Desde San Rafel (Mendoza) – La pick-up Frontier cumplió su primer año de producción en la Argentina. Y, para celebrarlo, Nissan organizó una travesía off-road por caminos de montaña, dunas y ripio de esta provincia.

El diario de viaje de esa travesía se publicará en los próximos días, pero ayer Autoblog tuvo la oportunidad de entrevistar a Pablo Roca, subdirector de Marketing de Nissan Argentina, quien realizó un balance de este primer año de la pick-up nacional.

El diálogo completo se reproduce a continuación.

-Al cumplirse un año de la Frontier fabricada en la Argentina, ¿cuál es el balance que hacen de la pick-up en cuanto a unidades producidas, exportadas y vendidas en el mercado interno?
-Llevamos producidas unas 14 mil unidades y en noviembre pasado celebramos el envío de 10 mil unidades a Brasil, nuestro único destino de exportación por el momento. Es decir que, entre unidades vendidas en el mercado interno y el stock disponible sumamos unas 4.000 unidades. Lo más importante es la manera en que viene creciendo de manera exponencial nuestra participación en el segmento de las pick-ups medianas. En 2017, la Frontier tenía sólo el 2% del segmento. En 2018 crecimos al 3.5%. Y en este año fiscal 2019 queremos llegar al 5.5%. Podemos lograrlo. En septiembre, por ejemplo, llegamos al 7.4% y quedamos muy cerca de la Chevrolet S10.

-En marzo lanzaron las versiones de trabajo S y SE. ¿Cómo está compuesto el mix de versiones que se están vendiendo en la Argentina?
-El mix se divide por partes iguales. La mitad de las ventas acumuladas corresponden a las versiones S y SE, mientras que la otra mitad corresponde a las versiones más equipadas: XE y LE. La Frontier S está logrando un muy buen desempeño entre los clientes de flotas.

-En abril se anunció la cancelación de la Mercedes-Benz Clase X, que se iba a fabricar en la línea de montaje de Nissan en Córdoba. Y Renault, por su parte, informó que fabricará la Alaskan en esa misma línea recién cuando el mercado argentino lo permita. En su momento, cuando se conocieron estas noticias, Nissan Argentina anunció que se "ajustaría la producción en Córdoba". ¿En qué consistió este ajuste, cómo afectó a los planes de contratación de personal y qué medidas se tomaron con los proveedores?
-Principalmente se hizo un ajuste al mismo nivel del que hizo toda la industria automotriz argentina, que cayó un 40% a nivel nacional. Cumplimos con el anuncio original de crear mil puestos de trabajo directos y eso se mantendrá. Y con los proveedores fue con quienes hablamos en primer lugar. Comprendieron la situación y también se adaptaron del mismo modo, ajustando el volumen de producción. Es decir que este ajuste no fue sólo por la decisión de estos dos clientes que Nissan iba a tener. El ajuste fue, principalmente, por la actual realidad del mercado automotor argentino.

-La línea de montaje de pick-ups en Santa Isabel tiene capacidad para producir 70 mil unidades al año. ¿Hay proyectos para cubrir con algún otro modelo de Nissan el lugar que están dejando vacante Renault y Mercedes-Benz?
-No hay planes de nuevos modelos, pero sí estamos buscando nuevos mercados de exportación en Latinoamérica. Nissan Brasil tiene su fábrica de vehículos en Resende y Nissan Argentina tiene la planta pick-ups en Córdoba. Eso permite alcanzar un intercambio comercial de equilibrio con las reglas del Mercosur. Ahora estamos evaluando la posibilidad de exportar la Frontier argentina a Chile, que hoy se abastece desde México. Estamos trabajando para adecuarnos a las regulaciones y las características que requiere el mercado chileno.

-¿Por qué algunos mercados reciben versiones fabricadas en la Argentina, pero que no se ofrecen en nuestro país, como la Frontier Attack que se vende en Brasil?
-Eso ocurre en toda la industria, todo el tiempo. Hay necesidades específicas de cada mercado y nuestro trabajo es atender esa demanda. La Attack es una Frontier con equipamiento SE y caja automática, pero con una estética más deportiva. Se analizó la posibilidad de venderla en el mercado argentino, pero se descartó por el momento.

