Todos los coleccionistas se enfrentan, tarde o temprano, con el mismo problema. No importa si tu hobby son los autos de verdad o lo de escala. El límite no es tu pasión: es la falta de espacio.

Varios de los coleccionistas de autos más ávidos no tienen lugar para guardar los vehículos en el garage de sus casas. Así surgieron depósitos y clubes especializados, aunque la solución más simple sigue siendo una sola: las playas de estacionamientos normales. Se pagan por estadía mensual y muchas están abiertas las 24 horas.

Por eso, bajo el Obelisco porteño –máximo símbolo de Buenos Aires- hay un verdadero tesoro.

Un coleccionista decidió estacionar ahí algunos de sus juguetes: un Jaguar E-Type, un Ford Mustang y un JVA (réplica del Porsche 550 Spyder). Es un lote interesante, que en la Argentina cotiza en torno a los 400 mil dólares, y que se convirtió –de manera involuntaria- en el Museo del Automóvil más céntrico de Buenos Aires.

***

Un tesoro bajo el Obelisco
Jaguar E-Type.

Un tesoro bajo el Obelisco
Ford Mustang.

Un tesoro bajo el Obelisco
JVA (réplica de Porsche 550 Spyder).

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com