El Aston Martin DB5 es el auto más famoso de James Bond. Debutó en "Goldfinger" (1964) y después protagonizó varios cameos en películas más modernas de 007.

Los dos DB5 que protagonizaron "Goldfinger" se convirtieron en autos de colección codiciados en todo el mundo. Uno fue subastado en 2010 por cinco millones de dólares y el otro tuvo una historia más triste: fue robado en Estados Unidos en 1997 y se cree que se encuentra en una colección privada, en el Medio Oriente.

Para satisfacer la demanda de los fanáticos de 007, Aston Martin anunció ayer que fabricará 28 réplicas del DB5 más legendario. Serán unidades funcionales, con certificado en origen, que se producirán en la histórica planta de Newport Pagnell.

Los 28 ejemplares tendrán el mismo color plateado "Silver Birch" y eso no es todo: también vendrán de serie con algunos de los gadgets del auto de la película. Eso será un trabajo de Eon Productions, la compañía propietaria de la franquicia de James Bond, y de Aston's Q, la división de vehículos especiales de la automotriz británica.

No se brindaron los detalles de esos gadgets. Sólo se informó que contará con el sistema de patentes giratorias, para mostrar dos tipos de matrículas. Aston Martin ya aclaró que no se hará responsable de las multas que reciban los que utilicen el sistema para intentar engañar a las autoridades (como le ocurrió a esta BMW X6 de unos argentinos en brasil, ver nota).

El DB5 de Goldfinger también tenía otros equipamientos curiosos: asiento del acompañante eyectable, ametralladoras delanteras y lanzador de aceite en los escapes (todo un guiño al clásico problema de cárter de los autos ingleses).

De las 28 unidades que se producirán, Aston Martin se guardará uno para su museo. Eón Productions se quedará con otro ejemplar. El tercero será subastado a beneficio.

¿Y los 25 restantes? Se venderán a clientes. Su precio de lista será de 3,5 millones de dólares, sin impuestos. Casi un millón más de lo que cuesta el Aston Martin Vulcan que el supermercadista argentino Alfredo Coto tiene en Miami (ver nota).

Aston Martin informó que le dará prioridad en la compra a los coleccionistas más reconocidos de la marca. Coto podría calificar sin problemas, porque en la actualidad cuenta con media docena de Aston Martin y es socio de la automotriz en la construcción de un mega-proyecto inmobiliario (leer más).

Todas las réplicas del DB5 tendrán la misma mecánica del modelo original: motor seis cilindros en línea, con 4.0 litros, tres carburadores Weber y 280 caballos de potencia. Tendrán una velocidad máxima de 230 km/h y podrán acelerar de 0 a 100 km/h en ocho segundos.

Si no te alcanza para comprar un DB5 Goldfinger original, todavía tenés una chance: por menos de 150 pesos se consigue en los kioscos el modelo en escala (ver Colección James Bond 007).

***

VIDEO: "Goldfinger" (1965)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com