El 27 de noviembre de 2013, todas las cámaras que representan a las automotrices presentes en la Argentina –fabricantes e importadores- asistieron a un encuentro en la Casa Rosada para firmar un cronograma de implementación de medidas de seguridad para los autos que se venden en nuestro país.

Entre otras medidas, se acordó que a partir de enero de 2018, todos los nuevos modelos lanzados a la venta en el país deberían equipar control de estabilidad (ESP o ESC) de serie. Esta normativa abarcaría a los nuevos lanzamientos, no a los 0km que ya se vienen comercializando en el mercado.

Sin embargo, a medida que se acerca la fecha señalada, tanto desde el Gobierno como desde las marcas trascendió el rumor de que algunas empresas estarían solicitando una prórroga en la implementación.

El motivo: Brasil exigirá el ESP para sus nuevos modelos recién a partir de enero de 2020. Esto generaría, según las marcas que están reclamando, una diferencia de equipamiento entre los autos que se intercambian los dos países más fuertes del Mercosur.

Autoblog consultó a fuentes oficiales de la Agencia Nacional de Seguridad Vial para confirmar si existe esta gestión por parte de algunas marcas. Tan sólo se pudo obtener un comentario off-the-record, donde se admitió “un pedido de prórroga de las automotrices pertenecientes a Adefa (la asociación de fabricantes radicados en el país), aunque todavía no hay nada firmado”.

La prórroga vendría acompañada por otro compromiso: ESP obligatorio para todos los 0km -nuevos lanzamientos o modelos ya en producción-, pero recién a partir de enero de 2022.

Autoblog solicitó una entrevista formal al responsable de la ANSV encargado de implementar estas medidas de seguridad para los autos. Sin embargo, Esteban Mainieri, director de Estudios en Seguridad de Infraestructura Vial y del Automotor, lleva 40 días sin responder las consultas.

Tampoco fue posible obtener una declaración oficial de las terminales que integran Adefa. Fuentes de esa asociación confirmaron que existe el pedido de prórroga, "aunque todavía no hay fecha para que se firme".

Autoblog también consultó a cuatro importadores agrupados en Cidoa. Todos ellos rechazan de manera rotunda la posibilidad de que se postergue esta medida: “No hay necesidad de prórroga. Casi todos los autos que los importadores comercializan en la Argentina ya cuentan con este dispositivo de seguridad”.

Seguridad: esa es la palabra que parece ausente en estas negociaciones.

El control de estabilidad es un dispositivo que -por su efectividad probada a la hora de evitar trompos y conservar el dominio del vehículo ante maniobras de emergencia- fue recomendado hace ya cinco años por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que se equipe de serie en los autos vendidos en todo el mundo.

“Este tipo de iniciativas se inscriben en el marco del permanente compromiso de la industria con la seguridad vial, que conlleva su correlativo esfuerzo de inversión por parte de las terminales”, declaró Adefa en 2013 (ver nota), cuando se comprometió a incorporar el ESP en sus nuevos modelos a partir de enero de 2018.

El intercambio de autos con Brasil, sin embargo, hoy le estaría quitando relevancia al argumento sobre la "seguridad vial".

El silencio de los funcionarios del Gobierno, que están recibiendo el lobby de las empresas, parece jugar a favor de esos intereses comerciales.

Carlos Cristófalo

***

Rumor: ¿se posterga el control de estabilidad obligatorio en la Argentina?
Foto de archivo - noviembre de 2013: Isela Costantini (GM Argentina y Adefa), Arturo Scalise (Mitsubishi y Cidoa), Enrique Alemañy (Ford Argentina y Adefa), Florencio Randazzo (ministro del Interior), Felipe Rodríguez Laguens (Agencia Nacional de Seguridad Vial) y Cristiano Rattazzi (FCA y Adefa) se comprometieron a que el ESP fuera obligatorio en los nuevos modelos lanzados en la Argentina a partir de enero de 2018.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com