Ya es sabido: los estacionamientos de los entrenamientos de los equipos de fútbol más famosos del mundo son auténticas ferias de vanidades. Todos lucen ahí su última adquisición sobre ruedas y posan con ellos a la salida de cada práctica, bajando la ventanilla para hacer declaraciones ante la prensa.

En el parking del Manchester United, el argentino Sergio Romero era víctima de burlas por el auto que usaba: un genial Abarth 500 italiano, donde el metro 92 de altura de Chiquito encajaba a duras penas.

Después de tanto bullying, el arquero de la Selección Argentina se cansó y cambió de montura. Según informó el diario The Sun, en los últimos días Romero compró un Lamborghini Gallardo de segunda mano. Sigue siendo una “coupé italiana”, pero ya no genera comentarios socarrones.

Además, el argentino suele ser visto en una Audi Q5 2015, que conserva de los tiempos en que la marca alemana era sponsor del equipo inglés. Hoy la automotriz oficial del equipo es Chevrolet.

Sólo hay una característica en común entre todos los autos de Chiquito: no hay dudas de que su color favorito es el blanco.

***

Chiquito Romero se cansó de las burlas por su Fitito
A pesar de las burlas de sus compañeros, Autoblog bancaba mucho el Abarth 500 de Romero.

Chiquito Romero se cansó de las burlas por su Fitito
Otra "coupé italiana": Lamborghini Gallardo.

Chiquito Romero se cansó de las burlas por su Fitito
Romero también se mueve en una Audi Q5.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com