Nicolás Avellone fue grabado en video el año pasado cuando hacía trompos con su Audi R8 en el Puente Pacífico, del barrio porteño de Palermo. La Policía de la Ciudad ya lo buscaba: las cámaras de seguridad lo habían filmado también haciendo donuts con el mismo auto, en la zona de Belgrano.

Avellone intentó esconder el auto: le ploteó la carrocería roja con un adhesivo blanco. Así y todo, lo atraparon: el auto fue incautado y el conductor fue imputado bajo el Artículo 193 Bis del Código Penal, que dispone tres años de prisión para quien realice “una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo automotor en la vía pública sin la debida autorización de la autoridad competente”.

Sin embargo, el conductor zafó de la prisión al convertir el hecho en un “acto solidario”. Donó el vehículo al Estado, con gran habilidad matemática por parte de sus abogados. Declaró que el R8 tenía un valor de “medio millón de dólares”. La Fiscalía porteña lo creyó, a pesar de que ese dato es falso: un Audi R8 0KM tiene un precio de lista en la Argentina de 441 mil dólares. Las unidades usadas y de antigua generación, como la del imputado, cuestan menos de 250 mil dólares.

Avallone quedó inhabilitado para conducir, aunque sólo por ocho meses. La Ley establece un máximo de hasta seis años para este delito. La responsable de otorgarle todos estos beneficios al delincuente fue la fiscal Andrea Scanga.

¿Y el auto? Fue el que recibió la peor condena. Terminó ploteado en azul y negro, para convertirse en el nuevo Patrullero Premium de la Policía de la Ciudad.

Foto: DiversityCarsArgentina

***

Hizo trompos en la calle con su Audi R8 y lo donó para rebajar la condena
Cronología completa del Caso Avellone, leer acá.

La Policía de Misiones incorporó un Mercedes-Benz Clase E “recuperado del delito”
Los Patrulleros Premium ya tienen su propia sección en Autoblog.

***

VIDEO: El Audi R8 que hizo trompos en Palermo

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com