Desde Chongquing (China) - Luchando contra el jet lag, el cambio de horario y algunas cosas más que no vienen al caso (ver primera nota), arrancamos el primer día oficial en China con una visita a una de las plantas que Lifan tiene en Chongqing. En total, son tres en esta ciudad y la que visitó Autoblog se encarga de fabricar los motores de motos, el estampado para autos y SUVs, y la fabricación de automóviles de pasajeros.

Nuestra llegada fue al edificio principal, cuya entrada está custodiada por dos leones chinos. Pero antes de llegar a ellos había una pequeña carpa, con una gran variedad de las motos que Lifan fabrica para el mercado chino. Como dijimos en la nota de apertura de este viaje, Lifan comenzó construyendo motos para después sumar automóviles. Los primeros vehículos de cuatro ruedas con esa marca datan de 2006.

Volviendo a la planta, el recorrido comenzó por el sector de motos donde pudimos ver algunos modelos de ciclomotores, con motores eléctricos y diferentes configuraciones de las que utilizan propulsores a combustión pensadas para zonas rurales de China. Lifan no importa motos con su marca en la Argentina, pero varios productores en nuestro país utilizan elementos de esta automotriz china.

En el mismo sector estaba en exposición la Lifan M7: la SUV más grande de la marca que tiene serias posibilidades de llegar a fines de 2018 a nuestro país. Aquí se fabrica con tres motorizaciones (1.4 turbo, 1.8 y 2.0), siendo el de cilindrada más grande el que vendría a la Argentina. Todavía es difícil hablar de equipamientos y precios, ya que aún falta un largo proceso de homologación y configuración.

Dejamos al M7 y caminamos hasta la planta de motores de motocicletas, pero en el camino nos mostraron el Centro de Desarrollo y pruebas de Lifan. Obviamente, esa parte del recorrido fue sin cámaras y bajo juramento, pero pudimos ver un poco cómo se trabaja a futuro, tanto en diseño como en tecnología.

Volviendo a los propulsores de motos, la planta cuenta con siete líneas de producción y una capacidad de 300 mil motores por año. Llama la atención la gran cantidad de mujeres en la línea de producción de los motores, ajustando y apretando tuercas. La presencia de mujeres es una constante en las plantas que visitamos, como también la llegada paulatina de los robots.

Otra caminata más, con temperatura alta y muchísima humedad, nos llevó a la Planta de Estampado, con una nave de 100 mil metros cuadrados y capacidad de producción de partes para unos 150 mil autos por año. El sector principal de este edificio es una cadena de cuatro estampadoras, por las que entra una chapa plana y termina saliendo una puerta perfecta y lista para soldar.

Pegado a ella se encuentra ya el sector de soldadura, donde tres eternas líneas le dan forma al auto. Tuvimos la oportunidad de ver cómo se fabrica la M7, de punta a punta. Gran parte del trabajo de soldadura se hace a mano, aunque la parte de ensamblado final está a cargo de robots. De ahí, la cadena de producción incluye algo de robótica durante el recorrido como en la colocación de techos solares o del motor: el resto es a mano, bajo la supervisión de controles de calidad permanente.

Hagamos un breve razonamiento: el mercado chino movió en 2016 unos 25 millones de autos. Y se apunta a llegar a los 30 millones para este año. Todas las marcas chinas tienen al mercado interno como su principal comprador, pero quieren salir afuera de las fronteras.

Aprendieron, con el paso del tiempo, a perfeccionar el diseño, las terminaciones, los materiales del interior, etc. Cada modelo nuevo representa un gran salto con respecto al anterior. China está saliendo a conquistar mercados en el mundo y se está adaptando rápidamente a los gustos y las necesidades de los compradores extranjeros. Y eso se nota con los modelos que vimos y que serán los próximos en desembarcar en Argentina.

Un ejemplo: en la cena de bienvenida estuvo sentado en nuestra mesa Mu Gang, presidente de Lifan Industry Group Co. En la charla de despedida, hablando con los periodistas argentinos presentes, dejó una frase que describe su forma de pensar y la de su gente: “Lifan en Argentina es la marca china número dos. Nuestro objetivo es ser la número uno lo antes posible y estamos trabajando para lograrlo”. Fue un mensaje para Chery, actual líder entre las firmas de origen chino.

Orly Cristófalo

***

Desde China: la Lifan M7 llegará a la Argentina en 2018
La M7 es un monovolumen con capacidad para siete pasajeros.

Desde China: la Lifan M7 llegará a la Argentina en 2018
Llegará a la Argentina el año que viene.

Desde China: la Lifan M7 llegará a la Argentina en 2018
Lifan comenzó fabricando motos. Hoy produce todo tipo de vehículos.

Desde China: la Lifan M7 llegará a la Argentina en 2018
Autoblog visitó una de las tres fábricas que Lifan tiene en Chongquing.

Desde China: la Lifan M7 llegará a la Argentina en 2018
Allí se producen motos y autos.

Desde China: la Lifan M7 llegará a la Argentina en 2018
Entre los operarios, gran cantidad de mujeres y jóvenes.

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com