Texto de Manuel Enrique Alcuaz
Investigación y fotos del archivo del Club del Peugeot 504 TN

¿Cuántos de los que compraron autos cero kilómetro a fines de los '70 o principios de los '80 pensaron alguna vez que estaban manejando un pura sangre, un auto que en una vida inmediatamente anterior pudo haber corrido alguna carrera y hasta pudo haber sido campeón de Rally Argentino o Turismo Nacional?

Impensado: el aroma a tapizado nuevo, la insonoridad de la suspensión, el estado general impoluto, jamás hubiesen dado lugar a dudas. Sin embargo, esto sucedió. Apropincuarse para leer algo realmente sorprendente de nuestro automovilismo. Con ustedes, tres autos. Tres historias.

Safrar hasta 1980 y Sevel desde 1981 era la empresa que en esas épocas dominaba el mercado automotor argentino. Tenía a su vez un departamento de competición llamado "CDCP", siglas que significaban Club Deportivo de los Concesionarios Peugeot. Esta división dependía de la fábrica de manera oficial y estaba dedicada a la organización de un equipo profesional de automovilismo deportivo, dirigido por Jackie Forrest Greene y con pilotos de primera línea tales como Francisco "Pancho" Alcuaz, Carlos Alberto "Pájaro" Garro y Osvaldo Abel "Cocho" López, entre otros.

Cada vehículo que la comisión retiraba de la línea de producción, previo análisis de calidad por parte de expertos carroceros, era reforzado en sus puntos de soldadura y luego enviado a Añasco, un taller que estaba ubicado en esa calle de la ciudad de Buenos Aires. Allí se alistaban para la competencia, colocándoles apenas una jaula abulonada, butacas de competición, amortiguadores con espirales especiales y las leyendas publicitarias. No mucho más que eso, ya que los reglamentos de esos años no permitían muchos desarrollos.

Los autos eran de serie. Todos Peugeot 504, patentados por esta comisión asociada de concesionarios, a los cuales la empresa le descontaba un porcentaje de las ventas de todos los vehículos para solventar tal equipo.

Esta comisión Deportiva de Peugeot tuvo participación por casi una década en las distintas clases del Turismo Nacional Argentino, desde inicios de los 70 hasta inicios de los 80, cuando decidieron retirarse definitivamente del deporte motor. En ese lapso se alzaron con decenas de títulos nacionales y sudamericanos hasta que la empresa madre Safrar decidió fusionarse con la marca italiana Fiat y formar Sevel, hecho por el cual dicha división perdió protagonismo y llegó a su fin.

Muchos de estos autos, al cabo de cada competencia importante de nivel FIA mundial y por cuestiones de homologación, no podían volver a participar en otras competencias. A diferencia de Peugeot Francia, que guarda celosa cada una de las unidades de competición en un inmenso depósito para luego ser exhibidas en su museo de Sochaux (ver nota), la terminal argentina -lejos de ese ideal francés- optó por la salida comercial y la amortización de los costos, por lo cual y por orden del directorio de la empresa, fueron reacondicionados a su vida "civil" por la CDCP y vueltos a las agencias, en donde se vendieron a particulares. Algunos pocos tuvieron la suerte de seguir siendo "de carrera", en manos de pilotos extraoficiales, durante un par de años más.

Al llegar la era de internet, casi 40 años después de estos hechos relatados, muchos misterios salieron a la luz y la inquietud de algunos fanáticos por recuperar estos míticos autos hizo que tres de ellos aparecieran "vivitos y coleando" por distintas latitudes de nuestra República.

Aquí comienza la otra historia, la más increíble pero absolutamente real: la del rescate y vuelta a la vida de los autos perdidos de "Pancho" Alcuaz.

Un club de amigos soñadores

El 7 de diciembre de 2010 nace en Facebook el "Club Del Peugeot 504 TN", un espacio virtual creado por Manuel Alcuaz, primo segundo del célebre "Pancho", con el fin de recopilar material gráfico sobre este prototipo absolutamente argentino, que se gestó en base a un 504 normal, pero con algunas mejoras para competir en la categoría Turismo Nacional.

Las fotos que iban llegando, muchas de ellas escaneos de la recordada revista "Corsa", empezaron a quitar un velo: el de las patentes que se dejaban ver como mensajes encriptados a través del espacio-tiempo. Podríamos pensar que, en términos míticos, provenían del auto o del piloto en cuestión para que alguien con la suficiente paciencia y deducción pudiera rescatarlos de esa "nube" del olvido.

