Tanto durante los gobiernos de Cristina Kirchner como de Mauricio Macri, uno de los pocos ejecutivos del mercado automotor argentino que se animó a hablar de manera abierta en contra de los impuestos internos fue Ernesto Cavicchioli. El CEO de Hyundai Motor Argentina y directivo de la cámara de importadores de autos (Cidoa) siempre se mostró crítico de este impuesto que distorsiona los precios del mercado.

Ahora, con el regreso de la doble escala de impuestos, que está impulsando el nuevo gobierno de Alberto Fernández (ver notas), Cavicchioli volvió a manifestarse en contra de esta medida.

Y lo hizo difundiendo dos cuadros estadísticos. En el primero, muestra cómo fue la evolución de los impuestos internos a lo largo de los años y cómo terminó afectando a las ventas de autos. En el segundo, enseña cómo esta nueva escala afectará a los modelos de media y alta gama. Cavicchioli es uno de los pocos que se niega a hablar de un "impuesto al lujo".

"Es un impuesto a la tecnología, la seguridad y la variedad", asegura.

Algunos de los párrafos más destacados del análisis que Cavicchioli envió esta tarde a la prensa se publican acá abajo.

  • "Esta es información que yo mismo armé con respecto al tema. Es una opinión personal dada mi experiencia vivida en el mercado. No refleja la posición de Hyundai ni de Cidoa. Estamos hablando de datos, no de relato".

  • "De salir promulgado sin cambios generará un impacto muy grande dentro de un contexto que ya es negativo (baja de ventas del 40% y sacando planes de ahorro y liquidaciones la baja real de boletos es del orden del 60%/70%)".

  • "Lamentablemente este proyecto es como echar nafta para apagar un incendio. Espero que las autoridades puedan reflexionar y aceptar modificaciones en las bases y/o alícuotas".

  • "Afecta a automóviles cuyo valor al publico se estima en USD 28.000 cuando hasta hoy afecta desde los USD 42.000, es decir se baja abruptamente la base imponible".

  • "Todas las marcas tenemos comprometidos autos que estan llegando entre diciembre y febrero como mínimo, no se puede cambiar las reglas de juego de esta manera ya que nos empujan al borde del precipicio. El auto se pide a la fabrica y luego tiene el menos dos meses de transito. Eso no se puede cambiar. Evidentemente a los que toman estas decisiones no saben o no les interesa respetar las condiciones de previsibilidad".

  • "Hace regresar a la primera escala, pero con una tasa efectiva del 25% (fue el 11% la primera vez que se introdujo). La segunda escala se potencia y aumenta la presión hasta el 54% (hoy 25%). Es decir que aumenta mas de un 100%".

  • "Ademas se olvidan de la actualización de Febrero que correspondía por IPC (dado que la inflación recupera luego de la devaluación). Sufrimos triplicación del tipo de cambio y la actualización por inflación que se ajustaba 4 meses depués ahora desaparece. Se cambia por una actualización por un indice de precios del sector a partir de Abril, que puede ser Junio. Entonces el dólar de 63 tiene que durar hasta junio para que no siga afectando modelos incluso mas bajos".

  • "En el caso de los importados extrazona, un auto de USD 28.000 es un auto que en mercados abiertos sale unos USD 14.000, es decir el típico auto de la clase media (Corolla, Cruze, Tiguan, Compass, Tucson, etc). Y esto es por la carga de impuestos que ya tiene la Argentina (y sin contar internos...)"

  • De ninguna manera se puede fomentar la venta con estas medidas. Afectara una gran cantidad de modelos, entre ellos versiones recientemente lanzadas como CH-R, Ioniq, RAV-4, Corolla, etc. Es decir, afecta la parte alta del segmento SUV B, Autos C y todo el segmento C de SUVs que quedarían alcanzados por el 25% adicional. Ni hablar de los demás segmentos hacia arriba".

  • "Es un impuesto a la tecnología, la seguridad y la variedad que termina eliminando estas características y se impone la producción e importación del autos base sin mayor equipamiento para no caer en el impuesto. Ya ha pasado (Corolla, Focus, Cruze....) cuyos topes de gama se discontinuaron por este tema y volverá a pasar. Nos atrasamos tecnológicamente".

