La primera medida económica que tomó el gobierno de Mauricio Macri tras perder las elecciones presidenciales de ayer fue reforzar el cepo al dólar. El Banco Central informó anoche que, desde hoy, sólo se podrán comprar 200 dólares mensuales por persona a través de sus cuentas bancarias. En el caso de compras en efectivo, el límite será de sólo 100 dólares mensuales.

No es la primera vez que este corset cambiario se aplica en la Argentina y, ya desde anoche, algunas automotrices y concesionarios fantaseaban con recrear la situación vivida en 2013, cuando un cepo similar provocó un boom de ventas: fue sólo temporario y tuvo malas consecuencias para muchos consumidores.

En 2013, se patentaron 955.023 vehículos en la Argentina. Fue un récord histórico que nunca volvió a ser igualado. Una curiosidad de ese año fue que el mayor salto en patentamientos se produjo entre las marcas premium. Entre 2012 y 2013, firmas como BMW, Land Rover y Alfa Romeo aumentaron sus ventas entre 80% y 158%.

¿El motivo? La enorme brecha entre la cotización del dólar oficial y el paralelo (blue) permitió que muchas ventas se realizaran con la siguiente modalidad.

1. El consumidor con dólares en efectivo vendía las divisas en el mercado paralelo.

2. Con ese efectivo compraba en pesos un auto importado, que se vendía con la cotización del dólar oficial. La diferencia a favor del cliente oscilaba entre el 40 y el 50%.

3. Con esos pesos, la automotriz compraba dólares al Banco Central, con la cotización oficial. Así importaba nuevos vehículos.

4. Esos vehículos se vendían en el mercado una vez más a clientes que habían hecho la diferencia con el dólar paralelo.

Con esa operatoria, se produjo una insólita paradoja. Si se tomaba la cotización blue, los autos se vendían en la Argentina a un precio incluso por debajo del Valor FOB con el que ingresaban al país. En dólares extraoficiales, los autos en la Argentina eran más baratos que recién salidos de sus fábricas en Europa, Japón o Corea del Sur.

Por supuesto, el fenómeno duró poco. A fines de 2013, cuando las reservas del Banco Central tocaron fondo, el entonces gobierno de Cristina Kirchner aplicó un fuerte cepo a las importaciones y aumentó de manera abrupta los impuestos internos.

La escasez de vehículos en stock y la distorsión del impuestazo frenaron en seco las ventas de autos. En 2014, los patentamientos cayeron un 30% y sólo alcanzaron las 680 mil unidades.

El mercado automotor se convirtió en un laberinto lleno de trampas.

1. Vehículos de producción nacional que debían pagar “impuesto al lujo”, creado supuestamente para "proteger a la industria argentina".

2. Sobreprecios para la venta de las pocas unidades que había en stock y “sin impuestos”.

3. Aumento en los costos de mantenimiento para quienes habían comprado autos premium a precios bajos.

4. Desaparición de varios modelos por dificultades para importarlos o fuertes saltos en sus precios de venta.

5. Boom de ventas de pick-ups nacionales, exentas de impuestos internos y libres de las trabas a las importaciones.

Cuando transcurrieron seis años de aquél fenómeno automotor, muchos de esos efectos aún persisten en el mercado nacional.

En el sector, todos recuerdan bien los efectos del boom artificial de ventas que se vivió en aquellos tiempos. Sin embargo, en un mercado donde lo que hoy más abunda es el stock de unidades paradas, desde anoche muchos jugadores sueñan con recrear aquella dulce fantasía de 2013.

C.C.

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com