El mes pasado, Gustavo Becerra leyó en Autoblog que la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires subastaría su flota de autos usados (ver nota original). Y no lo dudó: fue, miró, ofertó y se quedó con uno de los vehículos.

No cualquier vehículo: se llevó una Ford Econoline V8 7.3 Turbodiesel.

A continuación, Gustavo relata la historia, en primera persona.

  • “Como entusiasta de los fierros (especialmente americanos, sin importar la marca, siempre que tengan un V8) soy un fiel lector de Autoblog. Los felicito porque siempre están a la vanguardia de las novedades y por el profesionalismo con que redactan cada artículo, proporcionando información técnica exacta y a su vez fácil de comprender, para los que no somos tan pro".

  • "Si bien tengo el privilegio de tener unos pocos autos que son mi pasión (un Camaro, una Ram, un Abarth y una Cherokee Sport de museo), siempre fantasee con comprar un vehículo americano en la Embajada de USA (¿dónde sino?) Fue a través de Autoblog que me enteré de la última subasta (no salió en ningún otro lado, ni siquiera la vi en el portal de ellos) y aunque en el listado no figuraba ninguno de los vehículos que había soñado (una Suburban, un Cadillac...) oferté y me adjudicaron una de las Ford Econoline E-350 de 2003 (¡la que mejor estaba!)".

  • “Generalmente, este tipo de subastas a sobre cerrado suelen ser una lotería, pero en este caso fue un verdadero hallazgo. La camioneta está en muy buen estado, mecánica e interior impecables, tiene solo 137.000 kilómetros (no millas). Es gigante, tiene capacidad para 12 pasajeros y ya la tengo en el taller de chapa y pintura, para reparar detalles menores. Me la entregaron con su manual del propietario, juego de llaves, una bitácora de mantenimiento, el registro de cada viaje que realizó y… ¡el tanque lleno! ( esto no me pasó ni cuando compré un 0km). La sorpresa (más grata) la encontré debajo del capot: un bestial Power Stroke V8 7.3 litros turbodiesel, con torque suficiente para remolcar una formación del Roca".

  • "La pagué 273.310 pesos. El importe no es caprichoso. A veces, las ofertas se ganan por 10 pesos en estas subastas a sobre cerrado. Hice una oferta baja que compensará cualquier sorpresa que pudiera aparecer, pero a su vez, que tuviera chance de ganar. Como el destino pensado era el de plotearla y publicitar la empresa que represento, me servía hasta parada en el estacionamiento. La suerte hizo su parte y por menos de lo que me pedían por una VW Kombi, tengo la Muscle Van publicitaria más heavy del país".

  • "La emoción contenida en la cara de Juaco, mi hijo de 14 años, es una fiel muestra de la satisfacción que nos brinda este nuevo cachivache. ¡Gracias, Autoblog!"

    ***

    “Me compré una Ford Econoline V8 de la Embajada de Estados Unidos”
    Joaquín, el hijo de 14 años de Gustavo, ya se prueba el puesto de chofer de la E-350.