Desde Lima (Perú) - Dejé al 911 Turbo S del Launch Control (ver nota anterior) y me fui al sector de Slalom, donde me esperaba un 718 Boxster S. Al volante, Gianni, peruano, sub25, aprendiz de instructor de Porsche Experience. En la presentación inicial, cuando le tocó hablar, fue el más sincero de todos. Dijo: “Cuando sea grande quiero ser como ellos”, mientras miraba a los instructores del World Roadshow.

En plena recta hay armado un slalom de 7 puertas, con conos cada 18 metros. Al final, hay un retome y la vuelta en el sentido contrario. Se completa el recorrido al frenar a cero, dentro en una caja armada por 4 conos. Antes de comenzar, algunos secretos de parte de los instructores: no acelerar y frenar a cada rato, ya que lo ideal es ir a velocidad estable en todo el recorrido. Hacer bien el retome para salir acelerando lo antes posible. Y, sobre todo, no golpear los conos, ya que cada uno que derribemos nos sumará dos segundos al tiempo cronometrado.

Me subí de acompañante para tener un recorrido de instrucción. Gianni lleva el auto como si fuera de paseo, pero vamos rápido. El Boxster hace gala de su distancia entre ejes, centro de gravedad bajo y la combinación perfecta entre ingeniería y electrónica. Sí, el PSM viene conectado y ayuda, aunque no nos demos cuenta.

Cambio de asiento, me toca conducir. Tengo 350 caballos a mi disposición y el Boxster S pesa menos de 1.400 kilos (antes de que me subiera yo, claro). Mientras me acomodo en la butaca, le pido a Gianni si podemos quitar el techo, pero me dice que no, que las reglas son hacer las pruebas con el techo puesto. Una lástima, yo quería sentir el vientito…

Tengo dos pasadas de práctica y ya en la primera hago volar un cono. No sean malos, estoy midiendo el auto. Cada vez voy más rápido entre los conos y el Boxster S se divierte conmigo. Se mueve sin problemas. Los neumáticos de 265/40 R19 traseros vienen pegados al piso. Gianni me alienta: “Acelerá más”, y no me queda más que hacerle caso.

Es el momento de la verdad, ahora tengo dos pasadas cronometradas. En la primera voy bien, aunque al terminar tengo dos conclusiones: puedo ir más rápido y tengo dos segundos de recargo por revolear un cono. Pido VAR, explico que no lo toqué, que fue el viento. Nada. No hay VAR y no sopla viento.

Segunda pasada. Esta vez quedo mucho más conforme, sobre todo porque el retome realmente lo hice rápido y pude acelerar antes. Y encima todos los conos salieron indemnes. ¿El Boxster S? Como si nada, acompañando mi aumento de velocidad y exigencia y dejando en claro que le sobra paño para esto.

Mi mejor tiempo, nos los dieron a conocer al final de la jornada, fue dos segundos más lento que el del ganador. Aclaremos que ganó un periodista peruano que es expiloto. Me voy contento, pero me hubiese gustado seguir jugando. El límite del Boxster S estaba muy lejos todavía.

HANDLING

Ahora nos toca salir a pista completa. Sí, utilizaremos casi completos los 2.400 metros del autódromo de La Chutana, para conducir los “deportivos de Porsche”. Así los definió nuestro instructor, a lo que pregunté: “Si estos son los deportivos, ¿el resto serían…?” Una sonrisa fue la respuesta.

Encolumnados en la calle de boxes estaban: Cayenne Turbo (550HP), 718 Cayman GTS (365HP), 911 Carrera 4 GTS (450HP), Panamera Turbo S E-Hybrid (680HP) y el 911 GT3 (500HP).

Un breve briefing en el que nos dieron algunos tips de manejo en circuito y nos pidieron dos cosas: devolver sanos los autos y no ir despacio. Sí, leyeron bien: “No ir despacio”. El guía del pelotón iba a ser nuestro instructor y si veía que alguien se quedaba atrás, se vería obligado a disminuir la velocidad y así todos deberíamos bajar el ritmo.

Nos subimos de a dos a los autos. Mi coequiper fue Pablo Vargas, periodista de Chile. Pensamos: “Arranquemos con el Panamera, para terminar con el GT3 y que la última vuelta sea en la Cayenne, como para relajar”.

