Texto y fotos de Pablo Rivas Bao (Beppe Viola)

Desde Milán (Italia) - ¡Y por fin reapareció la Diva! Sucedió en las interesantísimas convocatorias llamadas “Backstage”, los eventos en los que el Museo Storico Alfa Romeo saca a relucir las joyas que generalmente están escondidas en los depósitos. Y, con la ayuda de designers y/o testigos directos de la historia, los presentan al auditorio.

Después de estar escondida durante la mayor parte de su vida, ya que conoció la luz de los reflectores sólo durante los días del Salón de Ginebra 2006 y en el sucesivo Concorso d’Eleganza di Villa d’Este del mismo año, este lindo autito fue, desde el origen, un desarrollo paralelo hecho a escondidas del management, que no veía con buen ojo cualquier cosa que fuera diferente a la posición que tenía que tener Alfa Romeo en el mercado de aquella época.

Los primeros dibujos para el Alfa Romeo 6C Diva, hechos por el designer del Centro Stile Alfa Romeo, Zbigniew Maurer, están fechados en 2001, explorando, en un primer momento bajo la dirección de Walter Da Silva y más adelante con Wolfgang Egger, la idea de volver con autos más acordes a la tradición Alfa Romeo: pequeños, deportivos y avanzados tecnológicamente.

Obviamente y, como no podía ser de otra manera, el objeto de inspiración es el “capolavoro assoluto” del maestro Franco Scaglione: la 33 Stradale. Con esas dimensiones, proporciones y layout en la cabeza, el lápiz se encaminó hacia esa dirección. En aquel período, el management optó por la más grande y concisa Alfa Romeo 8C Competizione, usando a Maserati como pie de apoyo y con un target completamente distinto.

Mientras tanto, la Diva fue utilizada como estudio por Elasis, una sociedad de ingeniería del Grupo Fiat para desarrollar las nuevas tecnologías digitales y sistemas de control avanzados. La paradoja es que este auto fue uno de los últimos en ser hecho con el método tradicional italiano. O sea: “figurino”, “modellino 1:10” y medio auto en yeso y multimaterial esculpido a mano, con el vehículo inspiración original (la 33 Stradale) al lado, tapada con una lona para poder tomar medidas si era necesario. En medio de la gestación, el proyecto se estancó por más de un año en un rincón del Centro Stile, y por algún motivo, así como se durmió, lo despertaron y decidieron a fines de 2005 presentarlo como concept en el Salón de Ginebra de marzo siguiente.

En ese punto, el honor de tomar el modelo de Maurer y hacerlo operativo le tocó a un joven Juan Manuel Díaz, el diseñador argentino, que le dio los definitivos toques finales (especialmente al frontal) junto a otro joven, Alessandro D’Ambrosio.

Para no levantar demasiado “la perdiz”, decidieron usar los servicios del diseñador y “tunero” ítalo-suizo Franco Sbarro y su escuela de design Espera. Ahí fue donde se construyó el one-off, con la ayuda de dos personas del Centro Stile y con la colaboración de los estudiantes del Instituto Sbarro.

El auto se construyó con un modelo entero definitivo 1:1 hecho en Stola, una plataforma de Alfa Romeo 159 cortada por todos lados, y un motor V6 3.2 Busso (con su “telaietto”) de un Alfa 147 GTA accidentado, y girado 180° para ponerlo en posición central-transversal, junto a una caja de 6 marchas robotizada Selespeed, para evitarse los problemas de las “tiranterías” que tendrían que atravesar el motor.

La terminación, en aquel momento no demasiado buena, con interiores bastante humildes (casi motociclísticos) fue pintado en el chapista de la esquina de Sbarro, montando llantas OZ de catálogo, ya que no hubo tiempo para tornear las específicas del diseño original. Fue presentado finalmente en Ginebra (con la puerta derecha fija, ya que no llegaron a hacerla funcionar) en el stand de Sbarro (no en el de Alfa Romeo, para no alzar antes el vuelo de la perdiz y para quitarle importancia institucional).

Para la sucesiva presentación en Villa d’Este, el auto fue nuevamente “planchado” por Carrozeria Touring, que lo dejó en las condiciones dignas que se pueden ver hoy.