  • "Todo esto luego de la triplicación del valor del dólar en los últimos 24 meses. Y los automóviles como saben tiene su precio vinculado al dólar dado que mas del 70% es de origen importado y dentro de lo nacional hay un gran porcentaje de partes importadas (70% aproximadamente)".

  • "Y lo mas irreal es que se terminará afectando a la recaudación, ya que si el consumidor no valida los precios, esas versiones se dejaran de vender y por ende la recaudación terminara bajando".

  • "En Argentina se produce menos del 10% de la variedad de modelos de automóviles y utilitarios livianos que se ofrecen en el mercado por lo que la complementación mediante la importación es indispensable en un mercado donde la riqueza de versiones responde a las necesidades específicas de los millones de usuarios que componen el parque automotor argentino (estimado en 14 millones de unidades)".

  • "El usuario que busca una SUV mediana no quiere comprar una pickup sino una SUV mediana. Forzar a los consumidores vía impuestos que actúan como barrera para arancelaria no es la manera correcta de mejorar la producción local. Estos cambios empeoran el mercado en un momento que marcas y concesionarios atraviesan la peor crisis de ventas de los últimos años. Los concesionarios serán los mas afectados por estas medidas. No se fomenta la venta de automóviles con la aplicación de un impuesto. Eso es absurdo".

    ***

    Archivo para descargar: Evolucion impuestos internos 2001-2019
    Archivo para descargar: Modelos que estarán afectados por los nuevos impuestos internos

    ***

    Comunicado de prensa de Cidoa La escala de Impuestos Internos incluida en el Proyecto de Ley de Solidaridad Social pone en riesgo a las empresas de Cidoa

    El fuerte encarecimiento determinado por la escala y la inclusión en la nómina de alcanzados por el gravamen de modelos con precios más bajos, puede tener impacto negativo en el mercado total

La escala de impuestos internos propuesta en el Proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva determina que los automóviles importados cuyo valor sea de más de $ 1,8 millones serán recargados con gravámenes de tal magnitud que pondrán en serio riesgo la continuidad de empresas dedicadas a la importación, la mayoría de ellas de empresarios argentinos, con imaginables consecuencias para 176 concesionarios, 311 talleres post venta y 8600 puestos de trabajo directos.

De concretarse lo estipulado en el proyecto de ley, 19% de las marcas/versiones que están actualmente en el mercado, cuyo precio estimado oscila entre $ 1,8 millones y $ 3,37 millones, serán incorporadas en un primer tramo de la escala con una alícuota de 20% que conforme a la fórmula aplicada por la AFIP representa una tasa efectiva de 25%, mientras que 24% de las marcas/versiones, cuyo valor es mayor a los $ 3,37millones, tendrán una alícuota de 35% que se convierte en una tasa efectiva de 53,85%. Hasta la fecha el gravamen era de 10% (11% efectivo) y alcanzaba solo a los vehículos de más de $ 2,5 millones.

Otras medidas que contribuyen a encarecer estos productos y puede empujarlos fuera del mercad son la modificación de la forma de cálculo de actualización que era trimestral y por inflación y ahora será por un nuevo criterio que se aplicará a partir de abril. También se incrementa la tasa de estadística de 2,5% a 3%.

Los precios resultantes de la aplicación de la escala determinada en el proyecto de ley pueden así sacar del mercado a las más de 20 marcas asociadas a la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales (CIDOA). Las empresas de CIDOA en conjunto representan entre el 2 y el 5% de las ventas totales en el mercado nacional, de modo que actúan como un complemento de la industria nacional.

La importancia de estas marcas está dada no solo por el empleo y la tributación, sino también porque su presencia obliga a mantener a la oferta actualizada en materia de innovación y avance tecnológico, seguridad activa y pasiva, cuidado ambiental y confort.

Su presencia en el mercado orienta además parámetros de precios que hacen más transparente al mercado total, constituyendo una barrera que contribuye a evitar el estancamiento de la oferta y los consecuentes precios abusivos que caracterizaron un tiempo de la Argentina en el que el parque automotor estaba compuesto por automóviles anticuados y caros.

Si la pretensión a través del proyecto de ley es estimula la producción nacional e incrementar la recaudación, el resultado real pueden ser menores ventas –por ende menor producción y recaudación- y un compromiso para la estabilidad laboral.