Edesur se sumó a YPF (ver nota aparte) y ayer inauguró su primera estación de carga para autos eléctricos. Está ubicada en San José y Alsina, en la ciudad de Buenos Aires, y será utilizada para reabastecer a las Kangoo Z.E. que la empresa proveedora de energía le compró a Renault Argentina.

La noticia, que se desarrolla completa acá abajo, merece algunos análisis por separado.

  • Edesur estableció esta estación de recarga después de demandar a YPF ante el Gobierno, intentando prohibir que la petrolera se convierta en una nueva competidora como distribuidora de energía eléctrica (ver nota).

  • Al igual que YPF, Edesur se negó a informar cuál es el costo de recargar las baterías de un auto eléctricos en la Argentina. Las dos empresas están esperando que el Ministerio de Energía fije un tarifa.

  • La dependencia a cargo de Juan José Aranguren lleva más de un año de demora para ponerle un precio. Los rumores indican que está esperando al anuncio de las estaciones de recarga de Shell, la petrolera de cuya filial local fue presidente, antes de convertirse en funcionario del Gobierno.

  • Enel, el proveedor de las estaciones de recarga para Edesur, aventuró un costo aproximado de la recarga: "Llenar el tanque con energía eléctrica cuesta un décimo de lo que implica hacer con combustibles fósiles", dijo Maurizio Bezzeccheri. El ejecutivo de Enel no explicó que los autos eléctricos no usan tanques. Tampoco aclaró qué tamaño de tanque de combustible utilizó para hacer ese cálculo. Ni especificó la autonomía de los vehículos usados para esa comparación.

  • Edesur informó que, hasta el momento, sólo cuenta con una Kangoo Z.E. en su flota. Y es un prototipo. El lanzamiento oficial de ese modelo viene demorado también por una traba burocrática: el Gobierno aún no completó el proceso de homologación de este modelo. Todas las dilaciones que sufrió el lanzamiento de la Kangoo Z.E. están enumerados en esta nota.

    ***

    Cable de la Agencia Télam Pusieron en marcha la primera estación de carga eléctrica para autos

    En San José y Alsina se puede ver un pequeño pedazo del futuro. A las puertas de la casa matriz de Edesur se levanta un artefacto de aproximadamente un metro que formará parte de los libros de historia del automovilismo argentino. Se trata de la primera estación de carga operativa para vehículos 100% eléctricos, que está conectada a la red de distribución, como enfatizó la empresa.

Las últimas palabras son importantes. Aunque no la señaló públicamente, la mención de Enel, la empresa italiana que controla Edesur, apunta a diferenciarse de YPF, la mayor compañía de energía del país, bajo control estatal, que en mayo de este año anunció la instalación de cargadores para autos eléctricos. Esos artefactos aún no prestan el servicio.

"Llenar el tanque con energía eléctrica cuesta un décimo de lo que implica hacer con combustibles fósiles. Además, el mantenimiento también es más bajo", resumió Maurizio Bezzeccheri, country manager de Enel en el país.

"La estación de carga abastecerá en principio al Renault Kangoo ZE que opera la compañía. En el futuro próximo habrá estaciones Enel [es la controlante de Edesur] para cargar cualquier auto eléctrico, siguiendo el mismo modelo ya implementado en Europa. En Italia, donde Enel tiene sus oficinas principales, ya se puede ir de Roma a Milán con un coche eléctrico encontrando en el camino estaciones de carga Enel", informó la empresa.

El año próximo llegarán al país 6000 vehículos eléctricos que tienen beneficios impositivos. Enel cerró un acuerdo con la automotriz Renault para venderle el Wall box, el equipamiento de carga casero.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com