Texto de Jacinto Campos

Desde la Cuenca del Salado (Buenos Aires) - La última vez que me había visitado la troupe de Autoblog fue en febrero pasado. Me prestaron un ratito la Ford F-150 Raptor (acá mi opinión). Se comieron todo lo que encontraron, derraparon por el campo, saltaron en todas las lomadas, me dejaron los caminos llenos de pozos y nunca más supe de ellos.

Ah, para variar, también se llevaron la chata llena de leña.

Juré que la próxima vez que anduvieran por la zona los iba a escarmentar con algo que no hicieron nunca en su vida: ponerlos a laburar.

La oportunidad surgió cuando C.C. me dijo que le habían prestado por enésima vez la nueva VW Amarok V6 con el motor de 258 caballos. Acá tengo algunos vecinos ansiosos, que ya se la compraron y me hicieron bullying durante los meses de cuarentena más cerrada: siempre soy yo el que les muestra y anda en las chatas más nuevas (eso sí es mérito de la troupe devoradora de asados de Autoblog).

Así fue que, por fin, pude poner mis manos encima de la nueva V6. Lo hice respetando el estricto Protocolo Covid-19 de Autoblog (leer acá).

Acá quiero abrir un paréntesis: ¿por qué será que todos los “protocolos” son “estrictos”? ¿Será por el mismo motivo que todos los “proctólogos” son “rectos”? Lo debatimos a la hora de la picada.

C.C. me trajo la Amarok V6 porque esta unidad de prensa ya tenía colocado el gancho de remolque. Es un accesorio, que hay que pagar aparte.

Es inaudito tener que destacar esto, pero -salvo algunas full-size- ya no quedan chatas que vengan con gancho de remolque de serie. La Toyota Hilux, por ejemplo, ni siquiera tienen gancho de rescate atrás. Es decir que, si te caés en una zanja, no te saca ni Magoya.

Ni hablar de los neumáticos pensados para andar por el campo, sobre eso ya los aburrí con esta nota.

¿En qué momento las pick-ups dejaron de ser vehículos de trabajo? ¿En qué momento los fabricantes dejaron de entregar las pick-ups en condiciones de ser puestas a laburar? Ahora hay que cambiar neumáticos, instalar ganchos y protectores de caja. Eso sí: la pantallita de colores nunca falta.

Pero bueno, los que quieran ver cómo anda la nueva Amarok V6 258cv ya pueden leer las críticas de la Black Style (ver acá) y Comfortline (ver acá). Yo voy a contar cómo se comportó la Highline, tirando como yunta de bueyes.

***

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”
En Autoblog ya probamos la Amarok V6 258cv Black Style (leer crítica).

Crítica: VW Amarok V6 258cv Comfortline 4Motion
Y la Amarok V6 258cv Comfortline (leer crítica).

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”
Ahora probamos la versión Highline en la Cuenca del Salado.

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”
Es un V6 3.0 turbodiesel. Ahora tiene 258 cv (antes, 224) y con Overboost pasó a 272 cv (antes, 244). El torque subió a 580 Nm (antes, 550).

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”
Esta versión Highline cuesta 4.008.089 pesos.

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”
Y la unidad de flota de prensa viene con el gancho de remolque ya instalado. Es un accesorio que se paga aparte. Todos en silencio: comienza la Cátedra de Remolques de Don Jacinto Campos.

***

EL GANCHO

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Es un gancho desmontable, como corresponde por Ley (para que no sobresalga del paragolpes), por buenas costumbres (para no dañar a otros vehículos estacionados) y por lógica nacional (para evitar afanos). La estructura está bien anclada al chasis y el extremo desmontable se guarda atrás del respaldo del asiento trasero: ahí viaja seguro y no hace bochinche".

***

EL ENCASTRE

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Tuvimos que ponerle un poco de grasa al macho porque entra muy justo en el bujero de la hembra. Dejen los chistes para la hora del vermú. También tuve que rebajarle con la amoladora la punta del perno de fijación, que no pasaba de un lado al otro. Por suerte, el galpón del campo siempre tiene herramientas y soluciones. Es porque Rappi no llega hasta acá. También tuve que usar mi herramienta de precisión favorita: la maza de cinco kilos, para que terminara de calzar. El encastre es perfecto y sin huelgos".

