Zanella, la histórica marca argentina de motos, se encuentra en una profunda crisis. En el último año cerró tres plantas de producción y ensamblado, además de haber despedido a la mayoría de sus operarios. Hoy se encuentra en pleno proceso de remate de la marca y sus plantas (ver notas).

En ese contexto, la firma a cargo del empresario Walter Steiner sorprendió hoy al emitir un comunicado de prensa donde acusa a su principal competidor, Motomel, de haberla llevado a "forzar su quiebra".

El comunicado fue difundido por Elías Cobelo, responsable de Marketing y Comunicación de Zanella Hermanos, donde se acusa a sus rivales de La Emilia S.A. -que estarían interesados en quedarse con los activos de Zanella- de haber prácticamente provocado la crisis y el concurso preventivo.

El comunicado completo se reproduce acá abajo. Autoblog se comunicó con La Emilia (Motomel) para conocer su postura sobre esta acusación. Al momento de publicar esta nota no se había recibido una respuesta. Esta nota se actualizará en caso de recibirla.

***

Comunicado de prensa de Zanella Motomel pone en riesgo la continuidad de los trabajadores de Zanella

En relación a las ilegítimas acciones que Motomel (La Emilia S.A) ha desplegado recientemente respecto de la disposición de ciertos activos de nuestra compañía; Zanella Hnos y Cia S.A.C.I.F.I hace saber a su personal, red de distribuidores, clientes, proveedores y al público en general que en el día de la fecha ha intimado a Motomel (La Emilia S.A.) y sus directores.

Hacemos directamente responsable a esta empresa y a sus directivos de llevar adelante las siguientes conductas:

1) Irrumpir sin legitimación alguna, en el expediente judicial del concurso preventivo de Zanella, intentando boicotear, obstaculizar, impedir y/o retrasar la disposición de ciertos activos que Zanella pretende gestionar en el legítimo uso de sus derechos y atribuciones, y en el marco de la libertad contractual y el derecho de propiedad, de raigambre y protección constitucional.

2) Inmiscuirse en una contratación privada entre partes, pretendiendo una suerte de proceso de mejoramiento de ofertas que no existe en el marco de un concurso preventivo, donde Zanella conserva la administración de sus bienes y es la única que puede decidir a quién vende.

3) Generar confusión e inducir a error a los jueces, a los empleados y al mercado en general, instalando la idea de una supuesta disputa por bienes que no están a la venta, ni en remate, ni disponibles para ser adquiridos por cualquier persona, con independencia de cuál sea el ofrecimiento unilateral que estén dispuestos a hacer por los mismos.

4) Agravar notoriamente la delicada situación de Zanella, alentando a la confusión y a la incertidumbre sobre el futuro de la compañía entre nuestra red de distribuidores.

5) Contactar, persuadir y convocar de manera artera y burda a personal de la empresa para que acompañe los ilegítimos planteos de Motomel, mediante fraudulentas maniobras que serán denunciadas e investigadas administrativa y judicialmente.

6) Poner en riesgo los puestos de trabajo del personal de Zanella, y en particular de aquellos afectados a la planta de San Luis, que estaban a la espera de la reactivación de la misma y el inminente reinicio de las operaciones, que se ha visto demorado por las acciones irresponsables y temerarias de Motomel (La Emilia).

7) Generar un verdadero escándalo jurídico, mediante planteos de recusaciones, apelaciones e incidentes en un expediente en el que no son parte.

8) Afectar gravemente la situación de Zanella, su operación, su imagen y su reputación construida y consolidada a lo largo de décadas, con un raid mediático que en nada se compadece con la realidad de los hechos.

9) Incurrir en prácticas desleales y anticompetitivas, lesivas de la libertad de contratación y del derecho de propiedad, con el único interés de obtener a toda costa la adquisición de los activos de Zanella, prescindiendo del ineludible derecho de Zanella de decidir a quién, cómo y cuándo dispone de sus bienes.

10) Pretender colocar y forzar a Zanella a una situación de quiebra, con el fin de obtener la adquisición de sus activos en un proceso de remate.

En función de todo lo expuesto, Zanella intima a Motomel, y sus directores a desistir y cesar de manera inmediata y definitiva con todas las conductas descriptas
precedentemente y/o cualquier otro acto que de manera directa y/o indirecta pudiere seguir causando perjuicios a la compañía.

Asimismo, Zanella considera a Motomel responsable, conjuntamente y en forma solidaria con sus directores, de todos los daños y perjuicios (incluyendo lucro cesante, daño emergente, daño comercial y de imagen) que estas conductas están generando y generen en lo sucesivo a la compañía, incluyendo la responsabilidad en la eventual quiebra de Zanella.

Asimismo, ha formulado la más amplia reserva de promover las restantes acciones, reclamos y denuncias que correspondan a los fines de que se investiguen y penalicen los actos antes descriptos.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com