Desde Indaiatuba (Brasil) - No es normal asistir a la presentación de un auto nuevo y que, cuando por fin levantan la clásica sábana que lo oculta, te encuentres con un vehículo camuflado. Eso es lo que ocurrió hoy en el Campo de Pruebas de Cruz Alta, que General Motors tiene en Brasil, durante el evento de avant-premier del nuevo Chevrolet Onix Plus, el primer integrante del llamado Proyecto GEM, que llegará a la Argentina antes de fin de año.

Toda la información sobre el Onix Plus, las fotos y videos ya se publicaron hoy en esta primera nota.

Pero más allá de eso, lo más interesante de la visita a Cruz Alta fue la posibilidad de charlar con los ingenieros que participaron en el desarrollo de esta nueva familia de modelos de Chevrolet, pensados para los "Mercados Emergentes Globales" (GEM, por sus siglas en inglés).

GM acaba de cerrar en Brasil un ciclo de inversiones de 3.400 millones de dólares y -después de algunos amagues públicos de retirarse de la región- confirmó un nuevo desembolso de 2.600 millones de dólares entre 2020 y 2024. Ese dinero se utilizará para terminar el desarrollo y poner en marcha la producción de ocho siluetas de modelos basados en la misma Plataforma GEM, creada en alianza con la automotriz china Saic.

Entre estas ocho siluetas habrá sedanes, hatchbacks, hatchs con estética aventurera, SUVs, monovolúmenes y hasta una pick-up compacta (sobre la que se informará en una próxima nota). Muchos de ellos llevarán el nombre Onix, porque desde hace cuatro años es el líder en ventas indiscutido en Brasil.

Es poco lo que se puede apreciar al ver un auto camuflado. Aún con buena iluminación, mucho tiempo libre y plena concentración, lo único que se puede sacar en claro es que será muy parecido al Onix Sedán que ya se presentó en China, lo cual es bueno, porque es un auto bastante moderno y atractivo (ver fotos). Otra conclusión que se pudo obtener es que tendrá proporciones mayores al Prisma actual, pero será algo más pequeño (aunque mejor proporcionado) que el Cobalt.

Por el lado negativo, la unidad exhibida tenía frenos a disco sólo en las ruedas delanteras. Atrás, unos humildes tambores.

GM ya confirmó que habrá motores atmosféricos y turbo, con caja manual o automática. Autoblog averiguó, por fuentes de concesionarios, que serán un 1.2 atmosférico y un 1.0 turbo. Los valores de potencia y torque aún no fueron informados.

¿Y qué hay de la seguridad?

"Estamos hablando de autos que comenzarán a ser lanzados a partir de fin de año y que, como mínimo, tendrán un ciclo de producción de ocho años. Tenemos que lanzar vehículos que cumplan con las normativas de seguridad que comenzarán a regir en estos próximos años", explicó Rodrigo Fioco, director de Marketing de Producto de Chevrolet Mercosur.

Durante el lanzamiento del restyling de la Spin, el año pasado, GM ya había anunciado que todos los nuevos lanzamientos de Chevrolet en nuestra región tendrían ESP de serie. Esa promesa se mantiene y todos los modelos del Proyecto GEM vendrán de fábrica con ese dispositivo de seguridad vital: control de estabilidad.

Puede sonar anacrónico destacar algo así en el año 2019, pero hay que tener en cuenta que hoy Chevrolet todavía vende en la Argentina cinco modelos que no ofrecen ESP, ni siquiera como opción: Onix, Prisma, Spin, Cobalt y Montana.

Era hora.

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com