Desde Landsberg (Alemania) - LatinNCAP, el organismo encargado de evaluar la seguridad de los autos que se venden en América Latina, anunció hoy que a partir del 10 de diciembre aumentará las exigencias para otorgar las estrellas que otorgan en sus crash tests. Entre otras exigencias del nuevo protocolo, los vehículos serán sometidos al Moose Test ("Prueba del Alce").

Como ya ocurre con EuroNCAP, LatinNCAP actualiza cada cuatro años sus protocolos para la calificación en los crash tests. El nuevo estándar estará vigente hasta el año 2023.

El cambio visual más importante es que, a partir de diciembre, LatinNCAP utilizará el mismo sistema de diseño gráfico de EuroNCAP para otorgar los puntajes: habrá una sola calificación general de cero a cinco estrellas (hasta ahora se separaban estrellas para adultos y niños) y se otorgarán un porcentaje para cuatro categorías: adultos, niños, protección de peatones y asistencias a la conducción.

"Todos los NCAPs realizan actualizaciones periódicas de sus protocolos. Es una manera de acompañar las mejoras tecnológicas de la industria. Lo importante es que, con estas nuevas exigencias, LatinNCAP acorta la distancia con los protocolos de EuroNCAP. El nuevo protocolo es muy similar al de EuroNCAP 2015. El anterior era similar al de EuroNCAP 2002", explicó Alejandro Furas, secretario general de LatinNCAP.

Este nuevo protocolo no implicará cambios en las calificaciones de los modelos que LatinNCAP probó en estos últimos nueve años. EuroNCAP tampoco lo hace. Sin embargo, habrá exigencias más estrictas para las automotrices que utilicen la calificación con fines publicitarios o informativos. Deberán aclarar a qué año corresponde el puntaje de ese vehículo y tendrán que informar la web de LatinNCAP, donde se informan los diferentes protocolos. Además, sólo podrán utilizar las estrellas con fines publicitarios durante los primeros cuatro años posteriores al crash test. Después no podrán hacerlo.

"Cuando diseñamos este nuevo protocolo analizamos cuánto se acostumbró tolerar la industria en materia de calificaciones de LatinNCAP. Y descubrimos que, a partir de tres estrellas, las marcas se sentían conformes con el resultado. Con el nuevo protocolo nos aseguramos de que cuando un auto obtenga tres estrellas, sea porque tiene un nivel de protección realmente importante", agregó Furas.

Además, se realizaron adaptaciones para situaciones comunes en América Latina, pero no tanto en el Viejo Continente. "En Europa, se da por sentado que si un auto tiene control de estabilidad (ESP) y frenado autónomo de emergencia (AEB) es porque también cuenta con seis airbags. Eso no ocurre en América Latina, donde los Citroën C4 Cactus y Hyundai HB20 tienen estas tecnologías, pero se venden con menos de seis airbags", añadió.

En la categoría de asistencias a la conducción, hasta ahora se premiaba a los autos que tuvieran ESP. Con el nuevo protocolo, los vehículos también serán sometidos a la Prueba del Alce.

El llamado Moose Test es una maniobra de emergencia, que consiste en esquivar a velocidades de entre 30 y 70 km/h la supuesta aparición repentina de un objeto o situación de riesgo. La prueba nació en Suecia, donde suele ser habitual la presencia de alces en la ruta.

El Moose Test se hizo famoso por dos fracasos estruendosos. El Mercedes-Benz Clase A volcó al realizar esta prueba a mediados de los años '90. El resultado obligó a la marca alemana a instalar el ESP de serie y a modificar el tren trasero de ese modelo.

Más cerca en el tiempo, las dos últimas generaciones de la Toyota Hilux también fallaron en el Moose Test. La marca japonesa ignoró el primer aplazo y sólo reaccionó con el bochazo de la actual generación (foto de arriba): se recalibró el ESP para el mercado europeo, pero ese cambio no se hizo con la Hilux fabricada en la Argentina.

Las justificaciones brindadas por Toyota Argentina son poco satisfactorias (leer entrevista).

Como siempre, todos los ensayos de LatinNCAP se seguirán realizando en el laboratorio del ADAC en Alemania. Las pruebas dinámicas se seguirán haciendo en la pista de un antiguo aeropuerto militar, a 15 minutos del laboratorio de Landsberg.

Hasta el 9 de diciembre, LatinNCAP seguirá publicando resultados de pruebas de choque que se realizaron antes de este cambio de protocolo. Las marcas fueron informados de estos cambios ya desde 2016 y en febrero de 2019 se les presentó el protocolo completo.

El nuevo protocolo de LatinNCAP para 2020-2023 se puede descargar acá abajo. El primero de los archivos está en español. El resto, en inglés.

***

 

Archivo para descargar: Latin NCAP Adult Occupant Protection 2020 Assessment Protocol_v1.1.0

Archivo para descargar: Latin NCAP Child Occupant Protection 2020 Assessment Protocol v1.1.0

Archivo para descargar: Latin NCAP CSSTR Protocol 2020 v1.1.0

Archivo para descargar: Latin NCAP Overall Rating 2020 V1.1.0

Archivo para descargar: Latin NCAP Safety Assist 2020 assessment protocol v1.1.0

***

LatinNCAP aumentará la exigencia de sus pruebas de choque: se incorpora la

Alejandro Furas, secretario general de LatinNCAP, presentó el nuevo diseño gráfico que tendrán los resultados. Será igual al de EuroNCAP. La calificación del modelo mostrado en el protocolo 2020-2023 no es real y tiene fines ilustrativos.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com