La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, le dio ayer diez días de plazo a las terminales automotrices agrupadas en Adefa para que desactiven la trampa en la que se convirtieron los planes de ahorro: un sistema de venta de autos en cuotas que sólo existe en la Argentina y que en los últimos años atraparon a muchos incautos. Las marcas aplicaron en los autos vendidos en cuotas precios muy diferentes que en las operaciones en efectivo. La brecha llegó a ser del 50%.

Las cuotas aumentaron hasta 200% y los ahorristas presentaron amparos judiciales en todo el país. Ya hay fallos que obligaron a las automotrices a retrotraer el valor de las cuotas a los montos del año 2018.

Según informa hoy el diario Ámbito Financiero, en la reunión con el Gobierno, las automotrices propusieron extender los plazos de los planes: pasarían delas 84 cuotas originales a 108. De esa manera, se ofrecería la posibilidad de pagar montos más bajos todos los meses.

Esto batiría un nuevo récord. Sólo en la Argentina existe un sistema de ventas de autos donde un cliente tiene que llegar a pagar cuotas por un auto todos los meses, para recibirlo recién al noveno año. Desde los tiempos del Trabant comunista no se veía algo así.

Los planes de ahorro se extendieron como práctica habitual sobre la base de clientes incautos y una realidad de la economía informal del país: el sistema de cuotas admite el pago de personas que trabajan por fuera del sistema impositivo.

Autoblog no recomienda la compra de autos por planes de ahorro.

***

Nota del diario Ámbito Financiero Gobierno pidió a automotrices solución para planes de ahorro

Por Horacio Alonso

En medio de los reclamos de los suscriptores de planes de ahorro para la compra de autos por el aumento de las cuotas, el Gobierno le pidió ayer a las automotrices que elaboren una propuesta para atenuar el impacto de las mismas que, en los últimos dos años, se incrementaron alrededor del 200%. Ese fue el resultado de la reunión que mantuvieron representantes de la asociación que agrupa a las terminales locales (ADEFA) y de la Cámara de Ahorro Previo Automotor (CAPA) con la secretaria de Comercio Interior, Paula Español.

El encuentro se realizó ante el interés del Gobierno por buscar una solución al problema generado en los dos últimos años y que provocó una ola de medidas cautelares por parte de miles de afectados. Como las cuotas de los planes se ajustan en base al precio de lista de los 0 km y éstos se dispararon como consecuencia de las sucesivas devaluaciones, el impacto fue directo. Eso provocó la caída de las suscripciones y el aumento de la morosidad.

Por un lado, para las empresas esta situación generó un perjuicio financiero debido a que no llegan a reunir los fondos para cubrir el valor de los autos que entregan, en tanto, muchos suscriptores decidieron recurrir a la Justicia logrando algunos fallos favorables para el congelamiento de las cuotas que luego fueron rechazados en instancias superiores.

Ayer no se analizó ninguna propuesta pero dentro de unos diez días las partes se volverán a reunir y en esa oportunidad trabajarán sobre medidas concretas. De todas maneras, en ADEFA ya venían analizando distintas alternativas para frenar los reclamos. La idea que más consenso tiene es la de prorratear en un plazo mayor el incremento de las cuotas.

Concretamente, a los 84 meses que prevén los planes se sugeriría sumar 24 meses más y de esta manera lograr que los pagos mensuales sean de montos menores. Los empresarios aprovecharon el encuentro para mostrarle la importancia de este sistema en materia de ventas, producción y empleo y alertar por el impacto negativo que tendría un congelamiento o tope arbitrario de las cuotas.

La particularidad del sistema es que acreedores y deudores son, en realidad, los propios suscriptores. Los que pagan son acreedores y los que entran en mora pasan a ser deudores. Las empresas sólo administran los planes. Si se congelaran las cuotas y el valor del 0 km sigue creciendo no alcanzaría el dinero reunido para adquirir la unidad, por lo que todos se verían afectados.

Si las administradoras tuvieran que poner la diferencia tendrían un impacto económico que las haría inviable. Desde las empresas se remarca que se trata de un contrato entre privados y que quienes se suscriben saben de antemano que la cuota se ajustará en relación con el valor del vehículo nuevo. Los suscriptores se quejan porque mientras ellos pagan la cuota sobre el valor pleno, quienes pagan al contado logran bonificaciones de hasta 30%.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com