunciar y una propuesta sobre cómo actuar ante los sobreprecios (leer nota).

Este fenómeno viene acompañado por una paradoja. Hoy en día, una de las pocas maneras de acceder a un auto pagando el precio de lista es a través de los siempre polémicos, varias veces denunciados -y muchas veces judicializados- planes de ahorro.

Esta modalidad de venta de autos en cuotas obliga a las automotrices a respetar el precio de lista oficial. De hecho, la lista que todos los meses las automotrices declaran ante la Inspección General de Justicia -ente regulador de los planes de ahorro- se convirtió en uno de los pocos lugares donde las marcas declaran hoy su valor oficial: la gran mayoría eliminó los precios de sus páginas webs (otro guiño para dar vía libre a los sobreprecios en los concesionarios).

En los últimos días, en las redes sociales, muchos vendedores salieron a promocionar las suscripciones de planes de ahorro con el tentativo cartel de “comprá tu 0km al precio de lista”. Los canales más utilizados son Facebook, Instagram y WhatsApp. Las redes sociales de Mark Zuckerberg son las más utilizadas por los vendedores para atrapar incautos, porque los avisos engañosos son más difíciles de denunciar y dar de baja.

Sin embargo, los planes de ahorro esconden una trampa. Se compra a precio de lista, pero ese valor oficial no es fijo. El monto de las cuotas tampoco es fijo y se actualiza con cada modificación de las listas de precios. Ese precio varía, básicamente, en función de dos variables: la inflación y la cotización del dólar oficial.

Con la cotización oficial anestesiada por el Gobierno desde hace meses y con sobreprecios en las ventas al contado, los planes de ahorro pueden parecer atractivos para algunos clientes. Pero con planes de entre 80 y 120 cuotas mensuales, la apuesta por los planes de ahorro sigue siendo arriesgada: una suba en el dólar oficial o una aceleración en la inflación puede volver impagables las cuotas para muchos ahorristas. Ya ocurrió en el pasado. Y nada indica que no pueda volver a pasar.

Por este motivo, Autoblog no recomienda la compra de autos por planes de ahorro.

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com