Si alguna vez presenciaste la entrega de los premios Best of Show en Autoclásica, entonces seguramente asististe a los cursos gratuitos, veloces y presenciales que el célebre locutor Martin Wullich brindaba a la hora de pronunciar correctamente los nombres de las marcas de autos Delage y Delahaye.

Son de esa clase de automotrices sobre las cuales muchos aprendimos en esa Wikipedia de césped y barro que es la exposición del Hipódromo de San Isidro (lamentablemente cancelada en este 2020).

La cuestión es que Delage (“Delásh”) acaba de revivir y ahora planea batir el récord de vuelta en Nürburgring. Esta automotriz fue fundada en Francia en 1905 por Loius Delage y se especializó en la producción de autos lujosos y de competición.

En 1935, Delage fue comprada por la aún más antigua automotriz Delahaye (“Deláee”), surgida en 1894. La cuestión es que las dos juntas -Delásh y Deláee- desaparecieron del mapa cuando quebraron en 1953. Nunca se recuperaron de la Segunda Guerra Mundial ni se supieron adaptar a los cambios de la industria automotriz en posguerra: se refugiaron en Autoclásica, el único lugar del planeta donde un Delage D8 de 1932 todavía es capaz de derrotar a una Ferrari, como ocurrió el año pasado (ver nota).

Pero ahora Delage renació de la mano de Laurent Tapie, un millonario que es hijo del conocido empresario francés Bernard Tapie, quien se hizo famoso por comprar, recuperar y luego llevar a la crisis a grandes empresas, como Adidas.

Laurent Tapie presentó ayer el nuevo Delage D12, un deportivo biplaza en tándem (con el conductor adelante y su acompañante detrás), que se propuso batir el récord de vuelta para autos de producción en el Nordschleife.

Sobre el papel -y las fotos- el D12 es bastante impresionante: es un Fórmula 1 con ruedas carenadas y mecánica híbrida. Tiene un motor V12 7.6 atmosférico de 900 caballos que, cuando se combina con un motor eléctrico, alcanza una potencia total de 1.230 cv. Tapie declara que puede acelerar de 0 a 100 km/h en 2.8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 375 km/h.

Sólo se fabricarán 30 unidades del D12 y cada una tendrá un precio de 2.3 millones de dólares.

¿Tapie logrará su sueño de resucitar a una leyenda y convertirla en récord? La única certeza es que, tarde o temprano, Delage volverá a brillar -con todo el esplendor de la pronunciación de Wullich- en San Isidro.

***

De Autoclásica a Nürburgring: revivió la marca Delage
Laurent Tapie, refundador de Delage.

De Autoclásica a Nürburgring: revivió la marca Delage
Autoclásica 2019: cuando un Delage le ganó a una Ferrari (ver nota).

De Autoclásica a Nürburgring: revivió la marca Delage
Juan Rocha y Hugo Galicio: los artesanos argentinos fabricantes de réplicas de Delage. Leer nota.

Galería: De Autoclásica a Nürburgring: revivió la marca Delage

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com