***

MI GANCHO

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Acá hago un paréntesis para mostrar el gancho personalizado que encargué para mi Chevrolet S10. Me lo armó con maestría Javier Ledesma, el último gran herrero de maquinaria agrícola de la Cuenca del Salado. Es un enganche reforzado, que tiene la barra horizontal común, que va paralela y por detrás del paragolpe trasero, con dos vectores, desde el enganche hasta las puntas del chasis. Lo ingenioso es el diseño que no necesita poner y sacar encastres: son dos hojales (uno arriba del otro) escondidos bajo el paragolpes trasero. No asoma nada para afuera, así que nadie se puede quejar ni hacerte una multa. El truco consiste en agujerear el escalón del paragolpes para ponerle la traba desde arriba. Nadie te puede robar nada, está todo soldado bien firme (si está firme, no hay riesgo de romper el escalón) y los muy mala leche sólo se pueden llevar el perno, que es un fierro muy fácil de reemplazar".

***

LA CÁMARA

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Volvamos a la Amarok. La cámara de retroceso está bien orientada. Muestra justo la punta del gancho, para facilitar la maniobra de acercamiento al remolque. Ya no hace falta que haya otro abajo gritando: "Viene, viene, viene... buéeeeenoooó! Te pasaste otra vez, chambón"".

***

LAS MANIOBRAS

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"¿Alguna vez maniobraron marcha atrás con un remolque enganchado? No es fácil y más de uno terminó en el loquero. Y es porque el espejo, la cámara y hasta tu propio instinto te juegan en contra. El bolonqui se te arma por seguir agarrando el volante como siempre. El secreto es agarrarlo como no corresponde. Por eso, acá les regalo un viejo truco de la Cuenca del Salado: poné una mano en la parte de abajo del volante (como taxista dominguero). Meté la reversa. Si movés la mano a la izquierda, la cola del trailer irá a la izquierda. Ya se pueden imaginar lo que ocurrirá si mueven la mano hacia la derecha. ¿Viste que no era tan difícil?"

***

LA AMAROK SIN CARGA

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Me encantó cómo empuja el V6. Tiene un pique tremendo y tiene poco que enviadiarle a la F-150 Raptor. Bueno, sí: no tiene la facha ni las ruedotas ni hace el ruido de la Ford, pero en el cuarto de milla me gustaría ver quién se queda con la sortija. La Amarok siempre fue una chata muy cómoda y ahora tiene torque para hacer dulce. Por la zona hay varios vecinos que la tienen, pero todos le dan el mismo uso: ruta para ir y venir de Buenos Aires o para irse de vacaciones en familia. También la usan en ocasiones especiales: casorios, bautizos y salir a pasear con la patrona. Para laburar, duro y parejo, en el campo la cosa es así, por orden de preferencia: Hilux, Ranger, S10 y recién después Amarok".

***

LA AMAROK CON CARGA

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"La primera marcha es bien corta y tiene fuerza, pero se nota que le falta la caja reductora. Cuando venís remolcando mucho peso y querés ir un poco más rápido, pasa a segunda y después a tercera, pero enseguida vuelve a bajar a segunda, porque se queda sin fuerza. No es un problema del motor, que es fenomenal: es un tema de relaciones de caja. Una pick-up con mucha menos potencia, pero con reductora, no dudaría tanto como hace la caja automática de esta Amarok V6".

***

LA AMAROK EN BARRO

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Acá pasa algo parecido. Motor y chasis, fenomenales. Pero la caja otra vez se queda corta de relaciones cuando la apurás en barro pesado. También complica el control de estabilidad. Las ayudas electrónicas son muy buenas y más de una vez me salvaron en la ruta, pero en el barro hay que desconectar todo por completo. Si no, te enterrás hasta el cogote. La Amarok no lo permite y está todo el tiempo intentando cortarte la inercia. Es realmente molesto escuchar cómo muerden las pinzas de freno del ESP, que siempre queda interfiriendo. Te frena cuando vos lo único que querés hacer es acelerar a fondo, derrapar y no enterrarte".

***

CONCLUSIÓN

Opinión: “Hablemos de pick-ups y ganchos de remolque”

"Me encantó el motor. Es una hermosura cómo empuja. Y también me gustó el confort: realmente es una chata comodísima para andar todo el día manejando. Pero, al menos a esta versión V6 Automática, no la usaría para trabajo pesado. Le falta una opción con caja manual, reductora y ruedas para off-road. Es un motorazo, pero en un conjunto que no acompaña para trabajar. Es como usar la maza de cinco kilos para matar el mosquito que el otro día zumbaba en la oreja de C.C. Es broma, pero lo logré: por fin vi laburando al tipo del blogcito. Un saludo para todos los seguidores de Autoblog, un ladrido amistoso de Trotsky y no olviden que en el campo argentino queremos sacar a este hermoso país adelante. Sólo necesitamos que los políticos de turno nos dejen trabajar tranquilos y que los fabricantes de pick-ups nos escuchen: queremos las herramientas apropiadas, con gancho de remolque, reductora y buenos neumáticos para el barro. ¡Hasta la próxima!".

J.C.

***