En el Gobierno argentino, ningún vocero quiere que se hable de trabas aduaneras ni de cupos a la importación. Sin embargo, ayer los funcionarios del Ministerio de Producción llegaron al primer acuerdo con un grupo de automotrices para... fijar un cupo de importación que permita destrabar los vehículos varados en la Aduana.

Los doce fabricantes de autos agrupados en Adefa (ver lista de marcas) anunciaron anoche que alcanzaron un acuerdo con el Gobierno argentino para liberar las importaciones de autos, que se encuentran bloqueadas desde hace tres meses.

El acuerdo consiste en un permiso para importar 96 mil vehículos de acá a fin de año, pero sólo de las marcas que tienen fábricas radicadas en el país.

A cambio, en este compromiso -que contó con la participación de las terminales automotrices, pero también de sindicatos y autopartistas- los integrantes de Adefa se comprometieron a aumentar la producción de vehículos prevista para el 2020.

El plan original era terminar el año con 230 mil unidades fabricadas, pero ahora se elevará hasta llegar a 250 mil vehículos. De esas 20 mil extra, unas 15 mil se destinarán a mercados de exportación, para compensar las importaciones.

El compromiso fue firmado por Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina, flamante titular de Adefa y el ejecutivo de la industria automotriz con mejor llegada al gobierno de Alberto Fernández.

En este acuerdo sólo participaron las marcas representadas por Adefa. Por lo tanto, no incluye a los importadores de autos sin fábricas en el país. Son aquellos que están agrupados en Cidoa y que se encuentran negociando por estas horas sus propios cupos de importación.

Adefa no informó de qué manera se repartirán sus doce socios el cupo de 96 mil vehículos para importar. Tampoco se detalló cómo se distribuirá el compromiso de aumentar la producción en 20 mil unidades por encima de lo planeado para este año.

***

Comunicado de prensa de Adefa Compromiso para la reactivación de la producción, el mercado interno y la exportación

En el diálogo permanente que llevamos adelante con el Gobierno, los gremios y la cadena de valor en su conjunto, y teniendo en cuenta el contexto que atraviesa el sector en general, se establecieron las bases de la actividad industrial y comercial hasta fin de año con el objetivo de brindar la previsibilidad necesaria para impulsar la recuperación de los volúmenes de producción y ventas.

En este marco, las terminales automotrices se comprometieron a aumentar su volumen de producción en 20.000 unidades, de las cuales 15.000 se destinarán a la exportación para alcanzar de esa manera una producción anual mínima de 250.000 unidades y asegurándose las necesidades de aprovisionamiento tanto de partes como de unidades terminadas.

En base a estas proyecciones el gobierno y la cadena de valor coincidieron que están dadas las condiciones para asegurar el abastecimiento de la unidades importadas necesarias para complementar la oferta local, estimadas en alrededor de 96.000 unidades en lo que resta del año, considerando un mercado interno de 290.000 unidades. Continuaremos monitoreando con el gobierno y la cadena de valor el nivel de la demanda de manera de poder tomar las medidas pertinentes que nos permitan ajustar estos niveles a la demanda futura.

Con este mecanismo, el sector estima que la balanza comercial de vehículos para el 2020 cerrará con un superávit de USD 1.776 millones; y se continúa el trabajo conjunto para mejorar la competitividad y lograr una mayor integración a lo largo de toda la cadena de la industria.

“El sector se encuentra trabajando para recuperar el nivel de actividad previo a la Pandemia y sin dudas es un esfuerzo que requiere de previsibilidad para poder planificar. En este marco y en función del diálogo establecimos, en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Productivo y los gremios, un camino hacia dónde ir. Asumimos un compromiso que respalda nuestros planes de aumentar la producción y exportación sin descuidar la provisión del mercado interno. Estas son las bases para poder seguir trabajando en el crecimiento de toda la cadena de valor y posicionar a la Argentina como una de las grandes bases regionales de la industria automotriz en Lationoamérica”, señaló Daniel Herrero, presidente de ADEFA.