Las doce principales terminales automotrices que operan en la Argentina, agrupadas en Adefa, anunciaron esta mañana que se unieron para adoptar una serie de medidas que ayude a combatir la pandemia del Coronavirus.

Se trata de las empresas FCA, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, Nissan, PSA Peugeot-Citroën, Renault, Scania, Toyota y Volkswagen. Las doce firmas anunciaron una serie de acciones que ya algunas venían implementando de manera independiente.

Pusieron sus fábricas a disposición para producir respiradores mecánicos y sus componentes.
Ayudarán a los fabricantes de insumos médicos a implementar mejores procesos de producción.
Donarán insumos médicos.
Prestarán sus grupos electrógenos a los hospitales.
* Prestarán una flota de más de 100 vehículos para el traslado de profesionales de la salud.

El comunicado completo de Adefa se puede leer más abajo.

Al mismo tiempo, el diario Ámbito Financiero reveló esta mañana que los mismos fabricantes están pidiendo ayuda al Gobierno nacional. Con las fábricas, proveedores y concesionarios cerrados desde el comienzo de la Cuarentena, ya están padeciendo los problemas por la falta de actividad.

El informe completo se puede leer más abajo.

***

Comunicado de prensa de Adefa Las terminales automotrices ponen en marcha una serie de acciones para colaborar en la lucha contra el COVID-19

Frente a los desafíos que presenta la pandemia del COVID-19 y en virtud de materializar su compromiso, las terminales automotrices nucleadas en ADEFA -(FCA, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, Nissan, PSA Peugeot Citroën, Renault, Scania, Toyota y Volkswagen)- desplegaron una serie de medidas tendientes a colaborar y atender de manera activa las necesidades sanitarias en este complejo escenario.

Como miembros activos de la comunidad, las asociadas a la entidad están brindando su apoyo a las autoridades nacionales, provinciales y municipales y los profesionales de la salud de toda la Argentina que lideran todas las acciones para combatir la pandemia de Coronavirus (COVID-19) en nuestro país.

Acciones:

  • Apertura de las instalaciones industriales para dar soporte a los fabricantes de sistemas de respiratorios mecánicos para la atención médica de urgencia.
  • Colaborar a nivel de ingeniería de procesos (Know how), para acompañar y potenciar la producción de empresas fabricante de insumos médicos
  • Producción y abastecimiento de partes a proveedores de respiradores, para contribuir a mejorar su capacidad.
  • Donación de insumos médicos (barbijos, mamelucos, camisolines, etc).
  • Préstamo de grupos electrógenos para hospitales y hospitales de campaña, junto a la guardia técnica correspondiente para asegurar el correcto funcionamiento de los equipos.
  • Préstamo de flota –más de 100 vehículos- a disposición de hospitales, movimientos humanitarios, organismos oficiales y ONG que trabajan con grupos vulnerables para atender las necesidades de traslado de voluntariado e insumos médicos.

Además de estas acciones puntuales que comienzan a generarse e implementarse, los directivos del sector se encuentran en conversaciones con las distintas autoridades para analizar en qué otras medidas e iniciativas puede colaborar la industria automotriz.

“En situaciones extraordinarias como la que estamos atravesando en todo el mundo y en nuestro país particularmente, es imprescindible la colaboración y contribución de todos los actores de la sociedad. Por eso, las terminales automotrices como actores responsables queremos brindar nuestra ayuda y por ello cada una de las empresas puso a disposición una batería de medidas, materiales y know how para poder hacer una verdadera diferencia para aquellos que están en la primera línea para combatir esta situación de crisis sanitaria”, destacó Gabriel López, presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA)

***

Nota del diario Ámbito Financiero Automotrices pedirán salvataje al Gobierno

Por Horacio Alonso

Los reclamos de medidas al Gobierno de distintos sectores se propagan como el virus. Es por la situación crítica que están viviendo la mayor parte de las empresas, paralizadas por la cuarentena, que no pueden producir o vender y deben afrontar los costos fijos como si se encontraran en plena actividad.

Desde hace unos días, los fabricantes de autos esperan que el ministro de Producción, Matías Kulfas, le devuelva la llamada en la que solicitaban una reunión “virtual”, acorde a estos tiempos. La idea de las automotrices agrupadas en ADEFA es plantear una serie de puntos para que se otorgue un alivio a las terminales asociadas como también a la cadena de producción.

Esta solicitud toma más urgencia debido al anuncio de mantener extender la cuarentena hasta el 13 de abril. El dato publicado ayer por Ámbito Financiero sobre la estimación de Toyota de un mercado de sólo 200.000 unidades para este año muestra la gravedad de la crisis. Muchas empresas tendrán dificultades para pagar los sueldos. Si bien en marzo se podría realizar con normalidad, la extensión de la cuarentena pone en duda lo que sucederá en abril.

Entre las distintas medidas que se destacan hay tres principales. En lo laboral, solicitarán el no pago de cargas patronales durante cuarentena. También la activación de los REPRO que permite que el Estado se haga cargo del pago de un porcentaje de los salarios. Para lo financiero solicitarán créditos a pymes y grandes empresas a largo plazo para capital de trabajo. En cuanto a lo impositivo, se reclamará la postergación de vencimientos de impuestos nacionales, provinciales y municipales.

En el sector argumentan que la crisis que se avecina tendrá similitudes con la de 2002 pero, a diferencia de aquella que era local y recibieron ayuda de las casas matrices, en esta oportunidad el estallido es global y no contarán con fondos que llegarán del exterior con la misma facilidad. A esto se suma que en los últimos años, en el sector se estaba trabajando con baja rentabilidad o, el algunos casos, a pérdida por lo que no hay “colchón” financiero para enfrentar esta crisis inédita

El jueves pasado se realizó una teleconferencia entre directivos de ADEFA y representantes de las concesionarias agrupadas en ACARA en el que se analizó la situación del sector. Uno de los puntos analizados es el corte de la cadena de pagos con miles de cheques que están siendo rechazados. Los vendedores de autos están negociando con cada terminal para que dé marcha atrás con todos los vehículos facturados a la red que quedaron en stock y no pueden ser vendidos. Después de cierto plazo sin venderlos, las concesionarias deben pagar altos intereses para mantenerlos.

También los autopartistas están reclamando que se permita abrir algunas empresas para poder abastecer al mercado de repuestos para patrulleros, ambulancias, camiones y micros.

Este es un tema clave ya que no está contemplado. También desde algunas concesionarias está proponiendo que se permita la apertura de los talleres ya que todos los vehículos que están circulando, más si la cuarentena es más larga aún, necesitarán tener mantenimientos.

El otro problema que se cierne sobre el sector es la situación de Brasil. Con una política sanitaria menos estricta, es probable que ese país, si se multiplican los contagios, tenga sus plantas paralizadas por bastante tiempo y eso impacte en el abastecimiento de vehículos en la Argentina o de autopartes para producir localmente.