A partir de septiembre se modificará la base imponible de los impuestos internos. Se trata del tributo que el gobierno de Mauricio Macri había prometido modificar apenas asumió, en diciembre de 2015, pero que sin embargo mantuvo vigente, con diferentes actualizaciones en la base imponible.

Este llamado "impuesto al lujo" afecta en la práctica a los vehículos de alta gama, pero también a varios modelos de gama media.

Los modelos alcanzados hasta ahora eran los que tenían un precio de venta a concesionario (sin impuestos ni comisiones) de más de 1.485.900 pesos. Según reveló hoy el diario Ámbito Financiero, a partir de septiembre se aplicará una actualización por inflación subiendo la base imponible a 1.626.763 pesos.

Cuando se agregan otros tributos y comisiones, los impuestos internos terminaban impactando en los autos con precios de venta al público por encima de los 2.140.400 pesos. El caso testigo es la Toyota SW4 de producción nacional, que hoy está "topeada" en ese valor de lista y no tributa internos.

Según Ámbito, la nueva base imponible afectará a los modelos con precios de lista que ronden los 2.290.000 pesos. De todos modos, eso se sabrá con certeza cuando comience a regir la nueva medida. Muchos fabricantes prefieren resignar márgenes para evitar que sus modelos caigan en este impuesto, que puede llegar a encarecer el valor final de un auto entre 25% y 30%.

***

Nota del diario Ámbito Financiero Autos: sólo los 0 km de más de $2.290.000 pagarán Impuestos Internos

Por Horacio Alonso

A partir del 1° de septiembre, sólo los autos de más de $2.290.000 de precio al público pagarán Impuestos Internos, según decidió este martes el Gobierno, tras aumentar un 9,48% la base imponible vigente hasta fin de mes. La nueva escala regirá por tres meses hasta el 30 de noviembre próximo. Actualmente, el monto este tributo alcanza a los vehículos de unos $2.090.000.

El valor real al público en el que se paga el impuesto depende de la estrategia de cada marca respecto a los márgenes que disponga y de cuánto esté disputas a resignar para no quedar alcanzado en el tributo.

Con la suba dispuesta, la base imponible pasó de $1.485.900 a $1.626,763 de precio de fábrica (sin IVA ni margen comisional de concesionaria). El porcentaje de incremento de la base imponible se hizo tomando la inflación acumulado en el período abril/junio, tal como se estableció el año pasado en la ley de Presupuesto Nacional que introdujo el esquema de ajuste trimestral

La Asociación que agrupa a las terminales locales solicitó que el incremento fuera mayor, debido al aumento del dólar, pero el pedido no tuvo respuesta favorable. Este tributo apunta a los autos de alta gama que se cotizan en dólares por lo que una suba del tipo de cambio hace que más 0km empiecen a tributar debido a que el valor imponible establecido está en pesos.

Teniendo en cuenta de que la moneda estadounidense subió de manera significativa en los últimos días, la mejora de la base de 9,48% fue en parte neutralizada por el salto del tipo de cambio. De todas maneras, para los vendedores de este tipo de vehículos, considerados de lujo, este ajuste ayuda a mejorar sus cuentas. Por la forma de calcular el tributo, la alícuota del 20% significa un impacto en el precio de 25%. Si lo trasladan directamente, esos modelos se encarecen tanto que quedan fuera del mercado.

La preocupación de este segmento de autos pasa por lo que pueda suceder el domingo con las PASO. Hay que recordar que el actual Gobierno bajó los impuestos a estos vehículos respecto a las escalas vigentes en la última etapa de la gestión kirchnerista que eran más duras. El temor de los empresarios es que, en caso de un triunfo del Frente de Todos, este año se vuelva al esquema anterior, lo que significará un aumento de los precios con la consecuencia de una menor demanda.