Es así que, a partir de esos datos, Manuel junto a Raulito Andrade (con sus vehículos de transporte), Guille Alberto (en la difícil tarea del rastreo de titulares), Claudio Kohn (con su aporte histórico documental), Omar Ferrenti, Flavio Ferreto, Raúl Carpinelli, Ricardo Bisso, Juan Carlos Presutti, Martín Trípodi, Alejandro Pintos, Sebastián Mascazzini y Martín Alcuaz (hijo de "Pancho") entre otros, fueron investigando si esas patentes aún estaban empadronadas en el Registro Automotor.

En efecto, estaban tres de ellos y todos con muy importante palmarés. La sorpresa realmente fue suprema cuando a partir de sendos informes de dominio fueron apareciendo datos certeros que aseguraban la actual locación de estos "pura sangre".

La adrenalina que les provocó a estos amigos haber encontrado estos 504, con nombres de titulares, direcciones, teléfonos y hasta imágenes en Google Street View, solo sería comparable con la que seguramente sintieron sus pilotos cuando iban a toda velocidad por los distintos caminos o pistas en las que participaron con estos mismos autos.

UNO: el Codasur 1981 - De padre a hijo

El primero en aparecer fue el Codasur 1981, un Peugeot 504 "GLS" (con mecánica TN), con dominio original C1119276 y actualmente reempadronado al SUU010. Con este auto, "Pancho" Alcuaz dominó en su clase el Rally Codasur 1981 y mantuvo en jaque a los autos importados en la clasificación general, llegando a estar cuarto detrás de autos de 200 caballos más de los 180 que tenía el argentino para la ocasión.

Finalmente, con este auto no tuvo tanta suerte. Abandonó en la cuarta etapa en plena montaña cordobesa, con el motor soldado por un problema en la bomba de agua, hecho que en su momento fue catalogado como un “atentado” de la escuadra francesa comandada por Jean Todt, que en esa oportunidad navegó al ganador de la prueba Guy Frequelin, a quien "Pancho" le venía pisando los talones literalmente, algo inaceptable para los europeos.

Pasados más de 30 años y luego de un exhaustivo informe de dominio, se supo que este auto fue utilizado por Peugeot en varias ocasiones después del Codasur. Por ejemplo, fue partícipe del Gran Premio 1982 con José "Pepe" Migliore, al volante hasta ser vendido por la comisión deportiva en 1984 a Pedernera, un ex TC que incursionó en el rally por esos años y luego a Ubaldo Cunial, otro teceísta que practicó la especialidad en el Rally Argentina 1984, con este simbólico coche.

De allí en más, Cunial lo vendió a una particular hasta que pasando por otros dueños resultó estar radicado en Mar del Plata, paradójicamente a muy pocas cuadras del domicilio particular de la familia del mismísimo "Pancho" Alcuaz. En principio, se empezó a buscar la calle en Street View y -¡sorpresa!-, desde la esquina se alcanzó a divisar la silueta lejana de un 504 blanco con el capot negro, una característica muy particular de los autos oficiales de la marca del León. En esa instancia se decidió ir al domicilio que surgía del registro automotor y tratar de ubicar a quien hasta ese momento conocían solo por el nombre.

Es así que Martín Alcuaz, que reside en esa misma ciudad veraniega, fue el encargado de ir tras el auto, comprobar la autenticidad con la documentación, localizar al dueño y decididamente adquirirlo. Lo increíble del caso es que el domicilio del particular era periódicamente visitado por el hijo del piloto por cuestiones laborales, sin saber ni imaginar que ese 504, que permanecía inmóvil en la puerta había sido en sus años mozos una de las herramientas de su padre, para alcanzar la gloria en la especialidad. Se logró la transacción por un importe realmente irrisorio y, sin mediar demora y con la ayuda de Raulito Andrade, recordado amigo del grupo, se lo trasladó con su camioneta hasta un taller donde hoy día se está restaurando para dejarlo idéntico a su estado original.

Un hecho que dignifica aún más a su familia cercana, sus hijos Martín, Mariano y la esposa del corredor Dora Pustula, es que además de la compra de este auto, un tiempo antes en julio de 2013 habían decidido juntar todas las copas y elementos tales como casco, licencias, gorras del recordado "Pancho" y donarlos al Museo Fangio junto a una unidad réplica de aquel otro 504, con el que Alcuaz había logrado su primer título en el Turismo Nacional en 1978.

***

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto Bellido: El 504 de "Pancho" Alcuaz en pleno derrape controlado sobre una etapa de asfalto en Tucumán en ocasión del Rally Codasur 1981. Gentileza Daniel Griwieniec (Navegante).