-Brasil y México firmaron meses atrás un acuerdo de libre comercio automotor. ¿Existe la posibilidad de que la Frontier mexicana abastezca en algún momento al mercado brasileño? ¿Cómo se comparan en términos de costos de producción las Frontier argentinas con las mexicanas?
-Todo es posible, pero la estrategia de Nissan en América Latina está enfocada para que el intercambio dentro del Mercosur se produzca con los modelos fabricados en las plantas de Brasil y Argentina. No se trata de una cuestión de costos, sino de las regulaciones del Mercosur: para cumplir con el llamado Flex de intercambio automotor, es necesario que las plantas de los dos países abastezcan con sus productos a toda esta región.

-Varios competidores del segmento están lanzando versiones más potentes o deportivas de sus pick-ups. Nissan ofrece versiones más potentes de la Navara/Frontier en otros mercados. ¿Hay planes de comercializarlos también en la Argentina?
-El plan es ir de a poco. La marca, como filial, tiene cuatro años en la Argentina. Y recién estamos cumpliendo el primer año de producción. Me encantaría tener una línea de productos interminable, pero hay que tener un negocio sustentable para atender a los clientes de manera correcta. No estamos en el momento de buscar más nichos del mercado. La idea es consolidar el portfolio que tenemos hoy. Posiblemente el año que viene haya novedades, estamos trabajando en eso.

-La Frontier es líder en venta de pick-ups en varios países de América Latina. ¿Ese es el objetivo a largo plazo para la Argentina? ¿Cómo ven posicionada a la Frontier argentina en el mediano plazo?
-La Frontier es la pick-up líder en ventas en México, Centroamérica y Colombia. Al mismo tiempo, se posiciona entre las más vendidas en Chile y Perú. Sin dudas, ese es el objetivo para Argentina: seguir creciendo. A pesar de que la industria automotriz argentina cayó 40%, la Frontier viene creciendo al 60% en el mercado de pick-ups. Tenemos una ambición de crecimiento sostenido, de manera independiente de lo que haga la competencia.

-En el mercado de pick-ups, la postventa es un punto clave. ¿Cómo invirtió Nissan en este aspecto y de qué manera están trabajando en la red de concesionarios?
-Internamente, mudamos nuestro depósito de piezas para triplicar el tamaño y cambiamos todos los sistemas informáticos. Nuestra red de concesionarios creció hasta llegar a 40 puntos de venta y postventa. Sólo este año se agregaron diez nuevos concesionarios. Y vamos a seguir creciendo en 2020.

-Nissan es una marca cada vez más identificada con las energías alternativas. ¿Veremos en algún momento alguna Frontier híbrida o 100% eléctrica?
-No tengo novedades por ahora, pero la estrategia Nissan Intelligent Mobility es avanzar en ese sentido. Seguramente en algún momento veremos Frontier hibrida. El mercado está yendo para ese lado. Y, llegado el caso, la visión es siempre apostar a una producción en la Argentina.

-Hay versiones que indican que Nissan y Mitsubishi están trabajando en el desarrollo de la próxima generación de sus pick-ups Frontier/Navara y L200/Triton. ¿Existe la posibilidad de que esta alianza se traslade en algún momento a la planta de Santa Isabel?
-Cualquier proyecto a futuro se va a discutir y decidir en la casa matriz de Japón. En la Argentina hoy no tenemos ninguna novedad al respecto.

-Mitsubishi, como integrante de la alianza que conforman también Nissan y Renault, ¿puede hacer uso de la planta de producción de Santa Isabel? ¿Qué condiciones se necesitan para que eso ocurra?
-Depende mucho de las condiciones de cada mercado y sus características. Una vez más, esas son cuestiones que se definen en la casa matriz de Japón.

Entrevista de C.C.

***

Nissan: “En algún momento veremos una Frontier híbrida”
El cielo tormentoso de Sierra Pintada. Travesía off-road de Nissan para celebrar el primer año de la Frontier nacional (leer críticas).

***

ADEMÁS En el Instagram de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com