Nos dirijimos al Panamera Turbo S E-Hybrid, tomé el volante primero y a partir de acá la seguidilla fue de una vuelta como piloto y otra como copiloto, con lo cual procederé a dejar una serie de notas sueltas de cada modelo.

* Panamera Turbo S E-Hybrid: Nadie corre carreras en un auto de cuatro plazas con las cuatro plazas ocupadas, aunque con esta versión del Panamera podríamos hacerlo. La primera sensación fue que los 680 HP (sumando motor a combustión y eléctrico), son muchísimos y logran que este sedán-casi-limusine se mueva de forma increíble en un circuito sinuoso como La Chutana. Estamos al volante de un auto de más de 5 metros y más de 2.400 kilos en orden de marcha, pero cuando aceleramos nada de eso se nota. La segunda vuelta la di en la parte trasera, mirando en vivo los mismos datos que le muestra el tablero al conductor. La pantalla trasera tiene una app que permite hacer eso y, para los petrolheads como yo, es mejor que cualquier serie de Netflix.

* 718 Cayman GTS: Pasar de 5 metros a 4.30 y de tracción integral a tracción trasera, se siente. Se siente divertido. El Cayman GTS nació para esto. Aceleración, frenado, curvas rápidas, curvas lentas, todo le cae bien. Es un karting, pero con PSM, 365HP y aire acondicionado para que no transpiremos mientras tratamos de ir lo más rápido posible. Si el Cayman en un circuito no te saca una sonrisa, tomate el pulso porque es posible que hayas muerto y no lo sepas.

* 911 Carrera 4 GTS: Los GTS de Porsche son más potentes y más livianos. Y eso se nota en este 911. El bóxer de seis cilindros está ahí, listo para cuando lo llamemos con el acelerador. La tracción integral, las suspensiones y la electrónica se encargan del resto. ¿Querés acelerar a fondo a la mitad de una curva cerrada? Dale, el 911 Carrera 4 GTS es casi un Scalextric con doble guía. Dato: somos locos, pero no suicidas y siempre nos controlamos para devolver el auto entero.

* 911 GT3: La bestia naranja. El asiento del conductor es una butaca de competición. Sólo se puede regular en altura y profundidad, el ángulo del respaldo es fijo. A nuestra espalda sólo está la jaula de seguridad y el cubre-motor. La primera acelerada a la salida de la calle de boxes nos dice “te vas a divertir”. El bóxer de seis cilindros suena atronador, casi como en los juegos de la Play, pero en la vida real. Pisás a fondo y la primera frenada se te viene encima. Dos rebajes (de 4ta a 2da), y adentro, como si estuviésemos paseando. Las curvas se suceden, pero el GT3 pide más acelerador. El chasis se agarra al asfalto. Recordatorio: estamos manejando un auto de carrera homologado para andar en la calle. Y se nota. El curvón final lo hago a puro acelerador y la cola nunca intenta salirse de su lugar. Tengo que ceder el volante. Cuando pego la vuelta y paso por detrás del enorme alerón trasero, lo abrazo. Por una vuelta estuve en Disney, pero en versión Made in Germany.

* Cayenne Turbo: La dejamos para lo último, para relajarnos un poco después de tanta adrenalina. Pero los 550HP están ahí y me dicen “divertite”. Sí, la Cayenne es alta, pesada y todo eso, pero en la pista se mueve ágil y rápida. La carrocería se balancea, pero nunca sentimos que dejamos de tener el control. Las curvas se suceden y no podemos creer que esto sea una SUV. El relax quedará para la hora del almuerzo.

Orly Cristófalo

***

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
En el gráfico, el recorrido de conos de la sección de Slalom.

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
El ejercicio se realiza con un 718 Boxster S.

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
Con el techo cerrado. Ufa.

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
El enviado de Autoblog tuvo un desempeño digno.

Jura que no tiró ningún cono.

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
"Sólo alguno se desmayó. Pero fue del susto. ¡Ni lo toqué!"

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
La flota de vehículos para la sección Handling. ¿Con cuál empezar?

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
Autoblog los manejó todos en la pista de La Chutana.

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
Con algunos se divirtió más que con otros.

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
Sonrisa del sacrificado "enviado especial de Autoblog".

Porsche World Roadshow: Handling y Slalom
Un break, hora de almorzar. Ampliaremos.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com