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
"Pancho" y Daniel Griwieniec a punto de largar la quinta y para ellos última etapa del Codasur 1981. Pose furiosa del 504 que hizo temblar a los "importados". Foto: Sergio Ozeiro.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Momento del abandono por rotura de motor en plena montaña Cordobesa. Foto: Corsa.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto: DNRPA. En la misma ciudad donde vive la familia del campeón de Rally's estaba el auto en versión "calle" ya con su nuevo dominio alfanumérico.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
El momento del hallazgo.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
En sus cristales el grabado del dominio histórico del de carrera, hoy reempadronado con la nueva chapa alfanumérica.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Imagen premonitoria: "Pancho" junto a sus hijos Martín y Mariano, sobre el auto de carreras. El mismo 504 que más de 30 años después rescataron para restaurar.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
La réplica que se exhibe en el Museo Fangio de Balcarce.

***

DOS: el Codasur 1980 - "Joya, nunca taxi, ni Rally"

El segundo en cuestión fue el ex Codasur 1980, un Peugeot 504 "GLS" (mecánica TN) blanco, dominio anterior C1011333, reempadronado al actual TRQ240. Con este otro 504, "Pancho" Alcuaz ganó en su clase el Rally Codasur de ese año, primera prueba de nivel FIA por el campeonato del mundo de rally (WRC) en el país. A su vez, y por esta victoria, logró la primera corona sudamericana de rally por el torneo Codasur.

Este auto sí que se hizo rogar, porque si bien el informe daba cuenta de su reempadronamiento y radicación en Lincoln con su nueva sigla TRQ240, no se sabía a ciencia cierta si el auto físicamente existía aún. Temían lo peor: que hubiera perecido en el "Plan Canje" de 1999.

Siguieron hurgando en el informe y llegaron al nombre del titular, que resultó ser una dama llamada Patricia Genau de Freixas y que según el registro lo poseía desde 1985.

Finalmente y con esos datos se comunicaron con la dueña Lincolense, quien se mostró sorprendida por el pasado histórico de su propio auto, que aseguró haberlo comprado 0km en una agencia capitalina. "El auto es nuevo y ha estado guardado aquí desde hace 4 años, es una muy buena oportunidad", dijo el vendedor. Y, allí la mujer obnubilada por el descuento, cerró el negocio.

La charla telefónica duró pocos minutos y la pregunta más importante se la hicieron al final, casi con miedo de recibir una respuesta negativa: "¿Aún tiene el auto, señora?".

Y ella contestó que sí, pero que lo tenía abandonado en un campo de su propiedad, en la localidad de Alberdi, bajo un rústico cobertizo: "Si lo quieren, hablen y arreglen con el encargado del campo, yo se lo regalé a él".

Esas fueron las palabras de esta señora que así permitió dilucidar el destino de este histórico espécimen del automovilismo nacional e internacional.

La noticia corrió inmediatamente por el Club del Peugeot 504 TN. Dos de ellos se adelantaron al resto y pidieron comprarlo. Ellos son Alejandro Pintos (profesional veterinario oriundo de Arboledas, actualmente radicado en Corrientes) y su socio de aventuras Sebastián Mascazzini (conocido motociclista que recorrió toda la Ruta 40 con una Hondita Wave).

Cabe aclarar que estos amigos ya tienen un museo propio de autos icónicos de Peugeot: 202, 403, 404, 504 Francés, 504 TN, GRTN, 504 Coupé V6, 405 Mi16 y un inmaculado 604 V6. Con esta unidad en cuestión completarían el sueño.

Llegar al auto no fue difícil. Lo habían retirado de ese lúgubre granero y trasladado a la ciudad de Alberdi, donde otro amigo del club en esa localidad, llamado Juan Carlos Presutti (ex navegante de Martín Perkins, hermano de Gastón) hizo las gestiones necesarias para que el que poseía la unidad aceptara la oferta que le hicieron.

Todo fue un éxito y en minutos el auto estaba cargado en un trailer rumbo a Brandsen, para luego despiezarlo con miras a su actual restauración en un taller de San Martín. Un viaje épico el de estos amigos, con un solo fin: recuperar la historia.

Hicieron 3.300 kilómetros de Corrientes a Alberdi. Luego de Alberdi a Brandsen con el auto. Y luego de vuelta a Corrientes. Otro campeón en buenas manos y una importante tarea por hacer.

***

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
"Pancho" Alcuaz, en la largada del Rally Codasur 1980. Foto: Daniel y Gladys Griwieniec.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto: Corsa. El mejor auto de fabricación nacional, clasificado 7º en la general y 1º en su clase.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto: DNRPA. La radicación actual del vehículo abrió el camino para el rescate.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
El informe de dominio que certificaba la originalidad del auto y su titular original: el CDCP.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Ya sobre el trailer, al salir de Alberdi y la confirmación en los cristales del antiguo dominio ganador de aquella prueba maratónica como fue el Rally Codasur 1980, primer fecha de un mundial de rally en el país.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
En Brandsen, parte del Club del Peugeot 504 TN. De izquierda a derecha: Martín Naldi Juliarena, Manuel Alcuaz, Alejandro Pintos y Sebastián Mascazzini. Despiden la unidad que marcha hacia el taller de San Martín, donde se restaurará a imagen y semejanza de su pasado tuerca.

