Hace diez días, cuando la Fórmula E corrió en Puerto Madero, varios directivos globales de DS Automobiles estuvieron de visita en la Argentina. Y al charlar con ellos se descubría enseguida que les interesaba mucho la carrera, pero no tanto como la novedad que guardaban bajo siete llaves y que finalmente se develó ayer: la nueva DS 7 Crossback, flamante buque insignia de la marca con posicionamiento premium del Grupo PSA.

No era para menos. Hasta ahora, todos los modelos de DS eran derivados de variantes ya existentes de Citroën: C3-DS3, C4-DS4 y C5-DS5. La DS 7 Crossback utiliza la Plataforma EMP2 de otros modelos de Peugeot (308, 3008 y 5008), pero con un planteo completamente original: una SUV de lujo, para el Segmento D (mediano). Los directivos de DS lo admiten sin tapujos: “Queremos competir contra la Audi Q5”.

La marca DS ya tenía otras SUVs en su gama, pero eran exclusivas para el mercado chino, como la DS 6 (Segmento C, compacto). La DS 7 Crossback es algo más grande, con 4,57 metros de largo. Y cuenta con un interior donde DS muestra por primera vez el camino que seguirán sus próximos modelos: tecnología, diseño y confort, con acento francés.

Esto incluye terminaciones en cuero cosidas a mano, un reloj de joyería en la consola y una enorme pantalla táctil multimedia de 12 pulgadas, entre otros detalles originales. En Europa, la DS 7 Crossback se ofrecerá con motorizaciones nafteras y diesel (siempre con turbo) de entre 130 y 230 caballos de potencia. Habrá cajas manuales de seis velocidades y automáticas de ocho marchas.

Todas las versiones tendrán tracción delantera. Acá está el primer round de desventaja contra la Q5: no habrá versiones con tracción integral. En el futuro, sólo una versión híbrida podría tener tracción a las cuatro ruedas.

Los Citroën y DS se hicieron famosos por sus suspensiones hidráulicas, pero el Grupo PSA decidió hace tiempo dejar de ofrecerlas en sus nuevos modelos. La DS 7 Crossback, sin embargo, estrena un sistema llamado Active Scan: un radar montado en la parte superior del parabrisas se encarga de escanear la superficie del terreno, para modificar de manera anticipada a los amortiguadores de dureza variable. Es un sistema parecido al Magic Body Control, que ya utilizan algunos de los Mercedes-Benz más caros.

La producción de la DS 7 Crossback comenzará a fin de año en la planta del Grupo PSA en Mulhouse, en Francia. Y la Argentina será uno de los primeros países en recibirla. En DS están convencidos del potencial de nuestro mercado, donde a partir de junio se abrirá una red de concesionarios exclusivos DS (leer más). Por eso mismo, no habría que sorprenderse si la DS 7 Crossback se exhibe a modo de anticipo en junio próximo, durante el Salón de Buenos Aires (ver fechas y coordenadas).

***

Archivo para descargar: Dossier de prensa DS 7 Crossback

***

***

VIDEO: DS 7 Crossback

Galería: La DS 7 Crossback llegará a la Argentina en 2018

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com