Desde aquel momento, el auto pasó a ser un misterio, despertándose nuevamente cuando alguien notó, siete años más tarde, que la Alfa Romeo 4C Concept de Maccolini se parecía bastante. Y obviamente lo era. Finalmente podemos decir que Alfa Romeo se dio cuenta (un poco tarde) de que el segmento exclusivo de pequeñas coupés extremas podía funcionar, como los Lotus Elise, Opel Speedster y Porsche Cayman así lo indicaban.

B.V.

***

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Los diseños originales, firmados por el rosarino Juan Manuel Díaz.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
La Diva se propuso reinterpretar el espíritu de la 33 Stradale en pleno Siglo XXI.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Tarea nada sencilla. Ecco la 33 Stradale.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Díaz en el proceso de construcción del prototipo one-off.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Y en la premiación de Villa d'Este, Díaz junto a los ingenieros de Elass..

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Reaparición y homenaje en el Museo Storico Alfa Romeo, en Milán.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Se repasó la historia del concept que estuvo guardado en los depósitos de Alfa durante la última década.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Y un día reapareció la Diva.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Más Diva que nunca.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Algunos de sus rasgos inspiraron a los primeros prototipos del Alfa Romeo 4C.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Interior despojado y simple.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Motor central-trasero V6 de 3.2 litros.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Sólo pasaron 14 años.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
El deportivo que Alfa Romeo nunca se atrevió a lanzar a la venta.

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz
Pero tuvo hasta su propio mini-documental oficial (ver abajo).

***

ADEMÁS Los recuerdos de Juan Manuel Díaz

Se hizo la Diva: reapareció el Alfa Romeo firmado por Juan Manuel Díaz

A pedido de Autoblog, el diseñador argentino Juan Manuel Díaz (actualmente trabajando para Audi Sport), recordó su trabajo sobre la Diva de Alfa Romeo.

* "El diseño de la Diva lo comenzó Filippo Perini, quien más tarde fuera Director de Diseño de Lamborghini. Perini dejó el proyecto sin terminar y el trabajo lo agarró Zbigniew Maurer, quien fue el responsable del diseño de la 156 de producción. Maurer tenía un gusto completamente diferente a Perini a la hora de diseñar un Alfa Romeo".

  • "Maurer agarró el desarrollo de Perini y lo convirtió en un auto tipo Stealth, lleno de rombos. El auto después estuvo parado mucho tiempo, por falta de fondos para continuarlo. El departamento de Marketing no quería que se hiciera el concept Diva, nunca supimos por qué. Al poco tiempo se reactivó la idea y Wolfgang Egger le sugirió algunos cambios a Maurer, quien se negó. Era un gran diseñador, pero bastante tozudo".

  • "En esa época yo estaba terminando el diseño del Mito. Salí de una reunión y Egger me dice: 'Ya mismo te vas a Suiza. Estamos terminando la Diva en Sbarro y tenés que estar ahí'. Me fui a mi casa, hice las valijas y salí para Suiza. Estuve tres semanas resolviendo cuestiones técnicas y haciendo modificaciones sobre el lateral y el techo del auto. Se cambiaron las líneas de los vidrios y también las secciones posteriores. Se rediseñaron además las luces delanteras. Ese es el auto que se terminó presentando en el Salón de Ginebra, pero en el stand de Sbarro".

  • "Finalmente se decidió presentarlo en Villa d'Este, por lo que me pasé otros tres meses en Carrozeria Touring de Milan, construyendo el auto definitivo. Tuvimos que hacer todo el interior de nuevo. Lo único que no pude cambiar fue el frontal, que salió así del primer molde que hicieron. Sólo pude cambiar las tomas de aire laterales para los frenos. Era un auto muy plano en su concepto original. Fue un proyecto muy lindo".

  • "El auto lo siento muy mío, porque lo modificamos bastante con respecto al modelo original. Incluso llegamos a trabajar en una versión para llevarla a la producción, pero se canceló por completo. Años después apareció la 4C, que lamentablemente a mi entender nunca tuvo la fuerza que transmitía la Diva. Pero bueno, es cuestión de gustos. Esa es la historia de la Diva: un auto que siempre fue rechazado en Turín y amado en Milán".

J.M.D.

***

VIDEO: Alfa Romeo Diva - Documental de 2006

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com