***

TRES: Clase D 1981 - Ášltimo 504 Campeón de "Pancho" Alcuaz

Este tercer auto rescatado fue otro Peugeot 504 "GLS" (mecánica TN) blanco, dominio anterior C1088177, dominio actual SHP497. Yiene una característica especial que lo diferencia de los dos anteriormente citados: digamos que tiene un "plus", ya que se trata del auto con el que "Pancho" Alcuaz logra su último triunfo en el automovilismo nacional, precisamente en el Rally de la Bandera 1981 (paradójicamente, su primer triunfo había sido en La Vuelta de Salta "Jura de la Bandera", también con un 504, pero en 1972) y a su vez el auto con el que consigue su último campeonato en el deporte motor, la corona de la Clase "D" del Turismo Nacional de ese mismo año. Lógicamente, y como no podía ser de otra manera, apareció último.

La información a la que tuvieron acceso los muchachos del Club del Peugeot 504 TN remitía a una dirección de la localidad de Comodoro Rivadavia. Allí el vehículo estaba radicado desde hacía algunos años. La comisión deportiva de Peugeot, propietaria original de la unidad, lo reutilizó en 1982 con Alfredo Pisandelli al volante, en ocasión de la Vuelta de la Manzana de ese año. Luego la división se retiró definitivamente de las pistas, por cuestiones de logística y economía empresarial y el auto fue vendido a un particular.

Pasó de mano en mano en los últimos tiempos. Horacio Bueno fue el primero en titularizar, luego de que fuera de carrera, entre otros, todos usuarios particulares hasta que recaló en uno llamado Oscar Oyarzo, que vivía en esa ciudad del sur argentino: un ingeniero que lo encontró en un "gallinero" y le hizo algunas mejoras para que funcionara. Luego se lo vendió a su vecino, quien no lo usó mucho y es donde finalmente fue encontrado, "sano y salvo".

Al igual que el Codasur 1981 de Mar del Plata, este auto también se pudo observar en Google Street View, donde pudieron corroborar ciertas características. El techo entero (sin corredizo), las llantas 14" especiales de esa versión y lo más importante: la nueva patente que coincidía con la información del Registro Automotor.

Dos integrantes del grupo, Alejandro Pintos y Martín Trípodi, se pusieron en campaña para concretar la operación, si es que el dueño decidía vendérselo. La comunicación fue incesante. Duró meses. Las ofertas tenían que ser muy calculadas, ya que el traslado hacia Buenos Aires iba a insumir un costo elevado. Es así que un día llegaron a un acuerdo y el último auto campeón de "Pancho" Alcuaz partió para Buenos Aires, en lo que para ellos fue la última epopeya. Trípodi -poseedor de varias unidades históricas, como un Peugeot 504 TN celeste con franjas blancas, restaurado por él mismo, y otra unidad también 504 pero GRTN, la última versión deportiva de los "Yeyos"- fue el que finalmente se puso en primera fila para adquirirlo y completar así su trío de "Incunables".

***

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto: Corsa. Alcuaz ganando en el Rally de la Bandera 1981, el último triunfo en rally del recordado piloto.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto: DNRPA. El último auto campeón de "Pancho" Alcuaz vivía en la fría lejanía de Comodoro Rivadavia.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Foto: Google Street View. El Campeón Clase "D" de TN 1981 capturado por la tecnología del siglo XXI.

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Ya en Buenos Aires el último auto campeón de "Pancho" Alcuaz esperando la restauración.

***

CONCLUSIÓN: La historia que sigue

Pronto estos tres baluartes estarán listos para su exposición pública, con todos sus atributos originales, con toda la historia encima.

Así culmina la investigación sobre estos tres autos gloriosos, que jamás imaginaron volver a la vida después de casi cuatro décadas, gracias a un grupo de fanáticos empedernidos con una sola inquietud: la de reflotar la historia de los Peugeot 504 TN y sus legendarios pilotos.

¿Tenés un 504? No te extrañes si, por las noches, ruge dentro de tu garage: quizás también fue un auto de carreras en su otra vida.

M.E.A

***

Encontraron los tres Peugeot 504 TN perdidos de Pancho Alcuaz
Francisco "Pancho" Alcuaz y uno de sus Peugeot 504 TN.

***

VIDEO: Restauración de Peugeot 504 TN de Pancho Alcuaz

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com