Alejandro Radetic, uno de los participantes de la picada a más de 200 km/h en la Avenida 9 de Julio, se declaró culpable ante la Justicia y ofreció una serie de condiciones para evitar una pena que le podría valer hasta siete años de cárcel.

El piloto de drifting y empresario de la construcción anunció, por medio de un escrito presentado por sus abogados, que donará la Porsche Cayenne con la que corrió la picada. El vehículo -de segunda mano y con un valor de mercado en torno a los 100 mil dólares-, será vendido a beneficio del Comedor Los Piletones.

Además, aceptará una pena de prisión de un año en suspenso –por lo cual no quedaría preso- y la inhabilitación para conducir por dos años. No tendrá prohibido correr en pista.

"Él reconoce que su accionar estaba mal y que se siente muy arrepentido. Manifestó que su actitud no estaba acorde a un piloto profesional. Todo este acuerdo depende de la aprobación del juez a cargo", indicó el abogado de Radetic.

Por la noche, el acuerdo fue aceptado por el juez Penal, Contravencional y de Faltas, Pablo Cruz Casas.

Mientras tanto, permanece prófugo el otro participante de la picada, a quien Infobae identifica como Alejandro Biscardi.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com