El presidente argentino Mauricio Macri encabezará hoy un acto en la planta del Grupo PSA en El Palomar. El centro industrial donde se producen los Citroën y Peugeot en la Argentina será reinaugurado con la presencia del CEO global de PSA, Carlos Tavares.

Allí se pondrá en marcha la primera etapa de una inversión de 320 millones de dólares para producir la Plataforma CMP en la Argentina (leer más). Es la base estructural para el llamado Proyecto P21, que permitiría producir los futuros Peugeot 208 y Citroën C3 en nuestro país.

La Plataforma CMP viene siendo desarrollada por PSA para una nueva familia de modelos populares, que se producirán en diferentes mercados, con prioridad para los llamados “países emergentes”. Fue creada en alianza con la firma china Dongfeng, propietaria del 13% de las acciones de PSA.

Podrá adaptarse a diferentes tipos de modelos, como citycars, vehículos chicos, sedanes compactos y SUVs.

Lo interesante es que PSA la define como una plataforma “multienergética”. Es decir, está pensada para autos impulsados por diferentes tipos de energías: motores de combustión interna, híbridos o eléctricos.

La visita de Macri a El Palomar estará también marcada por una nota nostálgica. El actual mandatario estuvo al frente de esa planta en los años ’90, cuando Sevel Argentina fabricaba allí los modelos de Fiat, Peugeot y las pick-ups Chevrolet.

Mauricio Macri asumió la vicepresidencia de Sevel Argentina en 1992, a la sombra de su padre Franco. Entre 1994 y 1995 ocupó la presidencia. Bajo ese cargo, fue el responsable del lanzamiento industrial de los Fiat Vivace y Peugeot 306.

Su paso por la industria automotriz también es recordado por un escándalo judicial. Los Macri fueron procesados por contrabando agravado de autopartes. Según figura en la causa, a la que tuvo acceso Autoblog, Sevel Argentina enviaba piezas de vehículos a Sevel Uruguay, bajo el régimen de exportaciones definitivas. Esto le permitía a la filial argentina cobrar reintegros del Estado. Sin embargo, se descubrió que en Uruguay las autopartes eran ensambladas en la planta de Oferol (también perteneciente a la familia Macri) y luego se ingresaban a la Argentina como vehículos terminados, sin pagar aranceles por el sistema de intercambio comercial del Mercosur.

Según la denuncia de la Fiscalía, la maniobra habría ocasionado al Fisco argentino un perjuicio por cerca de 300 millones de dólares. De todos modos, años después, Francisco y Mauricio Macri fueron sobreseídos por la Justicia.

Mauricio Macri renunció a la presidencia de Sevel en 1995, cuando fue electo presidente de Boca Juniors y comenzó su carrera política.

Ese mismo año, Franco Macri le vendió la representación local de Fiat a la casa matriz de Italia. El padre del Presidente siguió operando con Peugeot hasta el año 2000, cuando la marca francesa compró la subsidiaria local, incluyendo a la planta de El Palomar.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com