Los dueños de concesionarios agrupados en Acara difundieron hoy un nuevo informe sobre las cifras de stock parado que tiene cada marca en la Argentina. Este es un dato conocido y habitual, al que se accede por medio de una clave a través del sistema Siomaa, pero que desde este año el organismo comenzó a difundir de manera abierta a la prensa.

El stock acumulado es la cantidad de unidades que cada marca tiene nacionalizadas (ingresadas al país, listas para entregar a clientes), pero que se acumulan en depósitos y playones a la espera de un comprador. Este volumen se mide en “unidades”, pero también en “meses”.

¿Meses? Sí, Acara aplica la siguiente fórmula. Sobre la base del promedio de patentamientos que obtuvo cada marca en el último mes (marzo), se calcula cuánto tardaría cada marca en vender ese stock acumulado (suponiendo que no seguirá nacionalizando más unidades).

De esta manera, en el ranking de stock por marcas siempre hay dos lecturas. Las que tienen más cantidad de unidades paradas son Volkswagen, Chevrolet, Toyota y Ford. Sin embargo, como también están entre las marcas que más venden, el stock acumulado representa entre dos y cuatro meses de sus ventas.

Por ese motivo, las marcas más afectadas en este ranking no son las que tienen más cantidad de unidades paradas. Son las que tardarían más cantidad de meses en liquidar ese stock. Esa lista la lideran las marcas de camiones y autos importados, que están entre los más afectados por la recesión económica: Iveco (12.5 meses), Chery (6.4) y Hyundai (4.9).

El promedio de stock parado del mercado argentino hoy es de 3.1 meses. Bajó mucho con respecto a julio de 2018, cuando las ventas de autos se frenaron de manera abrupta. En ese momento, los autos parados y sin vender llevaron el cálculo de stock a nueve meses de ventas. Sin embargo, el valor para abril se redujo con respecto al informado en marzo, que era de 3.3 meses (leer nota).

La cifra de stock parado es determinante para las bonificaciones y descuentos de las automotrices. Tener vehículos acumulados sin vender genera un costo financiero muy importante. Se gasta en “hotelería” (así se llama a la “diaria” que se paga para su cuidado en playones y depósitos), seguros y por tener dinero parado en la forma de un auto que no se vende (un “agujero” financiero importante, en tiempos de elevadas tasas de interés).

Por eso, cuanto más stock parado haya, más se multiplicarán las bonificaciones y descuentos. Y, a medida que se elimine ese stock ocioso, desaparecerán las rebajas. De esta manera, y tras dos años de crisis, el mercado automotor se acerca a una paradoja.

Las marcas están saneando sus stocks a base de liquidaciones. Como se puede ver en el gráfico de acá abajo, cada mes se reduce más el stock de unidades sin vender. Se acerca el momento en que tendrán que volver a comercializar autos sin las rebajas actuales por liquidación de stock.

Esta gran pregunta, por el momento, no tiene respuesta: en un mercado deprimido, en cuarentena y sin luz al final del túnel de la crisis, ¿quién se animará a comprar autos a precio de lista?

C.C.

***

Autos sin vender: los concesionarios publicaron las cifras de stock parado que tiene cada marca
Fuente: Acara. Click en la imagen para ampliar.