Mercedes-Benz anunció anoche un cambio drástico en el rumbo de su política deportiva. La marca alemana confirmó que a fin de 2018 abandonará la categoría más popular del automovilismo alemán: el famoso DTM. Y reveló que se sumará a la Fórmula E, el mundial de autos eléctricos, en la temporada 2019/2020.

En la marca de la Estrella explicaron la decisión sobre la base del desarrollo de la gama EQ, la división exclusiva de autos eléctricos de Mercedes-Benz, que pronto llegará al mercado.

La noticia fue recibida con desazón por los fanáticos más tradicionalistas de los Mercedes-Benz de competición, sobre todo en territorio alemán, donde la marca era símbolo de la potencia, el sonido y la espectacularidad de los DTM.

Además, el anuncio pone en duda el futuro de esa categoría, que se quedaría sólo con la presencia de Audi y BMW.

Aunque ni siquiera eso es seguro.

Audi y BMW ya confirmaron su desembarco en la Fórmula E. El Grupo VW, además, estudia incursionar en la categoría con otra de sus marcas (podrían ser Skoda o Porsche). En el mismo sentido, Ferrari admitió que también estudia crear su propia escudería para el mundial de autos eléctricos.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com