La ex presidenta Cristina Kirchner tiene muchas causas judiciales, pero acaba de sumar a su prontuario la primera relacionada con la industria automotriz: el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi la investiga por el presunto delito de "encubrimiento de actos de inteligencia ilegal", a raíz de unos documentos secuestrados en su casa de El Calafate.

En un allanamiento a ese domicilio, se encontraron varias carpetas con desgrabaciones de conversaciones privadas de ejecutivos de diferentes empresas. Entre ellas, se encontró el diálogo protagonizado por un ejecutivo de General Motors Argentina.

Según pudo saber a Autoblog, el directivo fue citado a declarar por el juez y confirmó la veracidad de ese diálogo, que mantuvo con empleados y proveedores de la compañía. Sin embargo, aseguró que en ningún momento le dijeron que la conversación estaba siendo grabada.

En las carpetas encontradas en El Calafate también había diálogos de conversaciones de ejecutivos de la petrolera Repsol-YPF, la minera Barrick Gold y firmas concesionarias de autopistas.

Durante su primera presidencia, Cristina Kirchner autorizó un préstamo con fondos de los jubilados para que GM pudiera fabricar el Chevrolet Agile en su planta de Santa Fe. El crédito de 70 millones de dólares fue pagado por la compañía antes del plazo acordado: "¡Qué plata bien invertida por parte de los argentinos!", exclamó CFK, al momento del lanzamiento del Agile.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com