Desde Wolfsburg (Alemania) - En enero de este año, Autoblog estuvo en el Museo Henry Ford de Dearborn (Estados Unidos). Es el lugar donde se repasa la historia completa de la marca norteamericana, pero donde el Óvalo además rinde homenaje a sus mejores rivales: desde el Chevrolet Corvette hasta el Toyota Prius (ver nota).

Resulta que en Wolfsburg (Alemania) hay un primo lejano de esa exhibición. Se llama Autostadt ("Ciudad de los Autos"), se encuentra junto a la casa matriz del Grupo VW y es donde la marca alemana también reconoce el legado histórico de sus competidores más notables.

Autostadt es mucho más que un museo. Es un parque de atracciones ubicado junto a la histórica fábrica de Wolfsburg, donde trabajan 60 mil personas y donde se producen 4.000 autos por día. En la actualidad, de sus líneas de montaje salen los modelos Golf, Golf Variant, Tiguan, Touran y Seat Terraco.

Este verdadero Disney-VAG se inauguró hace 19 años y también es la sede del mayor centro de entrega de vehículos 0km para clientes. En dos torres vidriadas de 48 metros de altura -con montacargas automatizados que entregan Golf GTi como si fueran golosinas de una expendedora gigante- se guardan los 500 autos que todos los días pasan a buscar los clientes que solicitaron la entrega en Autostadt. Antes, pueden recorrer el museo, jugar con sus hijos en un parque de diversiones, ver un partido de fútbol del Wolfsburg en el vecino Volkswagen Arena o pasar una noche en el lujoso Ritz-Carlton, ubicado junto a las chimeneas de colosal estética hitleriana, que vieron nacer al primer Escarabajo.

Autoblog recorrió la colección de autos históricos de Autostadt y la galería de imágenes se puede ver acá abajo.

C.C.

***

Bienvenidos a Wolfsburg, fábrica original del VW Escarabajo, sede central del Grupo VW y fuente de trabajo de 60 mil personas.

A su lado, la moderna arquitectura de Autostadt, la "Ciudad de los Autos".

En esas dos torres de 48 metros se guardan los 500 autos por día que reciben los clientes que eligen retirar sus 0km en Autostadt.

Los carritos autónomos Starship se encargan de entregar las matrículas para esos 0km.

Autostadt es un parque de diversiones con autos, para grandes y chicos.

Incluye un Hotel Ritz-Carlton.

Se puede hacer un test drive con los últimos modelos de Bentley (por más que no lo vayas a comprar).

Pero lo más interesante: el museo con piezas históricas de VW, pero también de sus rivales más respetados.

Réplica del triciclo de Carl y Bertha Benz.

El Ford T, pionero de la producción en serie, junto al primer Escarabajo de producción en serie.

Ejemplares de Autobianchi (izquierda) y Mini (derecha).

El Messerschmitt, junto al Audi A2 de Ferdinand Piëch (leer obituario).

Un brutal Oldsmobile junto al siempre maravilloso Jaguar E-Type.

En Autostadt hay Golf gasoleros, claro. Y también Chevrolet Corvette.

Un Citroën DS y una Cisitalia.

Pero no cualquier Cisitalia: este ejemplar corrió la Mille Miglia Storica con tripulación argentina.

¿A préstamo en Autostadt?

Un De Lorean, la única máquina del tiempo en acero inoxidable.

En los jardines de Autostadt se celebran los 50 años del Porsche 914.

El primer 911 diseñado por Butzi Porsche, nieto de Ferdinand.

Clásico inmortal: el primer 911 Turbo.

Lamborghini ahora es propiedad del Grupo VW. Pero no cuando se fabricaba este Countach.

"Un auto adelantado a su época. Campeón del mundo indiscutido. A su lado, un Audi Quattro" (epígrafe: Juan37).

El rarísimo VW Golf Country 4x4 de 1990. Tenía doble tracción y reductora. Shame on you, Amarok V6.

Los Buggy utilizaron, en su mayoría, mecánicas del Escarabajo.

Maravillosa (y carísima) Bugatti 57 SC Atlantic.

Bugatti hoy es propiedad del Grupo VW.

Por eso, Bugatti tiene su propio pabellón en Autostadt.

Se exhibe esta Veyron cromada, en una sala llena de espejos.

Hipnotizante.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com