El presidente Alberto Fernández anunciará en los próximos días un “plan de 60 medidas para reactivar” la economía argentina. Se trata de un paquete de incentivos para el consumo y la obra pública, que serán financiados con fondos del Estado.

Entre ellos, se encuentra en estudio un programa para reactivar la venta de autos cero kilómetro, cuyos patentamientos se vienen derrumbando este año un 39%, con respecto al 2019. Las fuentes allegadas a este proyecto que consultó Autoblog ya le pusieron nombre a los primeros bocetos de ese paquete: hablan de un “Plan ProCreAuto 2020”.

En junio de 2014, la entonces presidenta Cristina Kirchner presentó el Programa de Crédito para Autos, destinado a reactivar a la industria automotriz argentina. Se lo conoció por la sigla Pro.Cre.Auto.

Fue una línea de préstamos del Banco Nación, que ofrecía comprar autos en 60 cuotas y con una tasa del 17%. La única condición era que el dinero se utilizara para comprar autos de fabricación nacional. Ante la demanda de los consumidores, otros bancos estatales (como Provincia y Ciudad) también se sumaron con créditos blandos de características similares.

Ese mismo espíritu tiene el proyecto “ProCreAuto 2020”, que podría llegar a tener otro nombre, aunque también hay quienes apuestan a la nostalgia. Semanas atrás, el Jefe de Estado argentino reflotó el término “ProCreAr” para un programa de viviendas populares, inspirado en el plan del mismo nombre presentado también en 2014.

Cabe recordar que el primer ProCreAuto no estuvo exento de polémicas. Algunas automotrices anunciaron “descuentos” para suscriptores que ya existían antes del lanzamiento del plan y Cristina Kirchner denunció a las marcas por “encanutar” autos para venderlos al contado (y con un mayor margen de ganancia de lo que dejaba el crédito oficial).

Lo cierto es que, con el tiempo, el nombre ProCreAuto se convirtió casi en un genérico entre los vendedores de autos. Son muchos los concesionarios y agencieros que aún hoy utilizan ese término para atraer clientes incautos, con la promesa de promociones, descuentos y “cuotas fijas sin interés”, que suelen esconder algún truco. Tan sólo en Facebook -la red social favorita para perpetrar estafas con la venta de autos- hoy existen más de 60 perfiles y grupos activos que llevan el nombre “ProCreAuto”.

Más allá de esto, el simple hecho de que en el Gobierno se analice un plan para reanimar la venta de vehículos es visto con buenos ojos por todo el sector automotor. Es un negocio que viene golpeado en los últimos meses por el derrumbe de ventas, las trabas a la importación y los anuncios de impuestos para cada vez más modelos del mercado nacional (leer más).

Carlos Cristófalo