Mary Barra, la CEO de General Motors, anunció hoy el cierre de cinco plantas de producción en América del Norte y el despido del 15% del personal a partir del 2019. Se trata de la crisis de GM más importante, desde que la compañía entró en bancarrota en junio de 2009. Barra comunicó las novedades vía e-mail a todos los empleados de la compañía en el mundo. Los correos también fueron recibidos por los empleados de GM Argentina, quienes enviaron copias de los textos a Autoblog (leer completos abajo).

Las plantas que se cerrarán están ubicadas en Lordstown (Ohio, EEUU), Detroit (Michigan, EEUU) y Oshawa (Ontario, Canadá). En esas fábricas se producen los modelos Cruze, Volt, Impala, Cadillac CT6, Buick LaCrosse y Cadillac XTS, que dejarán de venderse en América del Norte y no tendrán reemplazantes inmediatos. La compañía anunció el desarrollo de una nueva familia de SUVs y vehículos eléctricos, que ocuparán su lugar en el mercado. Las otras dos plantas que se cerrarán fabrican motores en Estados Unidos.

Barra anunció que en 2019 se cerrarán dos fábricas más. Sólo dijo que se encuentran "fuera de América del Norte". No brindó más detalles.

Los mails de Barra, el anuncio del cese de producción del Cruze y la confirmación despidos masivos generaron incertidumbre en GM Argentina. La filial local se encuentra en pleno proceso de suspensiones de personal en su planta de Santa Fe. Allí se fabrica el Cruze para el Mercosur y la planta permanecerá cerrada hasta el 2 de enero próximo, con anticipo de vacaciones para todo el personal.

Fuentes de GM Argentina le informaron esta tarde a Autoblog que "no se prevén cambios ni en la producción ni en la comercialización del Cruze en nuestra región".

En noviembre de 2017, GM le anunció al presidente Mauricio Macri una inversión de 500 millones de dólares para fabricar un nuevo auto en Santa Fe, pero su producción está programada recién para el año 2020.

Los mails de Mary Barra anuncian que, desde hoy, se cerraron los procesos de retiros voluntarios. La ejecutiva afirmó que comenzó una etapa de “retiros involuntarios”, un curioso eufemismo para referirse a despidos masivos.

Barra asegura que estas medidas permitirán a GM enfrentar las condiciones de “un mercado en pleno proceso de cambio” y asegurar “el éxito de la compañía en el largo plazo”.

La nueva crisis de GM recuerda al quebranto que sufrió la compañía hace exactamente una década. En la Argentina, se evitó el despido de personal con un préstamo con fondos de los aportes jubilatorios, que le cedió a GM la entonces presidente, Cristina Kirchner. Ese dinero de la Anses se utilizó para fabricar en Santa Fe el Chevrolet Agile.

Ironías del destino: los mails de Barra que se recibieron hoy en la Argentina habla de “more agile”, pero no se refiere al desaparecido hatchback de extraño diseño. Hace referencia a la “mayor agilidad” que la compañía deberá tener para afrontar los cambios del futuro inmediato.

***

Crisis en GM: los empleados de Argentina recibieron hoy dos mails con anuncios de despidos

Primer mail de Mary Barra que recibieron hoy todos los empleados de GM, incluyendo a los de Argentina. Click en la imagen para ampliar.

***

Crisis en GM: los empleados de Argentina recibieron hoy dos mails con anuncios de despidos
Segundo mail de Mary Barra que recibieron hoy todos los empleados de GM, incluyendo a los de Argentina. Click en la imagen para ampliar.

Crisis en GM: los empleados de Argentina recibieron hoy dos mails con anuncios de despidos
El Chevrolet Cruze, recién rediseñado (fotos), dejará de producirse en América del Norte.

***

Comunicado de prensa de GM General Motors acelera su transformación

DETROIT, MICHIGAN – General Motors (NYSE:GM) acelerará su transformación para el futuro, basándose en la estrategia integral que presentó en 2015 para fortalecer su negocio principal, capitalizar el futuro de la movilidad personal e impulsar importantes eficiencias de costos.

Actualmente, GM continúa tomando medidas proactivas para mejorar el desempeño general del negocio, incluyendo la reorganización de los equipos de desarrollo global de producto, la realineación de su capacidad de manufactura y la reducción de personal asalariado. Se espera que estas acciones aumenten el flujo de efectivo automotriz ajustado en $6 mil millones de dólares para el final del 2020 dado el ritmo de la operación.

