De acuerdo a un compromiso que firmaron todas las automotrices con el Gobierno en noviembre de 2013, dentro de pocos días –el 1° de enero de 2018- todos los nuevos modelos de autos lanzados a la venta en la Argentina deberían equipar control de estabilidad (ESP) de serie. Sin embargo, las automotrices agrupadas en Adefa ya dan por sentado que la medida será postergada, al menos por dos años.

Así lo confirmó hoy el ejecutivo colombiano Luis Fernando Peláez Gamboa (presidente de Adefa y de Renault Argentina), durante una rueda de prensa en la sede de la entidad que agrupa a los principales fabricantes de autos en la Argentina.

El primer rumor de que Adefa estaba realizando un lobby ante el Gobierno para postergar esta medida lo publicó Autoblog en julio de 2017. La prórroga aún no fue oficializada por el Poder Ejecutivo, pero las terminales ya dan por descontado que la obligatoriedad se correrá recién hasta enero de 2020.

En la rueda de prensa de esta mañana, Peláez Gamboa y Fernando Rodríguez Canedo (director ejecutivo de Adefa) explicaron cuál es la postura de la entidad para la pedirle al Gobierno la postergación de este dispositivo de seguridad vital. La opinión de estos ejecutivos está alineada con la posición que ya expresó hace dos meses el presidente de General Motors Argentina, Carlos Zarlenga (ver nota).

-En enero de 2018 debería entrar en vigencia la obligatoriedad de equipar con ESP (control de estabilidad) a todos los nuevos modelos lanzados a la venta en la Argentina. Sin embargo, julio de este año, desde varios sectores se informa que esta medida se postergará. ¿Es cierto?
Luis Fernando Peláez Gamboa: En principio, parecería que sí. Lo que se está buscando desde Adefa es unificar con Brasil todas las medidas que impliquen adoptar nuevas medidas de seguridad obligatorias para los autos que se venden en el Mercosur. Brasil se fijó como fecha para establecer la obligatoriedad del ESP el año 2020 y la postura de Adefa es unificar la medida en la Argentina con esa fecha.

-¿Cuál el motivo de Adefa para pedir esta prórroga? ¿Es sólo por el hecho de que Brasil lo implementará recién dentro de dos años?
L.F.P.G.: No es sólo una cuestión de Brasil. Yo pienso que tenemos que uniformar. No podemos pedir una cosa para un país y otra cosa para otro, cuando hay un intercambio entre los dos mercados. Se penalizaría a unos y no a otros.

-¿Por qué se “penalizarían”?
L.F.P.G.: Cuando uno tiene que incorporar una tecnología a un país tiene que hacer una inversión.

-¿De cuánto es esa inversión para que el ESP sea obligatorio?
L.F.P.G.: No te podría decir de cuánto es esa inversión para nosotros. Lo que queremos es respetar la norma de cada uno de los países, pero lo que estamos viendo es decir “uniformemos todos los países”, para que en el 2020 ese intercambio se realice en las mismas condiciones.

-Pero se penaliza la seguridad del consumidor.
Fernando Rodríguez Canedo: Vos tenés una política automotriz a nivel Mercosur, donde se acuerdan temas comerciales, del flex y otras tantas cuestiones como son los aspectos técnicos: elementos de seguridad, normativas de emisiones, pruebas de laboratorios, etcétera. Esa agenda tiene que ser común. Tengamos en cuenta que en algún momento el 50% de los vehículos que se producían en la Argentina eran para exportar a Brasil. No podemos tener dos normas distintas. Ya de por sí hoy la escala de producción es baja en la Argentina, como para fabricar autos con un equipamiento diferente para la Argentina o Brasil o Uruguay. Lo que terminamos haciendo es unificar las normativas de seguridad, de emisiones y de homologaciones. Hacia eso vamos. Ese es uno de los objetivos del Plan Un Millón, que acordamos con el Gobierno: si queremos ganar inversiones, ganar eficiencia y ser cada vez más competitivos, no podemos tener diferencias de estas características dentro de la región. Brasil ya había tomado la decisión de establecer la obligatoriedad en el 2020. La Argentina había tomado la decisión unilateralmente para establecerlo antes que Brasil. La verdad es que no tenía mucha lógica.
L.F.P.G.: Así es, Fernando. La prórroga se da por una necesidad de armonizar la medida.

-Siendo un elemento de seguridad tan importante, y a tono con la visión que las mismas marcas comunican sobre la importancia de la seguridad, ¿tan cara resulta realizar esta armonización y cumplir con el compromiso de 2018?
F.R.C.: Lo que es importante destacar es que la normativa para enero de 2018 era sólo para los nuevos modelos lanzados a la venta. En los modelos que ya se están vendiendo en el mercado no cambia absolutamente nada.

-¿Y la Argentina no podría dar el primer paso dentro de la región?
F.R.C.: Son volúmenes muy chicos para lo que representa el mercado. Por eso la necesidad de unificar normativas dentro del Mercosur, si no vamos a tener una industria cada vez menos competitiva.

-¿Tienen una estimación del costo de cumplir esta medida? ¿Cuánto cuesta incorporar en la línea de montaje el ESP obligatorio para todos los modelos lanzados en la Argentina a partir de 2018?
L.F.P.G.: No te puedo dar una cifra concreta, ni cuántos equis, equis, equis número de dólares tiene esa cifra. Pero mira, no podemos olvidar lo otro: las terminales están incorporando cada vez más modelos con tres estrellas y más en las calificaciones de LatinNCAP, se están incorporando autos con airbags para pasajeros, laterales, sistemas de frenado, refuerzos de carrocería, materiales más fuertes… o sea: los vehículos nuevos que se están produciendo las terminales están teniendo niveles de seguridad por encima de las exigencias de las normativas locales. Hay que verlo más como una búsqueda de una armonía. No es que sea un elemento más costoso o menos costoso.

Informe y entrevista: Carlos Sueldo