“Las acciones que estamos tomando continúan nuestra transformación para ser ágiles, resilientes y rentables, al mismo tiempo que nos dan flexibilidad para invertir en el futuro”, comentó May Barra, Chairman y CEO de General Motors Company. “Reconocemos la necesidad de hacer frente a las condiciones cambiantes del mercado y las preferencias de los clientes para posicionar a nuestra compañía al éxito de largo plazo”.

Para contribuir a los ahorros de efectivo de aproximadamente $6 mil millones de dólares, se consideraron reducciones de costos por $4.5 mil millones de dólares y un menor gasto anual de capital de casi $1.5 mil millones de dólares. Las acciones realizadas incluyen:

Transformación en el desarrollo de producto - GM está evolucionando su fuerza de trabajo y los procesos de desarrollo global de producto para impulsar niveles de ingeniería de clase mundial en tecnologías avanzadas y para mejorar la calidad y la velocidad de comercialización en el mercado. Los recursos asignados a los programas de vehículos eléctricos y autónomos se duplicarán en los próximos dos años. Algunas acciones adicionales incluyen:

Aumentar el uso compartido de componentes de alta calidad en todo el portafolio.

Ampliar el uso de herramientas virtuales para reducir el tiempo y costos de desarrollo.

Integrar a los equipos de ingeniería tanto de vehículos, como de propulsión.

Optimizar utilización de los sitios de desarrollo global de producto.

Optimización del portafolio de productos - GM ha invertido recientemente en nuevas arquitecturas de vehículos que son altamente eficientes, principalmente en pickups, crossovers y SUV. De cara al futuro, GM seguirá con estas inversiones, pero dará prioridad también a las inversiones para vehículos con arquitecturas de batería eléctrica de siguiente generación. A medida que se optimiza el portafolio actual de vehículos, se espera que para principios de la próxima década más del 75% del volumen de ventas globales de GM provenga de cinco arquitecturas de vehículos.

Aumento en la utilización de capacidad instalada - En los últimos cuatro años, GM ha reorientado el capital y los recursos para apoyar el crecimiento de crossovers, SUV y pickups, agregando turnos e invirtiendo $6.6 mil millones de dólares en plantas de Estados Unidos que han creado o mantenido 17,600 empleos. Al cambiar las preferencias de los clientes en Estados Unidos y en respuesta a las disminuciones en el volumen de vehículos en el mercado, los productos futuros se asignarán a menos plantas el próximo año.

Las plantas a las cuales no se asignará producción a partir de 2019 son:

Planta de Ensamble de Oshawa en Ontario, Canadá.
Planta de Ensamble de Detroit-Hamtramck en Detroit, Michigan.
Planta de Ensamble de Lordstown en Warren, Ohio.

Las plantas de componentes y propulsión a las cuales no se asignará producción a partir de 2019 son:

Operaciones de Baltimore en White Marsh, Maryland.
Operaciones de Transmisiones de Warren en Warren, Michigan.

Además del cierre anunciado previamente de la planta de ensamble en Gunsan, Corea, GM cesará las operaciones de dos plantas adicionales fuera de Norteamérica a finales de 2019.

Se espera que estas acciones en manufactura aumenten significativamente la utilización de la capacidad. Para mejorar aún más el desempeño del negocio, GM continuará trabajando para optimizar otros costos de manufactura, productividad y competitividad de salarios y beneficios.

Transformación de la fuerza laboral - La compañía sigue transformando su fuerza laboral global para garantizar que cuenta con el talento y las habilidades necesarias para enfrentar retos en el presente y en el futuro, al mismo tiempo que impulsa la eficiencia a través del uso de las mejores herramientas. Se están tomando medidas para reducir personal asalariado y contratistas en un 15%, que incluye un 25% menos en niveles ejecutivos para simplificar la toma de decisiones.
“Estas acciones aumentarán el potencial de generación de efectivo y ganancias a largo plazo de la empresa y mejorarán nuestra resiliencia a los ciclos de nuestro negocio”, agregó Barra.

GM espera financiar los costos de reestructuración a través de una nueva línea de crédito que mejorará aún más la sólida posición de liquidez de la compañía y aumentará su flexibilidad financiera.

GM espera registrar cargos antes de impuestos de entre $3.0 mil millones y $3.8 mil millones de dólares relacionados con estas acciones, incluyendo aproximadamente $1.8 mil millones en amortizaciones de activos no acelerados y cargos por pensiones, así como aproximadamente $2.0 mil millones en gastos en efectivo relacionados con la fuerza laboral y otros costos en efectivo. La mayoría de estos cargos se considerarán especiales para propósitos de EBIT ajustado, EPS diluido ajustado y flujo de efectivo automotriz. La mayoría de estos cargos incurrirán en el cuarto trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019, con algunos costos adicionales incurridos durante el resto de 2019.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com